Autor: Soriano, Manuel. 
 Debate OTAN, segundo "round": cada partido...sigue defendiendo con uñas y dientes su postura. 
 Felipe advertirá a la OTAN sobre el "no" socialista     
 
 Diario 16.    29/10/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 15. 

29-octubre-81/Diario 16

EL PLENO DE LA ALIANZA ATLÁNTICA

DEBATE OTAN, SEGUNDO «ROUND»...

El Pleno del Congreso de ayer sobre la adhesión de dijo que advertiré a la OTAN que el Gobierno de

Madrid España a la OTAN concluyó su segundo «round» con una puede ser pronto socialista. Con el

previsible «sí» a la batalla dialéctica Calvo-Sotelo - Felipe, en la que éste Alianza por adelantado, hoy

concluirá el Pleno.

Felipe advertirá a la OTAN sobre el «no» socialista

•• Dirá a la Alianza que el PSOE puede estar pronto en el Gobierno de España

Manuel SORIANO

Madrid - Felipe González anunció que informará personalmente a todos y cada uno de los países

miembros de la OTAN sobre la posibilidad de que el Partido Socialista gane las próximas

elecciones, y hará saber, sin ambigüedades, que el PSOE se opone a la entrada de España en la

Alianza Atlántica, anuncio que, a juicio del líder socialista, puede hacer cambiar de opinión a algunos

países.

Felipe González protagonizó una intervención de más de una hora de duración, que fue seguida de

réplicas y contrarréplicas entre él y el presidente del Gobierno. El secretario general del PSOE denunció

que el Gobierno plantea al Parlamento una adhesión incondicional de España a la OTAN. Insistió varias

veces en que el Ejecutivo pretende conseguir de las Cortes un cheque en blanco.

Negociar

Leopoldo Calvo Sotelo salió al paso de esta valora ción, afirmando que «negociaremos según las

recomendaciones del Congreso». Precisamente, el debate de esta tarde se centrará en la discusión sobre

la resolución aprobada en la Comisión de Asuntos Exteriores, en la que, además de autorizar al Gobierno

la adhesión, se recoge una serie de recomendaciones para garantizar la soberanía española de Gibraltar

y la defensa de Ceuta y Melilla.

Felipe González respondió a las acusaciones del Gobierno respecto de la ambigüedad del PSOE en el

tema de la OTAN. Anunció que explicará a todos los países miembros que su partido está en contra del

ingreso, para evitar la manipulación de la información que pueda facilitar el Ministerio de Asuntos

Exteriores.

Abucheos

Este propósito, anunciado por Felipe González, provocó una contundente respuesta del presidente del

Gobierno: «Espero que el señor González no vaya a buscar a otros Parlamentos los votos que puedan

faltarle en éste», palabras que fueron ahogadas entre abucheos de los socialistas y los aplausos de los

centristas.

Fue entonces cuando el líder socialista, mostrando seriedad en las palabras, dijo que plantearía a los

países de la OTAN la posibilidad de que en España se dé un cambio en la mayoría gubernamental, ante el

posible adelanto de las elecciones. Reprochó que el Gobierno venga dando información sesgada a los

países de la OTAN sobre las actitudes de los partidos de la oposición española. El presidente negó esa

acusación y aseguró que el Gobierno ha informado con veracidad sobre la actitud de los partidos cuando

se le ha preguntado.

En su intervención inicial, el líder socialista criticó el procedimiento empleado, porque simplifica tan

trascendente cuestión autorizar o no la firma de adhesión. «Lo reduce a blanco o negro. El Gobierno no

está dispuesto a que se produzca ningún tipo de condicionamiento; ha utilizado una

técnica de adhesión incondicional.»

«Es posible -añadió- que entremos en posición de firmes para que el general Haig diga cómo tenemos que

defendernos y cómo tenemos que organizarnos treinta y siete millones de españoles.»

El secretario general del PSOE dedicó especial atención al tratado bilateral con Estados Unidos. Afirmó

que a la única iniciativa del Gobierno, en este debate, a la que el PSOE se suma, es la de apoyar la

cancelación del Tratado con Estados Unidos, que ha sido calificado de «vergonzante». Lamentó que

no hubiera sido el PSOE quien hiciera la crítica feroz que el Gobierno ha hecho a las

relaciones con Estados Unidos. También agradeció que el Gobierno hablará de bases americanas en

España y no de bases conjuntas.

Partida doble

«Si ustedes —se dirigió al banco azul- están en la posición de hacer desaparecer la relación bilateral con

U.S.A., para sustituirla por la de la OTAN, díganlo; porque se puede plantear que seamos objetivo bélico

por partida doble.» Felipe González también hizo hincapié en eliminar la mínima duda sobre una posible

veleidad sobre el Pacto de Varsovia. El secretario general del PSOE puso en duda que el ingreso de

España en la OTAN produzca mayor seguridad a los españoles, y defendió una posición neutralista.

Respecto a Ceuta y Melilla, aseguró que las dos plazas quedan fuera del operativo defensivo de la OTAN.

Pidió al Gobierno que negocie esta cuestión, ya que el propio secretario general de la Alianza ha dicho

públicamente que es posible negociarla.

Gibraltar

Felipe González se refirió al problema de Gibraltar, asegurando que si Gran Bretaña no reconoce la

soberanía española antes de que España firme el tratado de adhesión el problema no quedará

desbloqueado y se cometerá un error histórico similar al del Tratado de Utrech. Sobre esta cuestión,

añadió: «No es aceptable que nuestro Ejército esté bajo el mando británico en Gibraltar.»

El presidente del Gobierno respondió a una serie de cuestiones planteadas por el líder socialista. Afirmó

que los militares no han sido consultados sobre la decisión de ingresar en la OTAN, sino simplemente

informados. Rechazó que él hubiera calificado de vergonzante la relación con Estados Unidos, sino que la

había valorado como «asimétrica». Anunció que el Gobierno piensa mantener la relación bilateral con

U.S.A., después de la adhesión, pero tendrá un significado distinto.

Intolerable

Calvo Sotelo también negó que el Gobierno pida un cheque en blanco y se comprometió a consultar

nuevamente a las Cortes si el Gobierno decide que el Estado español debe dar nuevas contraprestaciones

a la Alianza Atlántica.

El presidente del Gobierno y el líder de la oposición se enzarzaron en una discusión sobre el significado

que tiene el hecho de que en la OTAN se tomen decisiones que afectan a España sin que nuestro país

participe de ella. Para Felipe González es algo intolerable, y para Calvo Sotelo es algo inevitable, que

podrá paliarse participando nuestro país en las decisiones.

 

< Volver