Autor: Barra, Alfonso. 
 ABC en Londres. 
 "Sería un error empujar a España por la trayectoria portuguesa", afirma "Financial Times"  :   
 "La OTAN debe brindar esperanzas a los que buscan el acercamiento español a Occidente", señala el diario. 
 ABC.    23/05/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

ABC. VIERNES 23 DE MAYO DE 1973.

A B C EN LONDRES

«SERIA UN ERROR EMPUJAR A ESPAÑA POR LA TRAYECTORIA PORTUGUESA», AFIRMA

«FINANCIAL TIMES

«La O. T. A. N. debe brindar esperanzas a los que buscan el acercamiento español a Occidente», señala el

diario

LONDRES. 22. (Crónica de nuestro corresponsal, por télex.) En bH--ddSEE la Cámara de los

Lores sobre el Libro Blanco que marca la política de Defensa, lord Shinwell, un veterano del

socialismo, ministro de Defensa de la administración Attlee y presidente del sector parlamentario del

partido laborista, ha dedicado a Gibraitar los comentarios más realistas hechos en Londres durante los

últimos tiempos.

Ha dicho Shinwell al mencionar las responsabilidades británicas admitidas por el Libro Blanco: «El

Mediterráneo queda fuera. En un año o dos, Malta quedará fuera. Me pregunto yo, ¿por qué se ha dejado

a Gibraltar todavía dentro del Libro Blanco? ¿Tiene algún interés si queda fuera el Mediterráneo? En todo

caso es muy posible que los navíos soviéticos busquen el acceso del canal de Suez y que no necesiten

pasar por el estrecho de Gibraltar. ¿Sigue Gibraltar en el Libro Blanco sólo por consideraciones

sentimentales? ¿Como un objeto decorativo, sin sustancia ni realidad?»

Shinwell refleja la inquietud de los medios políticos y militares por la defensa de Europa occidental.

También la Prensa dedica largos comentarios cada día al problema y a uno de los sumandos: la

vinculación de España a esas tareas comunes.

Según el editorial del «Financial Times», la relación entre España y la O. T. A. N. es asunto pendiente

desde hace tiempo, que ahora bien merece ser considerado con más seriedad que en el pasado. Henry

Kissinger opina que sería la peor de todas las soluciones la existencia de un Gobierno marxista dentro de

la Alianza Atlántica. Portugal no merecería mucha confianza y su ejemplo puede ser imitado por los

izquierdistas de Italia y Francia, posible abogados también de mantener la afiliación a la O. T. A. N.

«Esa evolución de los acontecimientos incrementaría inmediatamente la importancia de España para la

Alianza occidental», anticipa el «Financial Times». Considera que hay varias diferencias entre Portugal y

nuestro país. España está más desarrollada económica y socialmente. La distancia entre España y Europa

occidental es menor que la existente entre Portugal y ese grupo de potencias. El Ejército español está más

unido, no se siente frustrado por ninguna campaña colonial adversa y es menos vulnerable a las

influencias izquierdistas.

«Lo importante es la transición —prosigue el editorial—. Tal vez sea más fácil con un diálogo entre

España, los Gobiernos europeos y los partidos políticos. Sería un error empujar a España por la

trayectoria portuguesa para seguir cultivando el recuerdo de la guerra civil.»

Concluye el periódico: «Después de la reunión de alto nivel en Bruselas la semana próxima, debe dar un

comunicado la O. T. A. N. con palabras que brinden esperanzas a los que en España buscan el

acercamiento a Europa occidental».

«The Times» publica un trabajo de su especialista en temas de defensa. Hace algunas semanas adelantaba

la fantasía de ciertos sectores de Gibraltar, que ofrecían la colonia como sede del mando de la O. T. A. N.

«Iberiant», que tiene su cuartel general en Lisboa. Ahora propone que unos oficiales hagan la mochila

para establecerse en Inglaterra y que otros cojan el trasatlántico para terminar en Virginia.

Expone Henry Stanhooe, el especialista mencionado, «que unas bases soviéticas en Portugal, en la

estrecha franja costera de la Península Ibérica serían muy vulnerables con una España en la esfera de

influencia del Occidente». Y concluye: «En el mejor de los casos, todas las facilidades portuguesas en las

Azores dependerían de las bases militares en España. No puede sorprender que el jefe del Estado invoque

los acontecimientos portugueses para reforzar las demandas españolas.»—Alfonso BARRA.

 

< Volver