Información política. 
 Un golpe de Estado     
 
 El Alcázar.    12/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

INFORMACIÓN POLÍTICA

UN GOLPE DE ESTADO

Golpe de Estado. Con esta meridiana claridad semántica sin lugar a equívocos. Fraga Iribarne

ha sentenciado la situación creada con la legalización del Partido Comunista, según informa la

agencia Logos. Lástima que no lo percibiera con idéntica nitidez a la hora de otorgar un voto de

confianza a un Gobierno como el actual que, como resulta evidente, no tiene límite en sus

componendas. Se dice que el Gabinete Suárez ha otorgado a la nación prueba de su

credibilidad democrática, cuando resulta que ha quedado en evidencia la medida de su

dignidad trucando discrecionalmente sus compromisos y su palabra. Suárez ha roto la baraja

reconociendo al PCE y ha puesto el tren de la reforma y la transición en la vía muerta del

abismo. No, no es literatura. Con una fuerza militante adiestrada y debidamente remunerada

como la del PCE es inconcebible pensar, siquiera remotamente, en la posibilidad de unas

elecciones limpias, en un juego alternativo de poder, en un ordenado régimen parlamentario y

en la salvaguardia de las garantías ciudadanas. Empieza la cuenta atrás. El día D llegará en

cuanto el PCE esté convencido de que tiene la fuerza suficiente para tirar la careta. ¿Y

entonces?.

Está claro lo que ocurrirá entonces. Todos los países del mundo dominados por la hoz y el

martillo pueden servir de muestra. Mientras tanto, el 126 de Gobernación prosigue su

estrategia. Por lo pronto, en breve celebrará una fiesta campestre, quizá en la Casa de Campo,

para festejar su legalización, con asistencia, por supuesto, de los santones del Partido. Dolores

Ibarruri quizá llegue esta misma semana, con Alberti, Arrabal, y otros "pertinaces luchadores

contra el fascismo". Y, por supuesto, Carrillo, con su democrático Cadillac rumano.

En tanto, podría perfilarse por parte de Alianza Popular y otros grupos políticos, como

respuesta, un veto rotundo a cualquier intervención directa de Suárez como candidato electoral,

que, para ser efectivo debería complementarse con la plasmación de un bloque nacional entre

todas las fuerzas afines al 18 de julio. Redunda en lo primero un despacho de Cifra anticipando

que, efectivamente, el presidente del Gobierno no acudirá a la contienda electoral. En cuan

to a lo segundo, apremia acelerar las conversaciones en marcha. No hay otra alternativa

posible. Es simplemente, una cuestión de patriotismo ante la liquidación del Estado y de las

Instituciones que no puede admitir dilaciones.

Pero mientras, el Gobierno de una muestra más de su inoperancia y candidez permitiendo

impunemente que los marxistas campen por sus respetos y siembren el desorden ciudadano.

El PCE se muestra de esta manera como lo que realmente es: una fuerza agitadora dispuesta

a cualquier movilización de masas para condicionar el poder y presionar sobre la actividad

ciudadana. No es casual que se haya pretendido formar ayer barricadas en la calle de San

Bernando, ni que se enarbolaran banderas republicanas, ni que se insultara a las Fuerzas del

Orden Público y al Ejército. El comunismo ha posado de nuevo su bota en España, y no

descansará hasta arrancar de raíz cualquier obstáculo que se ponga a su predominio absoluto.

Si puede, claro.

 

< Volver