Autor: Saiz, José Ramón. 
   Total confianza en la continuidad del proceso democrático     
 
 Pueblo.    14/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

TOTAL CONFIANZA EN LA CONTINUIDAD DEL PROCESO DEMOCRÁTICO

MADRID (PUEBLO, por José Ramón SAIZ.)

El presidente, frustradas sus gestiones para que Pita da Veiga reconsiderara su postura, ha comenzado las

consultas

Sin novedad en las últimas horas en relación con la dimisión del ministro de Marina, almirante Pita da

Veiga. Este retraso en la confirmación oficial sobre la salida del Ejecutivo del titular de Marina podría

deberse, según los medios políticos, a que se está intentando por diversos conductos congelar la

minicrisis, si bien los hechos que la han precipitado están ahí y será difícil enderezar la situación sin que

en el futuro inmediato surjan nuevamente posibles discrepancias acerca de la trayectoria del cambio

político. Por otra parte, ante una respuesta negativa a reconsiderar su postura por parte del almirante Pita,

es posible que ayer el presidente, que despachó largamente con el vicepresidente Gutiérrez Mellado, haya

comenzado las primeras consultas para buscar el sustituto.

• SE RESOLVIÓ LA CRISIS.—Por el momento, parece que la crisis está salvada. La gestión del

presidente Suárez cerca del ministro del Ejército, general Álvarez-Arenas, y el despacho que el Rey

Don Juan Carlos mantuvo con Franco Iribarnegaray, titular del Aire, hicieron posible la reducción de

la minicrisis a un cambio —aún no consumado— en el Ministerio de Marina que se producirá en las

próximas horas en el caso de que los intentos de convencer a Pita da Veiga para que reconsidere su

postura fracasaran.

• EL MINISTRO SE HA DESPEDIDO.—Fuentes cercanas a la secretaría del ministro de Marina han

señalado que en una breve reunión el almirante Pita da Veiga les comunicó su decisión de dimitir de

su puesto en el Gobierno, aunque no especificó más detalles. Tampoco ha podido confirmarse si el

ministro mantuvo una entrevista con el Almirantazgo, es decir, con todos los jefes de la Armada, ya

que si. se confirmara la celebración de la citada reunión los acontecimientos adquirirán otra gravedad y el

presidente Suárez se encontraría con mayores dificultades para sustituir al almirante Pita, ya que existe,

como se sabe, un gran «espíritu de cuerpo» en la Marina.

Según se sabe, Pita da Veiga, el único ministro que había sido nombrado por Franco, en 1973 escribió su

carta de renuncia en la tarde del domingo, de la cual tuvo conocimiento el presidente el lunes por la tarde.

Sin que haya podido confirmarse, la carta está redactada en un tono respetuoso y patriótico y en la misma,

aunque no se hace referencia a la legalización del Partido Comunista, el almirante traza una referencia

sobre lo mucho que sufrió la Armada en la guerra civil.

• TENSIÓN EN LOS MEDIOS CASTRENSES.

—Aunque es muy posible que, definitivamente, se confirme la dimisión del ministro de Marina, el hecho

de la postura de Pita da Veiga no puede considerarse como aislado, ya que en el fondo refleja algunas de

las tensiones existentes en los medios castrenses. Es posible, sin embargo, que el presidente tranquilice

los ánimos en las esferas militares y se comprometa a racionar los nuevos pasos del cambio político, con

la posibilidad —perseguida por Alianza Popular en los últimos días— de que Suárez no se presente a las

elecciones para que la coalición tenga el camino abierto a una victoria electoral.

• SILENCIO EN LAS ESFERAS MILITARES.

—En los tres Ministerios militares se sigue guardando absoluta reserva sobre estos acontecimientos.

Unicamente las fuentes ministeriales confirmaron la presencia del almirante Pita da Veiga en su despacho

desde primeras horas de la mañana, y de la absoluta normalidad en la actividad del resto de los ministros,

ya que desde primeras horas de ayer se estuvo especulando con los ceses de los titulares de Justicia y

Vivienda, que más tarde fueron totalmente desmentidos.

En cuanto a otros círculos militares, también se guarda silencio y es difícil conseguir más datos sobre la

situación política actual, que es, desde luego, más proclive a la distensión que en las últimas horas.

• EL EJERCITO, NEUTRAL; LA REFORMA, ADELANTE.

— Sin embargo, la postura del Ejército no ha podido ser más neutral en los últimos meses, y lo será en el

futuro, según reafirmó en este punto el Consejo Superior del Ejército en su constante servicio a la Corona

y a la unidad de la Patria. Por otra parte, existe la total confianza en que el proceso democrático seguirá su

rumbo y que el Consejo de Ministros de mañana tratará sobre la convocatoria electoral, ya que la

comisión interministerial que estudia el tema tiene elaborado un borrador del decreto. A pesar de estos

datos, los observadores señalan la preocupación oficial ante el desarrollo de los últimos acontecimientos,

ya que el señor Suárez estaba decidido a que el Gabinete actual siga hasta las elecciones, cosa que parece

confirmarse, pero sin la presencia de Pita da Veiga.

• PARTIDO POPULAR: EL GOBIERNO NO PUEDE PERMANECER INDIFERENTE

El comité político del Partido Popular hizo público anoche un comunicado en el que afirma que el

Gobierno del presidente Suárez «ahora no puede permanecer indiferente ante la lucha electoral», según

informa Cifra.

«Ante el grave giro que están tomando los acontecimientos en España y la trascendencia de las próximas

elecciones —agrega el comunicado—, el Partido Popular entiende llegado el momento de hacer un

llamamiento público y solemne al Gobierno y a su presidente para que, garantizando la limpieza del juego

electoral, asuma sus responsabilidades en este terreno en la manera que corresponda, lo que es no sólo

políticamente lícito, sino absolutamente necesario para la estabilidad democrática y la convivencia

pacífica de los españoles».

El mismo comunicado manifiesta su identificación con el Centro Democrático.

Añade que la coherencia ideológica de esta coalición exige que ninguno de los partidos que la integran

pongan en discusión la forma monárquica del Estado, sea proclive a un socialismo de base o

autogestionario, postule concepciones separatistas o decididamente federalistas o mantenga alianzas con

fuerzas políticas comunistas o marxistas.

Finalmente, expresa su conformidad con la legalización del Partido Comunista, aunque proclama su total

oposición ideológica al comunismo.

 

< Volver