Autor: EULOGIO. 
   Lo resucitado con el P.C.E.     
 
 El Alcázar.    12/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

LO RESUCITADO CON EL P.C.E.

Cuando los católicos nos aprestábamos a celebrar al Resucitado y la Resurección de Jesucristo, el

Gobierno de Su Majestad Católica ha querido que lo resucitado sea el comunismo en España. A eso

equivale su legalización: "Se ha hecho lo que procedía", sentencia editorialmente el diario católico "Ya",

en esto, anticatólico.

A mí se me antoja que se ha hecho lo que procede según la legalidad liberalista; pero no se ha hecho lo

que procede, conforme a la moralidad católica.

En efecto, viene a decir la legalidad, la resolución gubernativa:

Resultando que tratamos de instaurar una democracia liberal, y considerando que el Partido Comunista de

España contribuye a la instauración de la democracia liberal.

El Ministerio de la Gobernación decide que el Partido Comunista de España sea legalizado.

Ahora bien, un Gobierno de Su Majestad Católica, legitimada como tal recientemente por Pablo VI,

debería haber procedido o discurrido de esta manera, conforme a la moralidad católica:

Resultando que tratamos de instaurar el régimen (democrático o no democrático) que mejor conduzca al

bien común y que mejor respete y consiga hacer respetar la ley moral; y considerando que "El comunismo

es intrínsecamente perverso" (según lo calificó en su encíclica "Divini Redemptoris" Pió XI) e

"incompatible con la fe católica" (según lo ha estimado Pablo VI en su Carta "Octogésima Adveniens").

El Ministerio de la Gobernación encuentra que el comunismo ha de ser declarado fuera de la ley y penado

por la ley como todo cuanto es "intrínsecamente perverso".

André Malraux, izquierdista, nos explica en sus "Antimemorias" que el liberalismo y el juego

parlamentario están condenados a muerte en todos los países en donde exista un Partido Comunista

potente, porque los comunistas no juegan limpio, y no marcha un juego en que alguien hace trampa.

Nuestro Gobierno, ¿es que cree que los comunistas han renunciado a los objetivos comunistas, o es que

quiere que la democracia española se juegue con trampas? ¿Se da cuenta el Gobierno de la

responsabilidad que contrae resucitando, liberando el poder comunista?

EULOGIO.

 

< Volver