Autor: ;Fernández-Rúa Plasencia, José María . 
 OTAN: No habrá referéndum. Durante el próximo mes de noviembre. 
 Los socialistas convocarán una manifestación en favor de la paz     
 
 ABC.    28/10/1981.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Durante el próximo mes de noviembre

Los socialistas convocarán una manifestación en favor de la paz

El parlamento de Calvo-Sotelo permitió que, por alusiones, intervinieran Santiago Carrillo,

Peces-Barba, Solé Tura y Felipe González. Frente a los pateos que había recibido el

presidente del Gobierno, en los escaños de la oposición, fuertes aplausos de los diputados

centristas subrayaron sus últimas palabras.

El secreterio general del PSOE destacó que no era un buen camino el que había utilizado

Calvo-Soteto con citas personales. Puntualizó que no estaban presionando y que no le parecía

admisible que se argumente que hay presiones cuando se pide al Gobierno un referéndum.

«Los temas de defensa —argumentó Felipe González— son precisamente los que, para las

personas responsables, ofrecen menos flancos a la demagogia.»

Calvo-Sotelo, de nuevo, replicó a todos los que le habían precedido en el uso de la palabra.

Leyó el artículo 92, apartado primero, de la Constitución para, a renglón seguido, matizar que

no discutía la trascendencia de este debate, «lo que digo es que la Constitución no me obliga a

convocar un referéndum para la adhesión de España a la OTAN y, por lo tanto, no me

propongo solicitar del Rey la convocatoria de este referéndum.»

Tras las intervenciones de Molíns (Minoría Catalana) y Manuel Fraga (Coalición Democrática),

Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón (UCD) provocó las protestas de la oposición cuando

destacó que era un enorme fraude a la libertad crear un Parlamento y después, a la hora de

decidir, transferir la reponsabilidad a los electores para que con una respuesta simple contesten

a algo que sus representantes no se atreven a hacer de esa forma. «Ningún grupo, en ningún

caso —insistió—, puede declinar su responsabilidad aquí transfiriendo el tema a los electores.»

En sus últimas palabras, Herrero y Rodríguez de Miñón anunció que «porque no queremos

manipular al cuerpo electoral, votamos no al referéndum». Por alusiones, Carrillo y Felipe

González consumieron breves turnos. Este último habló de «actitud de menosprecio

hacia la opinión pública, para insistir en las razones de Defensa que aconsejan la entrada de

España en la OTAN».

El presidente Calvo-Sotelo también solicitó la palabra para aclarar, entre otras cosas, que la

adhesión de España al Tratado de Washington no era nueva. Se refirió, en este sentido, a la

oferta que hizo UCD en las elecciones de 1979 y en su discurso de investidura.

En votación pública, la pretensión socialista y comunista de celebrar un referéndum fue

rechazada por 172 votos en contra (UCD, CD y Aizpún), 144 a favor (PSOE, PC, PNV, PSA y

diputados del Grupo Mixto) y 10 abstenciones (Minoría Catalana y los diputados Gómez de las

Roces y Clavero).

Previamente a estos debates, el PSOE anunció en los pasillos de la Cámara Baja que

convocará una gran manifestación pública en defensa de la paz, y que para ello invitará a las

organizaciones de todo tipo que quieran suscribir la convocatoria. Alfonso Guerra dijo a ABC

que podría tener lugar en noviembre y que, sin duda, tos participantes superarán las cifras de

las manifestaciones que, en este sentido, se han celebrado ya en Europa.

 

< Volver