Autor: Llansá, Jaume de. 
 Crónica de Cataluña. 
 Gran eco de la dimisión del Ministro de la Marina     
 
 El Alcázar.    14/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

CRÓNICA DE CATALUÑA

GRAN ECO DE LA DIMISIÓN DEL MINISTRO DE MARINA

• Coincidencia general: Suárez no ha cumplido su palabra

• Prácticamente todos los medios recogen la información adelantada por "El Alcázar"

BARCELONA. (Una colaboración especial de JAUME DE LLANSA, por teléfono).— Sin dejar

de mencionar el sensacional y muy sensible robo de más de 1.500 valiosísimas monedas de

oro antiguas —ejemplares únicos, muchas de ellas— del Gabinete de Numismática de

Catalunya, sito en el Museo Moderno, que es el edificio del antiguo Parlament del Parque de la

Ciudadela, dependiente del Ayuntamiento barcelonés, cuya valoración intrínseca asciende a

cien millones de pesetas, aunque su valoración histórica es incalculable, suceso resonante que,

unido a la asombrosa escalada de robos a personas y atracos en establecimientos y entidades

bancarias de estos últimos tiempos, pone de relieve la escalada de la delincuencia y la

criminalidad, así como el bajón del respeto a la autoridad; sin dejar de mencionar lo que

mencionado queda, la noticia —más bien notición— del día en Barcelona, con expansión a

todo el ámbito informativo, político y de comentario de Catalunya, es, sin disputa, la dimisión

segura del prestigioso almirante y consejero nacional, señor Pita da Veiga, de su cargo de

ministro de Marina, y la que parecía probable pero que, se dice aquí y en informaciones

catalanas, no ha sido efectiva por intervención directa del Rey, del titular del departamento del

Aire, teniente general Franco Iribarnegaray, como consecuencia de la legalización del P.C. por

el presidente del Gobierno, franqueados por sus más inmediatos colaboradores políticos los

ministros de Justicia y de la Gobernación.

Todos los diarios importantes de Barcelona, que son los de la mañana, dedican sus portadas y

la casi totalidad de sus principales páginas de Información a la resonante noticia. «Diario de

Barcelona», «El Correo Catalán», «Mundo Diario», «Avui» y «La Vanguardia», se ocupan, con

absoluta prioridad y por encima de todos los demás acontecimientos nacionales y los propios

de Catalunya en el ambiente político, del acontecimiento del día, tal vez de la semana, del mes

y del año, de la dimisión del almirante, de sus posibles o hipotéticas profundas incidencias en

las áreas del Poder, incluso del mismo Palacio de la Zarzuela, así como en las militares, pues

todos los citados diarios, en sus informaciones propias y en las crónicas de sus corresponsales

en Madrid, resaltan la grave preocupación en los medios políticos madrileños y, también, en los

medios militares, con especial mención a la reunión del Consejo Superior del Ejército, con

asistencia de todos los Capitanes Generales de la Región, destacando que no fue presidido por

el ministro del Ejército, teniente general Alvarez Arenas, por «estar en cama enfermo con

gripe», puntualizan.

Nuestro periódico, «EL ALCÁZAR», ha sido en este día 13 y miércoles la «vedette» a la que se

refieren todos, sin exclusión, los periódicos y cronistas madrileños de los mismos, al comunicar

a sus lectores, a todos los españoles de Catalunya, la que, indudablemente, ha sido, repito, la

«noticia del día». Todos, unánimemente, citan a «EL ALCÁZAR» como fuente de la noticia, el

primero de todos en darla al conocimiento público, que, según informan y comunican cronistas

y comentaristas suyos, causó un enorme revuelo en todos los medios políticos e informativos

de Madrid, con especulaciones en cierto modo preocupadas de muchos, de una posible y grave

crisis en el Gobierno por causa del detonante de la legalización del PCE que, apuntan todos, ha

causado profundo disgusto y protestas firmes en muchos altos e intermedios mandos militares,

porque —siguen apuntando— consideran que el presidente del Gobierno —esto está escrito en

informaciones y crónicas— no ha cumplido la palabra que les dio en una reunión que celebró

con aquellos, de que el PCE no sería legalizado, «al menos hasta después de las elecciones».

Así, «Diario de Barcelona», en su portada, además de dar la fotografía del almirante Pita da

Veiga, titula «Reacción a la legalización del PC, dimite Pita da Veiga»; y en el comentario a la

foto dice: «La publicación en «El Alcázar» del rumor —dado como noticia— de las posibles

dimisiones de los ministros de Marina, almirante Pita da Veiga, y Aire, teniente general Franco

Iribarnegaray, como respuesta, a la legalización del Partido Comunista, provocó ayer tarde gran

expectación en los círculos políticos». Y en su primera de tipografía, ocupada en su ochenta

por ciento por la información citada, en una crónica especial de su Redacción en Madrid,

dedica amplios párrafos al acontecimiento valorando la información avanzada por «EL

ALCÁZAR» del que, en un ladillo, dice que estaba «muy informado», puntualizando, con la

intencionalidad que es propia de estos medios catalanes, que «el Órgano de la Confederación

Nacional de Combatientes, considerado por otra parte como el periódico más solvente en

informaciones relacionadas con los viejos círculos franquistas...», por ejemplo demostrativo de

valoración.

