Autor: Cuadra Fernández, Bonifacio de la. 
 Areilza prevé un próximo pacto universal que evite una guerra nuclear. 
 Los nacionalistas vascos y catalanes, máximos defensores de la incorporación de España a la Alianza     
 
 El País.    29/10/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

Areilza prevé un próximo pacto universal que evite una guerra nuclear

Los nacionalistas vascos y catalanes, máximos defensores de la incorporación de España a la Alianza

B. DELAC.

Antes del debate entre los dos grandes grupos de la izquierda y el Gobierno sobre las cuestiones de fondo

de la adhesión de España a la OTAN, con el que se cerró ayer la sesión del Pleno del Congreso,

participaron en la discusión las minorías. Los nacionalistas vascos y catalanes fueron los defensores más

vehementes de la conveniencia de la propuesta gubernamental, mientras que los andalucistas y los

diputados del Grupo Mixto Ramón Tamames y Fernando Sagaseta representaron el máximo rechazo de la

adhesión.

Por Coalición Democrática, José María de Areilza se mostró favorable de la incorporación de España en

la OTAN, en el marco de un discurso optimista, en el que contempló la posibilidad de un próximo pacto

universal para eliminar los peligros de una guerra nuclear.

El andalucista Alejandro Rojas Marcos planteó la adhesión como la alineación de la derecha española con

Estados Unidos. Señaló que el armamento mundial cuesta 1.500 millones de dólares diarios y recordó que

el presidente Reagan habla de holocausto nuclear en Europa, mientras existen garantías de que Estados

Unidos permanezca indemne. Consideró esencial para el debate las diferentes repercusiones para unos

territorios españoles y otros, por lo que los nacionalistas catalanes y vascos son favorables a la adhesión y

los andaluces no pueden serlo.

El ministro de Asuntos Exteriores, José Pedro Pérez-Llorca, contestó que no se puede reducir la adhesión

a una polémica interterritorial y ratificó el discurso con el que Calvo Sotelo abrió la sesión. Pérez-Llorca

insistió en que la integración en la OTAN es la mejor política para asegurar la paz.

Por el PNV, Andoni Monforte desmontó la argumentación de Rojas Marcos, al afirmar que las fábricas y

las zonas industriales, numerosas en el País Vasco, son objetivos militares más seguros que las zonas

subdesarrolladas. Expresó la opinión de su grupo, favorable al ingreso en la OTAN, por considerar esta

organización capaz de frenar el expansionismo soviético y asegurar una opción ideológica coherente en

política exterior.

Más, tarde, Miguel Roca, por la Minoría Catalana, apoyó también la adhesión a la OTAN, como una

fórmula para resolver una serie de problemas de la sociedad española desde una perspectiva democrática.

El final de su intervención fue premiado con un aplauso en principio reducido, pero que la insistencia del

ministro Pío Cabanillas en mantenerlo logró ampliarlo a gran parte del grupo centrista.

El andalucista Miguel Ángel Arredonda calificó a Roca como el mejor portavoz del Gobierno, por

considerar que la OTAN es también un negocio, por la tecnología que impone y a causa del armamento

en el que será necesario invertir. Roca replicó que trasladar el debate Sobre la OTAN a un enfrentamiento

entre comunidades autónomas es irresponsable.

La URSS no quiere atacar a Europa, según Areilza

José María de Areilza, en una intervención conciliadora, defendió la opción atlántica, tras recordar que

jamás se produjo un ataque desde la OTAN a ningún país del Este. Añadió que tampoco la Unión

Soviética tiene propósitos agresivos contra Europa, y expresó la profunda repugnancia general hacia una

guerra nuclear, que hará a todos los pueblos alcanzar un pacto universal para eliminar sus peligros.

Varios diputados del Grupo Mixto mostraron sus reticencias ante la incorporación a la OTAN. Blas Pinar

optó por el aplazamiento hasta tanto existan seguridades del mando militar español sobre las bases y la

recuperación de Gibraltar. Asimismo, Hipólito Gómez de las Roces pidió que se posponga la decisión, ya

que, dijo, «no podemos ser los meritorios de Europa». Manuel Clavero expresó sus reservas

especialmente sobre el problema de Gibraltar y exigió la recuperación de este territorio en el momento de

la incorporación a la OTAN.

Rechazo radical

El diputado Ramón Tamames manifestó su rechazo a la OTAN basándose en argumentos de neutralidad y

en función de las consecuencias armamentistas que la incorporación traería a nuestro país. Con su

habitual tono catastrofista, el diputado Fernando Sagaseta atacó de pleno a la OTAN y contrapuso a esta

organización con el Pacto de Varsovia, al que calificó de «sistema colectivo de defensa frente a las

continuas provocaciones y amenazas por parte de la OTAN».

Entre sus razones contra la adhesión a la OTAN, Sagaseta aseguró que para el Gobierno los intereses de

España son los de las familias entroncadas en las multinacionales del armamento, entre las que citó a las

Bustelo, Doménech, Urquijo, Aguirre, Fierro, López Bravo, Oliart y Calvo Sotelo.

 

< Volver