Breve historia del Partido Comunista de España     
 
 Arriba.    10/04/1977.  Página: ?,9. Páginas: 2. Párrafos: 1. 

BREVE HISTORIA DEL PARTIDO COMUNISTA DE ESPAÑA

Tras el gran impacto que en el mundo produce la Revolución de octubre en Rusia, en 1917, y

después de la constitución de la III Internacional en Moscú, el «caso ruso» es imitado en

Occidente y en multitud de países comienza la creación de secciones de dicha Internacional y

por consiguiente la aparición de Partidos Comunistas.

En España, desde 1317, ya había un clima revolucionario manifiesto y en el seno del Partido

Socialista Obrero Español se van a producir escisiones que llevarán, en dos Ocasiones

consecutivas, a la creación del Partido Comunista de España. La primera, el 15 de abril de

1920, cuando la Federación de Juventudes Socialistas se decide por la adhesión a la III

Internacional y se separa definitivamente del socialismo, cosa ya anunciada en diciembre del

año anterior. Ramón Merino Gracia, Vicente Arroyo, Juan Andrade, Manuel Ugalde, Dolores

Ibarruri, entre otros, son los fundadores.

En marzo de 1921 el PCE celebra su I Congreso. Se avecina la segunda escisión en el

socialismo español. Al mes siguiente se planteará en el seno de un Congreso extraordinario

del PSOE la aceptación o no de las «21 condiciones de admisión» de la III Internacional. Salen

derrotados los proclives a la internacional Comunista de Moscú y deciden separarse y constituir

el, Partido Comunista Obrero Español. Manuel Núñe de Arenas, Osear Pérez Solís, Virginia

González, entre otros, como Daniel Anguiano, son los fundadores del PCOE. Pero como la III

Internacional no admite más que una Sección por país, se hace preciso o fusionarse en un

Partido Comunista o eliminar a uno de los dos. Se opta por la fusión en Madrid en el mes pe

noviembre de 1921, entre los días 7 al 14. El pacto de fusión lo firman Gonzalo Sanz, por el

PCE, y Manuel Núñez de Aranas, por el PCOE. El senador Italiano Graziadei signa dicho pacto

por la Internacional Comunista. En marzo de 1922 se celebrará el I Congreso del Partido

Comunista de España, tras la unificación, y en él se discutirán aspectos como la táctica del

frente único preconizada por la III Internacional. Se acuerda editar como órgano oficial del

partido el "Joven Comunista» y «La Antorcha» en calidad de portavoz del Comité Central.

El II Congreso se lleva a cabo el 8 de julio de 1923 v en él participará como delegado especial

de la Komintern, Jacques Doriot. Lo más importante del citado Congreso fue a designación de

nuevo Comité Central. Se pretendía aglutinar a los cuadros dirigentes con las masas. Muerta

Virginia González alma de los primeros momentos del PCOE, su hijo, César Rodríguez

González, decido volver al PSOE.

En septiembre de 1923, pocos meses después de este II Congreso comunista, se produce el

día 13 el golpe de Estado de don Miguel Primo de Rivera y Orbaneja, Capitán General de

Cataluña. Salvo el socialismo, ningún partido sobrevive en la legalidad. El comunismo se

tornará subyacente y así el II Congreso del PCE se celebrará en 1929 en Francia

concretamente.

La dirección del PCE marcha a París y allí, en agosto de 1929, tiene lugar la celebración del III

Congreso, con la asistencia de Dolores Ibarruri, Vcente Arroyo y los delegados de la

internacional Duclós y Rabaté.

En 1930 hay escisión en el PCE. Joaquín Maurín se separa del PCE y creará el bloque Obrero

y Campesino, denominación que abandonó en 1934 para cambiarla por la de Partido Obrero de

Unificación Marxista (POUM), trotskista.

A partir, del 14 de abril del año 1931, con el advenimiento de la II República Española, el

Partido Comunista se ve libre y actúa ahora en la legalidad. El secretario general del PCE, José

Bullejos Sánchez, es llamado a Moscú, Junto con Manuel Adame, en donde recibieron

consignas de actuación en España ante el nuevo régimen. Se reorganizó el Buró Político y

reajustó en su estructura nacional.

En las elecciones a las Cortes Constituyentes, el PCE obtenía 190.605 votos y ningún puesto

El IV Congreso del PCE se celebra en España en 1932. José Díaz Ramos se hará cargo de la

Secretaría General, para ostentarla hasta su muerte, en Tiflis (URSS), el 22 de marzo de 1942.

Sevilla es el punto geográfico elegido, y el 17 de marzo, el comienzo. Se fue hacia un partido

de masas, y sus dirigentes eran los miembros del Comité Central: José Díaz, Dolores Ibarruri,

Vicente Uribe, Antonio Mije, Manuel Delicado, Pedro Checa, Trifón Medrano, Jesús Larrañaga,

Cristóbal Valenzuela, Eustasio Garrote y otros.

Vienen las elecciones de noviembre de 1933, que demuestra el auge del comunismo en

España, con unos 400.000 votos, aunque sólo sea un diputado el que acceda al Congreso: el

médico, por Málaga, Cayetano Bolívar.

En 1934, en los primeros meses, se registra el I Congreso del Partit Comunista de Catalunya,

que había nacido como consecuencia de los acuerdos del IV Congreso del PCE. El PCE envió

al mismo como delegado a Vicente Uribe.

