Continúa la tensión política     
 
 Ya.    14/04/1977.  Página: ?,6. Páginas: 2. Párrafos: 33. 

Jueves 14 abril 1977. Año XMII. Núm. 12.074

Continúa la tensión política

Dimite el subsecretario de la Marina Mercante • Se solidariza con la actitud adoptada por el ministro de

Marina

El Consejo Superior del Ejército no ve con ogro do la legalización del Partido Comunista, pero

la acepta por patriotismo y como servicio a la Patria • Dice al Gobierno que el Ejército está

indisolublemente unido en la defensa de la unidad de la Patria, de la bandera nacional, de la

permanencia de la Corona y del buen nombre y disciplina del Ejército

La tensión política originada por la noticia de la dimisión del ministro de Marina, almirante Pita da

Veiga—noticia no desmentida hasta el momento y que fuentes allegúelas al ministro han calificado de

"irrevocable"—, aumentó en la jornada de ayer, donde los rumores de otros ceses a alto nivel circularon

profusamente, sembrando contusión, inquietud y desconcierto. Incluso se habló en un principio—noticias

posteriores demostraron la inexactitud de tal rumor—de inquietud en los diversos departamentos

marítimos.

A última hora de la tarde se confirmó la dimisión del almirante don Enrique Amador Franco,

subsecretario de la Marina Mercante, por las mismas razones que el ministro de Marina es decir la

legalización por el Gobierno del Partido Comunista. Otras dimisiones que se anunciaron en el Ministerio

de Marina no fueron confirmadas.

MOMENTO PREOCUPANTE

Parece ser que el objetivo principal del Gobierno en estos momentos es detener la crisis o la cadena de

posibles dimisiones en altos jefes de las Fuerzas Armadas, especialmente, se dice, en la Marina. Que el

momento es preocupante asi parece confirmarlo la inquietud que reina cu determinados ambientes

políticos. A ello puede corresponder el almuerzo que el presidente del Gobierno tuvo con Su Majestad el

Rey el martes pasado, cuando la dimisión del ministro de Marina eia más que un rumor.

EL VICEPRESIDENTE PRIMERO, CON EL SEÑOR SUAREZ

El presidente del Gobierno despachó ayer con el vicepresidente primero para Asuntos de la Defensa,

teniente general Gutierrez Mellado, que, según estaba programado, debería permanecer en viaje oficial de

visita al archipiélago canario hasta hoy jueves y que el martes regresó a Madrid al difundirse la dimisión

del ministro de Marina. Dicha entrevista con el presidente del Gobierno fue? calificada como de rutinaria.

Pero el teniente general Gutiérrez Mellado se había entrevistado con anterioridad con el dimisionario

ministro de Marina.

REUNION DE JEFES DE LA GUARNICION DE MADRID

Parece confirmarse que en la mañana del martes hubo una reunión en la Capitanía General de Madrid en

la que participaron loe mandos de la guarnición de Madrid. En dicha reunión se habló del acuerdo

adoptado por el Gobierno respecto a la legalización del Partido Comunista. Con respecto a esta reunión de

los mandos de las unidades de la Primera Región Militar, hay que enlazarla con uno de los puntos

adoptados por el Consejo Supremo del Ejército, reunido horas después: desagrado por la legalización del

Partido Comunista y anuncio al Gobierno de que el Ejército está indisolublemente unido en la defensa de

la unidad de la Patria, de la bandera nacional, de la pemanencia de la Corona y del buen nombre y

disciplina del Ejército.

En la jornada de ayer el Rey recibió en despacho al ministro de Trabajo, señor Rengifo Calderón.

No se conocen, a nivel oficial, otras visitas.

DESPACHO DEL PRESIDENTE DEL GOBIERNO

En cuanto al presidente del Gobierno, suspendió, sin que se explicase oficialmente el motivo, la

programada entrevista que iba a mantener, a la una y media de la tarde de ayer, con el canciller de Costa

Rica, señor Fació. Sin embargo, fuentes próximas a Presidencia anunciaban que la jornada del señor

Suárez había transcurrido con normalidad y que el presidente inició su tarea a la hora habitual.

El señor Suárez recibió, en cambio, al gobernador del estado de Guana juato (Méjico), don Luis Coing, y

despachó más tarde, además de con el vicepresidente primero, teniente general Gutiérrez Mellado, con los

ministros de la Gobernación, señor Martín Villa, y secretario general del Gobierno, Señor García López.

