Segundo "round" sobre la OTAN: el gobierno endurece el tono. Pérez-Llorca expuso las razones del Gobierno. 
 La amenaza viene del Este     
 
 Diario 16.    29/10/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 20. 

29-octubre-81

EL PLENO DE LA ALIANZA ATLÁNTICA

SEGUNDO «ROUND» SOBRE LA OTAN: EL GOBIERNO ENDURECE EL TONO...

Después de la defensa del Tratado del Atlántico Norte realizada por el presidente del Gobierno, Leopoldo

Calvo-Sotelo, se abrió un turno de portavoces de los grupos parlamentarios para defender en las distintas

enmiendas, los que las sostenían, y para fijar sus respectivas posiciones el resto sobre un debate global.

Pérez-Llorca expuso las razones del Gobierno

La amenaza viene del Este

Madrid - El andalucista Alejandro Rojas Marcos acusó al Gobierno de protagonizar «un cambio profundo

en la política exterior». Se centró en el tema de Ceuta y Melilla, afirmando que «es un enorme regalo al

rey Hassan firmar un tratado que no defiende parte de nuestro territorio, que es reivindicado por

Marruecos». Recalcó que el reino alauita es el mejor aliado de Estados Unidos en el norte de África y los

norteamericanos apoyarán sus reivindicaciones.

El portavoz del PSA redujo el ingreso de España en la OTAN al interés que tienen las oligarquías

multinacionales armamentísticas, que están interesadas en que países como el nuestro gasten más en

armamento. Y lamentó que se haya dicho que no hay dinero para un plan de urgencia para Andalucía y sí

lo haya para la OTAN.

Pérez-Llorca

Con el pretexto de responder a Rojas Marcos, el ministro de Asuntos Exteriores, José Pedro Pérez-Llorca,

subió a la tribuna de oradores y expuso globalmente las razones que impulsan al Gobierno para que

España ingrese en la OTAN.

Salió al paso para desmentir que la opción atlántica sea propia de la derecha y de los sectores

reaccionarios. «La Alianza —dijo— surge de la unión de las grandes corrientes políticas democráticas

europeas, y si alguna de ellas tuvo un protagonismo especial fue el socialismo democrático. Ello permitió

que florecieran las libertades políticas y los regímenes más progresistas. Calificar de opción derechista a

la opción atlántica supone una falta de rigor.»

Respecto al procedimiento empleado por el Gobierno, destacó que España había hecho saber a las

autoridades atlánticas que no harían ningún gesto de integración hasta que las Cortes Españolas hablaran

libre y soberanamente, porque lo contrario hubiera sido una falta de cortesía al Parlamento, que tenía que

ser consultado con anterioridad. Calificó de burda maniobra del Este el folleto aparecido en Bruselas en el

que ya se incluye a España como miembro de la OTAN.

El ministro de Asuntos Exteriores, después de recordar que la opción atlántica fue aprobada en el último

congreso de UCD, dijo que «desde la dignidad, desde el mejor respeto a los intereses nacionales, vamos

hacia las relaciones con la OTAN que ya existen desde 1953 a través de los acuerdos bilaterales con

Estados Unidos».

Tratando de rebatir la tesis del neutralismo en España, Pérez-Llorca aseguró que «en la estrategia

soviética somos un país atlántico, pero de segunda, que no hacemos oír nuestra voz». Por tanto, según el

ministro, el ingreso de España en la OTAN «es un mero cambio formal que no altera el equilibrio

internacional y va a mejorar nuestra posición occidental».

Ceuta y Melilla

Negó que la Alianza sea una organización ofensiva, argumentando que ningún país occidental se siente

amenazado. «Es al otro lado del telón donde existe la amenaza, desde donde se han impuesto a países

europeos a través de las armas.» El ministro aseguró que Ceuta y Melilla van a estar plenamente apoyadas

diplomática y políticamente, «estoy seguro que estratégicamente también». La negativa a que esta

cuestión fuera incluida en un protocolo del tratado se fundamenta en evitar la internacionalización del

problema de las dos plazas. Respecto a Gibraltar, afirmó que la integración va a jugar a favor de la

devolución del Peñón.

Se produjo a continuación otra réplica de Rojas Marcos, contestada por el ministro brevemente y

rematada, al final, por el dirigente andalucista, que dijo: «No ha habido golpe de Estado de la OTAN para

instalar regímenes democráticos, pero sí los ha habido para instalar dictaduras.»

El portavoz del PNV, Andoni Monforte, defendió decididamente el ingreso de España en la OTAN. «El

origen de la Alianza -dijo-está en el expansionismo soviético, que se apoderó de un millón y medio de

kilómetros de territorio europeo y ciento dieciséis millones de habitantes.»

El portavoz del grupo vasco afirmó que el mundo vive una situación parecida a la de 1949 y que el

expansionismo soviético se ha incrementado en la época de distensión.

Monforte manifestó que el statu quo de España se sitúa en la trastienda de la OTAN, en la puerta de atrás,

porque el tratado hispano norteamericano se remite a la OTAN. En su opinión, estamos plenamente

incorporados al bloque defensivo occidental y nuestro ingreso sólo es una formalidad política que tiene

grandes ventajas frente a una alianza con los Estados Unidos.

Terminó diciendo que «la lucha por la paz se conseguirá mejor dentro de la OTAN y no fuera.

Brillante Areilza

Como portavoz de Coalición Democrática habló José María de Areilza, que construyó una brillante

intervención sin tener delante ni una sola nota escrita. Sin olvidarse de la condición de presidente a la

Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, se mostró conciliador y optimista respecto a la situación

internacional. Después de insistir en la falsedad de la idea de que la Alianza es algo promovido por

sectores reaccionarios, recalcó el carácter disuasorio y defensivo de la OTAN, lo que ha permitido a

Europa sustraerse a las veleidades de la guerra.

Areilza afirmó que «tampoco la Unión Soviética tiene un propósito ofensivo, no creo que tenga la

intención de atacar a Europa; quizá os extrañe esta afirmación, pero he llegado a la conclusión de que los

soviéticos nada tendrían que ganar con una guerra».

Expresó su convencimiento de que se producirá un pacto universal, recordó que el despliegue de los

misiles europeos, para hacer frente a los SS-20 soviéticos, se producirá a partir de 1983 y no antes. Pero,

en su opinión, asistimos a un forcejeo de cara a la conferencia de desarme SALT. Y la tensión no se

encamina a una guerra europea ni mundial, que no es probable. Areilza también expresó su

convencimiento de que Ceuta y Melilla no están amenazadas.

 

< Volver