Según un informe de "The Sunday Times" no desmentido por el Gobierno de Madrid. 
 España podría proponer la conversión de Gibraltar en una base de la OTAN     
 
 ABC.    25/08/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 14. 

Según un informe de «The Sunday Times» no desmentido por el Gobierno de Madrid

España podría proponer la conversión de Gibraltar en una base de la OTAN

MADRID-BRUSELAS. El contencioso sobre Gibraltar, que enfrenta a España y Gran Bretaña

desde 1973, podría encontrar una solución en el marco de la OTAN, según señalaron a Efe

fuentes atlánticas. «La Organización del Tratado del Atlántico Norte» (OTAN) —declaró un

funcionario— podría, llegado el caso, desempeñar un papel mediador en el problema de

Gibraltar, dado el carácter básicamente militar del Peñón.»

«En todo caso —según la misma fuente—, se haría a petición de ambas partes y siempre que

hubiera un acuerdo previo entre España y Gran Bretaña.»

En este sentido, el semanario británico «The Sunday Times» señalaba el domingo que España

propondrá a Gran Bretaña la conversión de Gibraltar en una base militar de la OTAN. Según

una información firmada por Stephen Aris y Joe García, el Gobierno de Madrid presentará, el

mes próximo, un plan que incluye, además del mencionado cambio en la situación del Peñón,

la apertura —tal vez en octubre— de la frontera entre la colonia británica y el resto del territorio

español.

La mencionada información afirma que las autoridades españolas están prontas a lanzar una

nueva iniciativa sobre el Peñón, aunque «el Gobierno de Madrid parece haber aceptado que

hay que dejar que el tiempo actúe y que no hay que forzar a los gibraltareños en cuanto a

cambios».

Señala «The Sunday Times» que para las autoridades españolas, la manera más clara de

cortar el nudo en torno a la colonia británica sería ponerla bajo el mando de la Alianza Atlántica,

pero respetando las actuales instituciones civiles que hay en ella. La apertura de la frontera con

el Peñón estaría sujeta a la concesión, por parte británica, de igualdad de derechos en Gibraltar

para los súbditos españoles.

En el Ministerio español de Asuntos Exteriores se manifestó ayer que «no hay comentario ni

reacción oficial», según informa Europa Press, pese a que el reportaje de «The Sunday Times»

cita insistentemente a «autoridades españolas» como fuente de su información. De confirmarse

estas afirmaciones, medios políticos señalan que estaríamos ante uno de los giros más

espectaculares de la política española, puesto que ello significaría tanto como renunciar a la

integridad del territorio español, y retrasar la definitiva solución al problema. En el Palacio de

Santa Cruz el mutismo era absoluto. El ministro de Relaciones Exteriores, José Pedro Pérez-

Llorca, continúa sus vacaciones en la Costa Brava, de donde regresará a finales de la semana

próxima.

En cuanto a la opinión de la OTAN, los medios atlantistas consultados por la agencia Efe

señalaban que «es evidente que un problema como el de Gibraltar no podría dejar de ser

abordado entre dos países miembros de la OTAN, y Gran Bretaña sabía bien esto cuando

señaló su posición favorable al ingreso de España en la Alianza».

LA INVITACIÓN, EN PRIMAVERA

Es muy posible que en la próxima primavera este en Madrid la invitación de los países

miembros de la OTAN para que España ingrese en la organización, según Europa Press. La

invitación podría incluso llegar a finales de este año.

El calendario que a partir de ahora se va a seguir para nuestro ingreso en la Alianza es el

siguiente:

— El Consejo de Estado emitirá el dictamen solicitado por el Gobierno en la primera semana de

septiembre. El Gobierno pedirá a continuación la apertura de un debate parlamentario que

espera tenga lugar a partir del 20 de septiembre.

— Superado el trámite parlamentario, posiblemente dentro del mes de octubre, el Gobierno

presentará en Washington la propuesta formal de adhesión.

— Los Estados Unidos remitirán la solicitud a Bruselas, sede oficial de la Alianza Atlántica, y

será comenzada a examinar por cada uno de los quince miembros de la OTAN. En algunos de

estos países bastará con que sus propios Gobiernos den «luz verde» a la petición, y en otros,

deberá aprobarla el Parlamento.

— Una vez que todos los países se hayan pronunciado —se espera una respuesta favorable—,

el organismo competente de la OTAN cursará a Madrid la invitación formal de adhesión.

La agencia Tass señalaba ayer que la integración de España en la OTAN «limitaría el margen

de maniobra de Madrid en la arena internacional» y que España se arriesga a quedar

encadenada a los proyectos aventureros de Washington en Oriente Medio.

 

< Volver