Ante la dimisión del ministro de Marina. 
 Suárez controla la crisis     
 
 Diario 16.    13/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 35. 

2/INFORMACION GENERAL

Miércoles 13abril 77/1

Ante la dimisión del ministro de Marina

Suárez controla la crisis

MADRID, 13 (D16). — El "Boletín Oficial del Estado" puede publicar mañana jueves el nombre del

nuevo ministro de Marina, con lo que se cerraría la "crisis" gubernamental producida par la dimisión del

almirante Pita da Veiga, según dijeron esta mañana a D16 fuentes próximas a Presidencia del Gobierno.

Aunque Pita Da Veiga se encontraba esta mañana en su despacho oficial en el Ministerio, su dimisión es

"irrevocable", según fuentes oficiosas. El ministro dimitido por su frontal oposición a la legalización del

PCE, conversó anoche durante más de dos horas con el vicepresidente primero del Gobierno para asuntos

de Defensa, teniente general Manuel Gutiérrez Mellado.

El presidente Suárez, que ha conseguido limitar los efectos de la crisis deteniendo supuestas nuevas

dimisiones militares a alto nivel, dedadas por algunos sectores civiles derechistas, se entrevistó ayer con

el Rey en el palacio de la Zarzuela para tratar sobre la crisis.

La oficina de prensa del Ministerio de Marina informó esta mañana que no hay nada oficial que decir

sobre el tema.

Un portavoz del Ministerio del Ejército informó que la situación parece mejor y se respira tranquilidad.

No estaba prevista para esta mañana ninguna reunión de organismos militares de alto nivel.

En el Ministerio del Ejército no se pudo confirmar si el ministro, teniente general Alvarez Arenas, que se

encontraba ayer ligeramente indispuesto, había acudido a su despacho oficial. El ministro tiene su

vivienda particular en la sede del Ministerio.

Ultimo ministro de Franco

El último ministro de mi Gobierno de Franco todavía en activo, Gabriel Pita da Veiga, do sesenta y ocho

años de edad, casado y padre de nueve hijos, provocó ayer una grave tensión política al presentar su

dimisión por la legalización del Partido Comunista de España (PCE).

El almirante Pita da Veiga, nombrado ministro de Marina por el almirante Luis Carrero Blanco el 11 de

junio de 1973, que todavía permanecía en el Gobierno, dirigió el lunes al presidente Adolfo Suárez, una

carta que fue calificada como "de queja" en medios oficiales consultados por D16.

En esta carta, el ministro u firma que no puede permanecer en un Goberno que ha legalizado al Partido

Comunista. Mantiene también que en la reunión celebrada el 8 de septiembre de 1976 por el presidente

Suárez con los altos cargas militares del país para explicarles las directrices de la reforma, el presidente

hizo la promesa de no legalizar al Partido Comunista. Fuentes de Presidencia han desmentido que tal

promesa se formulara.

El ministro dice en la carta que la Marina fue, dentro de las Fuerzas Armadas, la que más directamente

sufrió las consecuencias de la guerra civil.

"El Alcázar´´ se anticipa

La dimisión del ministro de Marina fue difundida a nivel de rumor durante la noche del lunes, pero sólo

un diario madrileño la recogió ayer, "El Alcázar", órgano de la Confederación Nacional de Combatientes,

que en primera página anunciaba también la dimisión del ministro del Aire, teniente general Carlos

Franco Iribarnegaray.

Este rumor publicado en "El Alcázar" fue calificado por una fuente militar, consultada por D16, como una

posible "acción psicológica". Durante la tarde da ayer, los rumores llegaron a afirmar que los tres

ministros militares, incluido el del Ejército. teniente general Félix AlvarezArenas, que se encontraba

enfermo, habían presentado su dimisión.

A última hora, sin embargo, sólo podía confirmarse la dimisión del ministro de Marina y se recibía

desmentidos sobre los otros dos Bupuestos. Incluso la dimisión del primero no se daba "oficialmente"

cernió confirmada hasta tanto no fuera admitida y, por tanto, firme.

Medios políticos Juzgaban anoche este suceso político como el resultado de una presión de fuerzas

derechistas, sorprendidas por la legalización del PCE. Sin embargo, estas presiones no pudieron sor

confirmadas plenamente.

Fraga al fondo

Las sospechas de los grupos políticos estaban basadas en las duras declaraciones realizadas por Manuel

Fraga Iribarne, líder de Alianza Popular (AP), durante el fin de semana. Para Fraga, la legalización del

PCE ha sido "un verdadero golpe de Estado, un grave error político y una farsa jurídico, que quiebra la

legalidad y la legitimidad".

"Puede afirmarse —decía Fraga— que la legalización del Partido Comunista es un verdadero golpe de

Estado, que ha transformado la reforma en ruptura y que ha quebrado a la vez la legalidad y la

legitimidad."

Fuentes informadas dijeron a D16 que algunos miembros de la derechista Alianza Popular habían llamado

la atención de ciertos mandos militares sobre la legalización del Partido Comunista, decidida por el

Ministerio de la Gobernación el Sábado Santo, tras pedir dictamen al fiscal del Reino y a la Junta de

Fiscales Generales.