Poco antes de la Revolución de Octubre en Asturias, los días 11 y 12 de septiembre, se

celebra, en Madrid, otra reunión extraordinaria del Comité Central del PCE: se decide ingresar

en las Alianzas Obreras y actuar en un frente único.

El 15 de enero de 1936 se firma el Pacto del Frente Popular por el Partido Comunista de

España, el Partido Socialista, Izquierda Republicana, Partido Sindicalista —fundado por

Pestaña y separado de la CNT—, Partido Republicano Federal, POUM y UGT. El Frente

Popular triunfa en las elecciones de febrero del año 1936, y los comunistas logran 15 escaños

en el Congreso de los Diputados, si bien Eduardo Comin Colomer señala 22. Hay en España

entonces unos cientos de miles de proclives al comunismo, que serán cerca del millón en enero

del siguiente año. El ascenso es espectacular. En junio de 1936 surge el Partido Socialista

Unificado de Cataluña (PSUC), de carácter netamente comunista. Desde las elecciones de

febrero al 18 de julio de 1936, socialistas y comunistas trabajarán juntos, y las juventudes de

ambas tendencias se fusionarán, creándose las Juventudes Socialistas Unificadas. Santiago

Carrillo será el líder de las Juventudes Socialistas, mientras Trifón Medrano lo será de las

comunistas.

Ya en el exilio, el PCE queda desorganizado, así como sus militantes en España. Comienza

una lucha de facciones por alzarse con el poder. A la muerte de José Díaz, en 1942, le

sustituye Dolores Ibarruri y desplaza al grupo de Vicente Uribe. En 1948 se opta por una nueva

linea más contemporizadora, más social y menos guerrera, y a partir del V Congreso del PCE,

en Praga (1954), se propugna seguirla fielmente. Santiago Carrillo accede en 1956 a la

Secretaría General del PCE, mientras Dolores Ibarruri se queda como presidenta. Fernando

Claudin, auténtico ideólogo del actual comunismo, es excluido de la Secretaría General, para

beneficio de Santiago

Carrillo. El PCE «claudinista», con Jorge Semprún, se formará en 1965, con gran parte de

afiliados al PSUC. Por otra parte, estará el PCOE, del general Enrique Lister, pro moscovita,

que tomó este nombre después de la segregación del grupo de Eduardo García y Agustín

Gómez.

Los Congresos del PCE números VI y VIl se celebraron, como el V, en Checoslovaquia. En

1960 y 1965 se mantiene la postura de Santiago Carrillo de su «centralización democrática»,

en tanto «que existiera el fascismo». Por otro lado, en esos años Carrillo utilizó sus poderes

para desembarazarse de sus enemigos, e introdujo a sus amigos en los cuadros directivos del

Partido Comunista Español. En el año 1969 expulsó a Eduardo García, jefe de la facción

prosoviética, la más dura, sin consultar al Comité Directivo. Después del Vil Congreso, en 1965,

el Comité Central contaba con 40 miembros de pleno derecho y con 42 suplentes. Pero en

septiembre de 1970, Carrillo, secretario general del PCE, hizo entrar a 29 miembros más para

poder llevar a cabo su proyecto de expulsar a Enrique Lister. Este, como se dijo más atrás,

fundaría el PCOE, recordando el momento histórico de aquel PCOE de 1921.

El VIII Congreso del PCE se celebró en 1972, en Bucarest (Rumania). Tanto allí como en el

Pleno del Comité Central de septiembre de 1973, así como en la Conferencia de los 21

Partidos Comunistas de Europa, celebrada en Bruselas (enero del año 1974) o en el Pleno del

C. C. de Roma (en 1976), la línea eurocomunista actual se mantuvo y en muchos puntos hubo

constante crítica de la ideología emanada de la URSS. Los nombres más próximos a Santiago

Carrillo eran los de Juan Manuel Azcárate, teórico del PCE: Santiago Álvarez, encargado de

relaciones internacionales: Carlos Elvira González, etcétera. Pero en la actualidad muchos de

estos hombres pasarán a un segundo plano ante la nueva política y la legalidad del PCE.

En Consejo de Ministros de 8 de febrero de 1977 se aprobaba un real decreto-ley por el que se

introducían determinadas modificaciones en la ley 21/1976, de 14 de junto, sobre el Derecho de

Asociación Política. En esencia, suponía la nueva norma dejar sin efecto las funciones

legislativas para denegar la inscripción registral de las asociaciones políticas y para imponerles

sanciones pecuniarias. Con ello, la «ventanilla» de Gobernación quedaba atrás. Con la nueva

normativa quedaban legalizados, el 17 de febrero de este año, siete partidos políticos, entre

ellos el PSOE renovado, el PSP, el Liberal, etcétera. Pero el Partido Comunista de España,

inscrito el día 12 de febrero, a los diez días de permanecer la documentación en el Ministerio

de la Gobernación y como era preceptivo, pasaba, en fecha de 22 de febrero, al Tribunal

Supremo, para que la Sala IV, en un mes de plazo, admitiese o denegase la inscripción

definitiva. Luego de un mes y después de varios episodios, entre ellos la muerte del presidente

de la Sala IV, la no aceptación de nuevo presidente propuesto para dicha Sala, y varias

alternativas, se llegó a que el 1 de abril de 1977 el Tribunal Supremo se Inhibiese y se

devolviera el expediente al Gobierno.

Domingo 10 abril 1977

Arriba 9

 

< Volver