Autor: Arroitia-Jáuregui, Marcelo. 
 Crítica de televisión. 
 Fraga y otros teóricos     
 
 El Alcázar.    05/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Crítica de televisión

FRAGA Y OTROS TEÓRICOS

EDUARDO Sotillos, que tan diligentemente aplicó a sentido reverencial de la entrevista a. Felipe

González, a quien no le hizo una sola pregunta módicamente molesta, no aplicó el mismo tratamiento a la

que le hizo a Manuel Fraga. Ello puede ser debido a varias causas, de las que destacaremos algunas. A lo

mejor es que ha ido adquiriendo rodaje en las semanas transcurridas y tiende a mejorar su estilo de

entrevistador democrático; si es así, habrá que felicitarse por ello y esperar a ver, en futuras entrevistas,

hasta dónde ha alcanzado la mejoría. Habrá que verlo aplicado a otro político de la llamada izquierda,

porque tendría gracia que ¡a pérdida del sentido reverencial y la agudeza en el interrogatorio se aplicase

en una sola dirección. Otra causa puede ser la concreción del refrán "Al maestro, cuchillada", puesto que,

según se descubrió en la entrevista, el entrevistador habla sido alumno —no sabemos si también

discípulo— del entrevistado; esta posibilidad sería espantosa, porque en el repertorio paremiológico

español, tan abundante, hay pocos ejemplos de crueldad como el que acredita ese refrán.

Por eso es una lástima que RTVE no emita la entrevista ya realizada con Jorge Pujol. Aparte de que sin

duda será interesante conocer lo que diga el mentado banquero barcelonés, la entrevista puede servirnos

para valorar o no la evolución profesional del entrevistador. Si al tradicional sentido reverencial del

dinero se añade el sentido reverencial de la entrevista, suspenso doble. Por ello en sí, y por haber

interpretado ante las cámaras la inesperada versión televisiva de ese maldito refrán a que hemos aludido.

Fraga estuvo dominador, por así decir. Me atrevería a decir que excesivamente dominador, en ese punto

en que no se sabe si tanto dominio no oculta un repunte de desconfianza en uno mismo. Ciertamente, se

sabía la papeleta y utilizó la claridad, cogiendo al toro por los cuernos. Fue una pena que las preguntas del

entrevistador se plantearan en el terreno meramente folklórico y derechista, insistiendo en que el político

dijera si era de izquierdas, de derechas o de centro, impidiendo de esa forma que Fraga explicase más

puntos de su programa, para que las conclusiones las alcanzásemos los espectadores, que para eso

estamos.

En cambio, el que se había explicado con claridad, minutos antes, había sido don Enrique de la Mata

Gorostizaga, que se reveló como un teórico del sindicalismo verdaderamente meritorio. A ver si no es

mérito postular un tipo de sindicalismo que, unos días antes, en las Cortes, había enterrado. Se ve que el

terreno del Sr. De la Mata es el de la teoría a ser pasible muy abstracta, porque cuando llega la hora de la

práctica resulta que hace todo lo contrario de lo que le parece lo bueno. Estas cosas, como es sabido,

acaban con la afición. Máxime si van acompañadas por otra intervención ministerial, la del ministro de

Comercio, que fue todavía más prodigiosa; renunció a cualquier concreción y enjaretó, a su manera, unos

tópicos muy apañaditos, también sobre el tema del sindicalismo. Ante estos testimonios de autoridad se

explica uno —y bastantes más, por supuesto— el tinglado en que nos hemos metido, y del que ya

veremos cómo salen (porque, desde luego, conmigo que no cuenten).

La noche estaba de incongruencias, se conoce que a cuenta del robo de una hora de vida,

gubernamentalmente decretado. Así, por ejemplo, "Informe Semanal", a través del consabido reportaje

sobre Méjico, nos habló primero del gran momento que atraviesa el país, para, sin tomar aliento, decirnos

después que disfruta de una inflación del 20 por ciento ~~ en el último año, y de una renta per cápita de

80 dólares. Y el mismo espacio, y por misteriosas razones, nos ofreció unos fotogramas de la última

película de Ingmar Bergman ¡en italiano! Hablaría también de un tendencioso informe sobre el agua de

Solares, pero, ¿para qué? Aunque sí he de hablar de la misteriosa redacción que se aplicó a la noticia de la

reanudación temporal de las comunicaciones telefónicas con Gibraltar, que se permitirán desde el

Domingo de Ramos hasta el 2 de abril, según la referencia televisiva. Claro que el 2 de abril era el día en

que se comunicaba la noticia, sábado anterior al Domingo de Ramos. O sea que ya me contarán...

Marcelo ARROITAJAUREGUI

 

< Volver