Al mismo tiempo, otras fuentes manifestaron que miembros de Fuerza Nueva, organización

ultraderechista dirigida por Blas Pinar, había realizado acciones similares entre miembros del Ejército.

Militares reunidos

Tras la presentación de la carta del almirante Pita da Veiga, que se produjo el lunes, se reunió el Consejo

Superior del Ejército, bajo la presidencia del teniente general José Vega Rodríguez, Jefe del Estado

Mayor del Ejército.

Aunque no se produjo información oficial sobre esta sesión, medios informados dijeron que tenía relación

con la dimisión del almirante Pita da Veiga y sus causas.

Las fuentes consultadas por D16 manifestaron anoche que el teniente general Vega y el teniente general

Antonio Ibáñez Freiré, director general de la Guardia Civil, informaron a los miembros del Consejo

Superior del Ejército sobre las razones que impulsaron la legalización del PCE y el modo como se

produjo.

Al parecer, los tenientes generales citados afirmaron que no fue el Gobierno quien legalizó al PCE (por

tanto, de la decisión no son solidariamente responsables todos los miembros del Gobierno), sino el

ministro de la Gober nación, Rodolfo Martín Villa, que tiene compotencia, de acuerdo con el decrctoley

de 8 de febrero sobre el derecho de Asociación Política.

El Gobierno ha sido escrupuloso, según el informe expuesto en la reunión, tal como fue comunicado a

D16 por las fuentes citadas. Y en la decisión de legalizar al PCE no hay cuenta que pedir a los ministros

militares.

La Armada, con Pila

Otras fuentes informaron .que el bines se reunieren los miembros que forman el Consejo Superior de la

Armada. Fue el limes cuando el almiraníe Pita da Veiga dirigió su carta de dimisión. También se dijo a

D16 que sectores de la Marina se muestran de acuerdo con la actitud del ministro dimisionario.

Se tienen noticias de varias reuniones de militares en distintos lugares. En la mañana de ayer se citaron en

la Capitanía de la I Región Militar (Madrid) los generales de la guarnición de la capital y, segiín medios

informados, rrmnifesiaron su descontento por la legalización del PCE.

Uno de los argumentos empicados en círculos militares para sostener este descontento radica en que el

Gobierno Suárez, según algunas versiones, había garantizado en cierta ocasión que el PCE no sería

legalizado.

A la reunión de Capitanía de ayer asistió el general de división Jaime Miláns del Boch, jefe de la División

Acorazada, que hasta ayer desempeñaba el cargo de capitán general en funciones de Madrid, por ausencia

del teniente general Federico Gómez de Salazar.

En está sesión se sugirió, al parecer, solicitar la opinión de otros estraños militares sobre la decisión de

legalizar al PCE.

Puentes jurídicas apuntaron anoche que si esta acción se lleva a cabo se podría poner a los oficiales en

riesgo de delinquir, ya que el Código Marcial califica, como falta grave la crítica a las decisiones del

Gobierno.

Militares: Prohibida la política

El decretoley por el que se regula el ejercicio de actividades políticas y sindicales de los componentes de

las Fuerzas Armadas dice en su artículo primero que "Quedan prohibidas las acti

vidades políticas o sindicales dentro de los recintos, establecimientos, buques y aeronaves de las

Fuerzas Armadas".

Añade en el ariiculo segundo que ´´Quienes con carácter profesional formen parte de las Fuerzas Armadas,

cualquiera que sea su empleo y situación, no podrán, salvo lo establecido en el artículo quinto (...)

expresar públicamente, en cualquier forma, opiniones de carácter político o sindical en relación con las

distintas opciones de partido, grupo, asociación u organización"

El Rey, con el ministro del Aire

El Rey Don Juan Carlos recibió ayer en el palacio de La Zarzuela al ministro del Aire, teniente general

Carlos Franco Iríbarnegaray, de cuya dimisión se rumoreó durante el día. Su dimisión no fue confirmada

y a última hora fue desmentida.

GUTIERREZ MELLADO REGRESO RAPIDAMENTE DE CANARIAS

MADRID, 13 (D16). — El teniente general Gutiérrez Mellado, vicepresidente para asuntos de la Defensa,

volvió ayer inesperadamente a Madrid, al multiplicarse los rumores sobre posibles dimisiones de

ministros militares.

Gutiérrez Mellado tenía previsto prolongar hasta el viernes su visita oficial a Canarias, pero una llamada

urgente desde Madrid le hizo cambiar de planes.

Según fuentes oficiosas, el ministro de Marina, almirante Pita da Veiga, se entrevistó por la noche, entre

nueve y once con el vicepresidente Gutierrez, Mellado.

ENTREVISTA SUAREZFERNANDEZ MIRANDA

MADRID, 13 (D16). _ A última hora de ayer se reunieron en el Palacio de la Moncloa el presidente del

Gobierno y el de lajs Cortes. Adolfo Suárez y Torcuato PernándezMiranda.

También en las Cortes se reunió ayer tarde hasta la? nueve de la noche una ponencia de la Comisión de

Defensa, que preside el general Galera Panlagua. Al término de la reunión, a la que asistió el general

Castañón de Mena, se informó que la sesión era de trámite y estaba convocada con anterioridad.

 

< Volver