Torcuato Luca de Tena dimite como procurador en Cortes  :   
 Entiende que la Cámara legislativa ha sido burlada con la legalización del P.C.E.. 
 ABC.    15/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 15. 

TORCUATO LUCA DE TENA DIMITE COMO PROCURADOR EN CORTES

Entiende que la Cámara legislativa ha sido burlada con la legalización del "P.C.E."

Don Torcuato Luca de Tena ha presentado su dimisión como procurador en Cortes. El verdadero texto de

la carta de dimisión dirigida al presidente de las Cortes, cuya reproducción en otros medios informativos

ha sufrido algunas erratas, dice así:

«Señor presidente y querido amigo: Con profundo pesar renuncio, con esta fecha, al escaño que venía

ocupando desde hace varios años como procurador en Cortes.

La práctica del Gabinete que preside el señor Suárez de modificar por reales decretos las leyes largamente

elaboradas y discutidas en las Comisiones, y finalmente aprobadas en los Plenos, representa un profundo

desprecio por parte del Gobierno a la Cámara legislativa. Si ello equivale a poner en entredicho la

legalidad de la Cámara, esto compromete de rechazo gravemente al propio ejecutivo, cuya

representatividad tiene exactamente los mismos orígenes y los mismos márgenes que aquélla. Considero

inadmisible aplicar el principio de la continuidad en provecho propio y el de la ruptura en perjuicio ajeno.

LEY ANTILIBELO. - La tarea de modificar el artículo 2.° de la ley de Prensa e Imprenta debería haberse

dejado al próximo Congreso, quien la habría hecho preceder, probablemente, de una ley antilibelo que

protegiera la honra de los hombres y las instituciones de los delitos que contra ellos puedan cometerse

desde los periódicos y que, por tener una tipificación muy marcada, no están suficientemente

desarrollados en el Código Penal.

La manipulación realizada en la ley de Asociaciones, aprobada en Cortes, es aún más grave, pues tal

como ha quedado tras el decreto que la modificó, no se exige a los partidos políticos acatamiento alguno a

las Leyes Fundamentales, dejando con ello desprotegida la Monarquía v desmantelado el Estado.

Pero ni mi posición crítica ante tales hechos, ni mi escepticismo respecto a la eficacia de una Cámara

contra cuyas decisiones se legisla desde el propio Gobierno, me hubieran forzado a presentar mi dimisión

y eludir mi modesto concurso a la función legislativa hasta la extinción de la misma de no haberse

producido la gran farsa que se inició el 14 de julio de 1976 y que culminó el 9 de abril de 1977.

IMPOSIBLE LEGALIZACION DEL «P. C. E.» - En aquella primera fecha, el ponente señor Escrivá de

Romaní, que defendió ante el Pleno de las Cortes Españolas modificaciones propuestas por el Gobierno al

Código Penal, aseguró formalmente que aquello no significaba el reconocimiento o posible legalización

del «Partido Comunista Español», y aún añadió, que si él pensara otra cosa, no sólo no pediría a las

Cortes la aprobación solicitada, sino que votaría en contra. Acto seguido tomó la palabra el ministro de

Justicia, que era, entonces como hoy, don Landelino Lavilla, quien hizo suyas las palabras del ponente.

El reconocimiento del «Partido Comunista» (del que es presidente La Pasionaria y secretario general

Santiago Carrillo, gravísimamente comprometido ante la opinión pública en el genocidio de Paracuellos

del Jarama) ha sido realizado por el mismo Gabinete, encabezado por el mismo presidente, que se

comprometió ante las Cortes a no legislarlo. Esto quiere decir que, a los nueve meses justos, como

corresponde a toda buena gestación, el Gobierno ha dado a luz la farsa que el 14 de Julio del año pasado

engendró.

Por considerar que las Cortes han sido burladas, por entender que ni el momento político ni la dignidad de

la Cámara son los adecuados para tales sarcasmos, es por lo que, señor presidente y querido amigo,

presento mi dimisión.

Con el mayor respeto y la expresión de mi estimación personal.»

 

< Volver