«El Correo Catalán» igualmente en su portada, con las fotos de los dos ilustres militares, bajo

los títulos de «Quizá por desacuerdo con la legalización del Partido Comunista, se asegura que

Pita da Veiga ha presentado su dimisión a Suárez», comenta, debajo: «El almirante Pita da

Veiga, titular de la Cartera de Marina, habría presentado ayer su dimisión al presidente del

Gobierno, Adolfo Suárez, a tenor de los rumores que circularon ayer por Madrid y la

información publicada por el vespertino ultraderechista «El Alcázar», que daba también como

posible la dimisión del ministro del Aire, teniente general Francisco Iribarnegaray». Y en su

primera de tipografía, en el contexto de la amplia información que facilita, señala: «De otra

parte, el vespertino madrileño «El Alcázar» adelantaba ayer la noticia de la dimisión de los

ministros del Aire y de Marina, en la que se decía «que según informaciones oficiosas, los

ministros del Aire y de Marina han presentado la dimisión...». Y en un ladillo, añadía: «Causas:

la legalización del P.C.». «La información íntegra publicada en «ÉL ALCÁZAR» es la

siguiente...» Y la da a continuación.

Más amplia, en relación con el grave asunto y con nuestro periódico, es la información de

«Mundo Diario». Este periódico del «Grupo» del senyor Auger, en su primera con

sensacionales titulares y a toda página, dice: «Dos días después de la legalización del P.C.E.,

dimite el ministro de Marina». Debajo, su cronista madrileño, Pedro Calvo Hernando, inicia su

crónica así: «Desde el momento en que apareció en «El Alcázar» la noticia o rumor de las

dimisiones de los ministros de Marina y del Aire, en relación con la reciente legalización del

Partido Comunista, la tarde madrileña se convirtió en una gran feria de especulaciones e

inquietudes entre toda la clase política y todos los medios informativos». Continúa

en la página segunda la crónica, bajo los siguientes titulares: «Escrita por Pita, «El Alcázar»

tiene la carta de dimisión», «Suárez contactó con altos mandos del Ejército, el viernes y el

sábado, con motivo de la legalización del P.C.E.». Y en una parte importante del texto, añade:

«Lo que sí parece seguró es que la carta la tienen en «El Alcázar», aunque se habían

comprometido a no facilitarla a nadie. Parece que el almirante (en ella) explica los

razonamientos de su dimisión y que, efectivamente, se trata de un acto de protesta por la

legalización del Partido Comunista. Se ha dicho que algunos capitanes de Navio habrían

influido en el ánimo del ministro para tomar su decisión».

El diario catalán, y en catalán, «Avui» (y yo traduzco al idioma nacional para mejor

comprensión de todos los lectores), en su primera página, en la que da la foto del hasta ahora

ministro de Marina, informa: «El diario «El Alcázar», Órgano de la Confederación Nacional de

Combatientes que preside Girón de Velasco, salió ayer dando la noticia de la dimisión de los

ministros de Marina, Gabriel Pita da Veiga, y del Aire, Carlos Franco Iribarnegaray, por la

legalización del P.C.E.... La nota que publicaba «El Alcázar» decía textualmente...», y la inserta

íntegra. Y en su segunda página publica la crónica de su corresponsal en Madrid, Josep M.

Sanrnartí; en la que éste dice: «El diario de extrema derecha «El Alcázar» liberó la máquina de

los rumores al estimar que, según sus fuentes, los ministros de! Aire, teniente general Franco

Iribarnegaray, y el de Marina, almirante Gabriel Kita da Veiga, habrían presentado su dimisión

como miembros del Gobierno, y que desconocía la actitud del ministro del Ejército, teniente

general Arenas AlvarezPacheco — (lo doy como está escrito en «Avui», aunque la colocación

de los apellidos no es correcta)— que está enfermo de gripe. La nota de «El Alcázar» aducía

que el motivo aparente " de estas dimisiones era la reciente legalización del P.C.E.». «La

Vanguardia», finalmente, por su parte, sin dar al acontecimiento el tratamiento estruendoso de

sus otros colegas, y presentándolo, incluso en su portada, con seriedad, en la información al

respecto, que inicia en la primera de tipografía, en la segunda dice: «El vespertino «El

Alcázar», Órgano de la Confederación Nacional de Combatientes, insertaba hoy en su primera

página la siguiente información...», dando, seguidamente y en negritas, el texto íntegro de la

información de nuestro periódico.

UNAS BREVES APOSTILLAS COMPLEMENTARIAS

He podido, detectar —y no puedo concretar más, por razones obvias y por respeto a

personas— un vivo malestar en medios militares de Catalunya, en relación con la legalización

del P.C.E.; hay disgusto visible en mandos diversos del escalafón de las varias Armas, y no

sólo, por cierto, en mandos de edades próximas a situaciones de dejación de mando activo, y

sí en oficiales jóvenes; si bien es cierto, asimismo, que están conteniéndose muchos de ellos, a

la espera de «clarificaciones» o de «situaciones menos complejas». No puedo decir más.

Jordi Pujol —y el que lo ha dicho exige, por quien corresponda, una aclaración urgente— ha

dicho ayer a un periodista que no le había sorprendido la legalización mentada del P.C.E., y

añadió: «Algún día contare incluso una anécdota muy ilustrativa que demuestra el deseo del

propio presidente del Gobierno para asegurar la legalización del P.C.E. Pero ahora quizá no

sería oportuno». ¿Está clara la alusión para quién corresponda?

 

< Volver