Se ha hecho lo que procedía     
 
 Ya.    10/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

10 - IV - 77

EDITORIAL

Se ha hecho lo que procedía

«HAGASE lo que procede sin perder días" escribíamos literalmente nuestro editorial del pasado día 2. De

tiempo atrás, este periódico era claramente favorable a la legalización del Partido comunista de España

por claras razones políticas y éticas previas y superiores a cualesquiera otras muy respetables, pero que en

la situación actual resultarían contraproducentes.

ULTIMAMENTE, el problema no era dicha legalización, sino el método elegido para la misma, la

remisión del asunto a la instancia judicial ha sido considerada un desacierto; la inhibición del Tribunal

Supremo en el tema abría dos caminos. Uno, actuar políticamente dentro de la facultad que tiene el

Gobierno y decidir por sí. El segundo, meterse en un complicadísimo problema de choque de

jurisdicciones que hubiera obligado a la Corona a bajar para resolver el pleito entre instituciones tan

importantes como Gobierno y Tribunal Supremo. Al corregir el Gobierno su primera decisión no va a

perder crédito, sino ganarlo, como afirmábamos en el editorial mencionado más arriba.

LAS primeras reacciones de los partidos ya legalizados han sido favorables; los propios líderes del PCE

consultados, como es lógico, mostraban su satisfacción; son de esperar, igualmente, las reacciones

adversas. Todo esto es ya el contexto pluralista de la sociedad política española.

CON síntesis, anotemos que ha sido resuelto en tiempo y forma un auténtico problema político. El

Gobierno Suárez ha asumido por sí mismo su propia responsabilidad en este tema y puede estar seguro de

que lo ha hecho a favor de las exigencias impuestas por la situación política. Se ha resuelto, pues, una

incongruencia con el sistema general de la reforma política, que ahora ya tiene expedita la única vía que

todos debemos aceptar: la electoral. Y los propios comunistas tienen que demostrar con hechos que es

verdad lo que alegan para para entrar en la legalidad. No basta sólo con palabras.

 

< Volver