LEGALIZACIÓN DEL PARTIDO COMUNISTA. 
 Partido fundado en 1919     
 
 Diario 16.    11/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Partido fundado en 1919

El Partido Comunista Español se constituye el 9 de diciembre de 1919, con un miliar de personas

procedentes de las Juventudes Socialistas. Sus primeros años fueron difíciles, a causa de las querellas

intestinas y las escisiones.

Durante la dictadura de Primo de Rivera, el PCE es perseguido, sus líderes arrestados y sus

organizaciones disueltas. Su influencia en la vida pública es prácticamente nula.

A partir de la proclamación de la República, el 14 de abril de 1931, se produce una reestructuración en el

Comité Central, consolidado en el IV Congreso del Partido, reunido en Sevilla en marzo de 1932, en el

que José Díaz resulta elegido secretario general. Las tensiones con los socialistas y anarquistas se

agudizan.

En las elecciones a Cortes de 1931, el PCE obtiene 190.605 votos, representantes del 4,4 por 100 de los

votantes y ningún diputado. En las elecciones de 1933 consigue un diputado por Málaga el doctor

Cayetano Bolívar, y un total de 340.000 votos en todo el país.

En 1933 el PCE acepta la política de Frente Único con los socialistas. Durante la revolución de Asturias

de 1934, comunistas, con socialistas y anarquistas, tienen una participación destacada. Gran número de

dirigentes y militantes comunistas caen muertos o detenidos y el prestigio del PCE crece entre las

organizaciones de izquierda. En estos momentos aparece la figura de Dolores Ibarruri como heroína dé la

clase obrera. La tirada de su órgano, "Mundo Obrero", pasa de 35.000 ejemplares en octubre de 1934 a

55.000 en enero de 1936. Los afiliados (según fuentes del PCE), de 20.000 en octubre de 1934 a 102.000

en mayo de 1936.

Durante la guerra el PCE adquiere un papel preponderante y está representado en todos los Gobiernos,

controla las Fuerzas Armadas y las Brigadas Internacionales.

Después de la guerra civil gran número de comunistas españoles son fusilados en España o condenados

a largas penas de cárcel.

En 1954 se celebra en Praga el V Congreso, con asistencia de los dirigentes en el exilio, una delegación

procedente de España y una representación del PSUC. Santiago Carrillo es elegido secretario general y

Dolores Ibarruri está en el Comité Central, en el que ya figuran algunos de los dirigentes actuales, como

Gregorio López Raimundo y Simón Sánchez Montero, entonces obrero de panadería. En el VI Congreso,

Dolores Ibarruri resultó elegida presidenta del PCE.

La política de reconciliación

A partir de entonces comienza una política de reconciliación nacional, con una predisposición favorable a

grupos católicos, socialistas, anarquistas, e, incluso, de la Organización Sindical verticalista. La presencia

del PCE es cada vez mayor en las organizaciones de masas y actividades revolucionarias, huelgas,

manifestaciones, propaganda y establecimiento de una organización interior sólida. Al comienzo de los

años sesenta el PCE se mantiene en una línea moderada y legalista, lo cual aumenta su control sobre las

organizaciones obreras clandestinas y la fuerza de su presencia en España.

Esta actitud es causa de numerosas escisiones de grupos que se ven situando a su izquierda y de diligentes

que prefieren mantenerse fieles a la línea estalinista, pro Moscú o prochina. Pero también en 1964 son

expulsados Jorge Semprum, tercer personaje del partido tras Dolores y Santiago Carrillo, y de Fernando

Claudia, miembro también del secretariado del Comité Ejecutivo.

La línea actual queda perfilada definitivamente en el VIII Congreso celebrado en Bucarest: se abandona

la dictadura del proletariado y se acepta, en la línea de los eurocomunistas italianos y franceses, una

política de participación democrática que coincide con los estatutos presentados ante, el Ministerio de

Gobernación.

 

< Volver