Autor: Urbano, Pilar. 
 Según fuentes de máxima solvencia del Ministerio de Marina. 
 Qué y por qué de la dimisión de Pita da Veiga     
 
 ABC.    14/04/1977.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

JUEVES 14 DE ABRIL DE 1977. PAG. 7.

SEGÚN FUENTES DE MÁXIMA SOLVENCIA DEL MINISTERIO DE MARINA:

QUE Y POR QUE DE LA DIMISIÓN DE PITA DA VEIGA

La decisión adoptada por el ministro de Marina, almirante Pita da Veiga es firme: dimisión irrevocable.

Algunos medios informativos y políticos hicieron circular anteayer y ayer numerosas «opiniones»,

«versiones» y «explicaciones» que, en lo esencial y en mucho de los accidental, difieren notablemente de

la verdad de los hechos.

Una personalidad de toda solvencia e inmediata proximidad al almirante Pita me facilitó «la auténtica

cronología y desarrollo» de la dimisión del titular de Marina: el qué y por qué de su actitud.

1.º En septiembre de 1976, don Adolfo Suárez prometió a los capitanes generales con mando de Armas y

otras Jerarquías militares que no se legalizaría el «Partido Comunista». Este hecho se inscribió en el

marco de aquella «famosa reunión del presidente y los generales», de la que poco después y por

cuestiones laterales se derivaría el «affaire» del cese del vicepresidente De Santiago, y la iniciada

tramitación de su pase a la reserva, así como el del general Iniesta Cano.

2.º En repetidas ocasiones, el ministro de Marina Pita da Veiga comunicó al Gobierno que preside Suárez

que la Armada Española no consideraba oportuna la legalización del «Partido Comunista» en las actuales

circunstancias.

3.º La decisión de legalizarlo no fue debatida ni adoptada en Consejo de Ministros.

El ministro de Marina fue sorprendido por la noticia de la legalización del «P. C. E.» dada por Televisión

Española en la noche del sábado, día 9.

4.º El ministro de Marina tomó la decisión de dimitir previa consulta con sus compañeros de la Armada y

sin presiones de ningún género. Hizo efectiva su dimisión por una carta al presidente del Gobierno, que

hizo llegar a su destinatario a primera hora del lunes, día 11.

5.º La decisión del almirante Pita es irrevocable. Son falsos y carentes de fundamento los rumores en

torno a pretendidas conversaciones de «alto nivel», según las cuales, el ministro dimisionario habría

cedido a continuar en el Gobierno por obediencias o respetos superiores.

6.º Desde el momento que el almirante presentó por escrito su dimisión, ha permanecido en su domicilio

y despacho oficial, atendiendo a los asuntos de trámite y sin celebrar ningún tipo de reunión, ni dentro ni

fuera del Ministerio, y sin recibir audiencias.

Por otra parte, y siempre vía contactos de la máxima garantía y cercanía al ministro dimisionario, sé que

la carta del almirante al presidente Suárez no ha circulado por medios políticos ni menos aún

informativos. «El señor Pita da Veiga no desea, de momento, hacer declaraciones, ni provocar ningún tipo

de espectacularidad con su determinación: un serio silencio y una indeclinable firmeza son y seguirán

siendo las constantes de su actitud». «No está el momento - añade mi comunicante - como para echar leña

al fuego...».

En cuanto a la sustitución en el cargo, al mediodía de ayer me aseguraban

en el Ministerio de Marina «ningún almirante en activo ha sido consultado». Por otra parte, la actitud de

los compañeros de la Armada del señor Pita da Veiga es compacta y solidaria, apoyando la dimisión y el

rechazo de la legalización del «Partido Comunista».

Dentro del capítulo de las suposiciones, empezaron a «sonar» desde ayer por la mañana nombres de

ministrables sustitutos. Entre ellos, el del contralmirante don Ángel Liberal Lucine. - Pilar URBANO.

 

< Volver