En cuanto al subsecretario de la Marina Mercante, almirante Amador Franco, pese a haber notificado su

dimisión, continuó desarrollando su actividad normal. Sobre las cinco de la tarde se reunió con el ministro

de Comercio y con armadores y autoridades españolas y mauritanas, que celebran conversaciones para

una mayor cooperación económica entre Mauritania y y España.

AMBIENTE DE TENSION POLÍTICA

El ambiente de tensión política continuaba al cerrarse la jornada de ayer. Tensión política acrecentada por

los rumores, por la no confirmación oficial de la dimisión del ministro de Marina y por el silencio, hasta

ahora, de nombramiento de un sucesor para el titular de aquel Departamento.

Irrevocable la dimisión del ministro de Marina

La noticia de la dimisión del ministro de Marina, almirante Pita da Veiga, no ha sido desmentida hasta el

momento; es más, en círculos próximos al ministro se ha calificado tal decisión "como irrevocable". A esa

dimisión, y por las mismag causas—la legalización del Partido Comunista Español—, hay que añadir la

producida ayer, la del almirante don Enrique Amador Franco, subsecretario de la Marina Mercante.

Respecto a la dimisión del ministro de Marina circuló ayer el rumor de que iba a reunirse el Con

sejo Superior de la Armada para tratar de la renuncia del almirante Pita da Veiga. Sin embargo, la oficina

de Prensa del Ministerio de Marina salió al paso de tal rumor, afirmando que no estaba convocado el

Consejo y que no se encontraban en Madrid, como se había afirmado, los almirantes jefes de los

departamentos marítimos.

TRANQUILIDAD. EN LOS DEPARTAMENTOS MARÍTIMOS

Es más, a media mañana circuló el rumor de que en los departamentos marítimos había cierta

intranquilidad motivada por las causas de la dimisión del ministro de Marina. Horas después nos llegaban

a este respecto diversos despachos negando aquel supuesto. Así, según Logos, la noticia de la dimisión

del ministro de Marina sorprendió en la base naval de San Fernando, en Cádiz, pero la actitud de la zona

marítima era de tranquilidad, y el almirante don Vicente Alberto Lloverás, capitán general de la zona

marítima del Estrecho, ha permanecido en su despacho oficial trabajando normalmente durante toda la

mañana.

También la misma agencia comunicaba que en la base naval de El Ferrol del Caudillo reinaba la más

absoluta tranquilidad. Es más, el capitán general de la zona marítima del Cantábrico, almirante don Pedro

Español Iglesias, trabajó en su despacho durante toda la mañana, lo que desmentía los rumorea referentes

a que el almirante se había desplazado a Madrid.

Por otra parte, un portavoz de la secretaría de aquella Capitanía General manifestó que se mantenían

contactos telefónicos con Madrid, pero que, oficialmente, nada se sabía en relación con el nombramiento

del nuevo ministro de Marina.

Igual tranquilidad transcurría en el departamento marítimo del Mediterráneo.

En Madrid, durante el día de ayer, se daban los siguientes nombres para sustituir al dimisionario ministro

de Marina: almirante don Carlos Buhigas García, jefe del Estado Mayor de la Armada; almirante

GonzálezAller, jefe de la Región Central del Ministerio de Marina, y almirante don Francisco Javier de

Elizalde y Leániz, jefe del departamento marítimo del Mediterráneo.

En relación con el Alto Mando de las fuerzas navales que en la tarde del martes estuvo en el palacio de la

Zarzuela y se entrevistó con Su Majestad el Rey, parece que fue, según nuestras noticias, el

contraalmirante don Ángel Liberal Lucini, jefe del Mando de Escoltas de la Flota Española.

ACTIVIDAD DE LOS MINISTROS MILITARES

Por otra parte, el dimitido ministro de Marina, almirante Pita da Veiga, desarrolló ayer eu jornada de

trabajo en eu despacho oficial, sin que se hubiese producido variación alguna en el desarrollo de la

jornada. Según la agencia Cifra, las fuentes autorizadas consultadas por la agencia han afirmado

desconocer oficialmente la dimisión del ministro de Marina.

Parece ser que ayer se entrevistaron el vicepresidente primero del Gobierno, teniente general Gutiérrez

Mellado, y el ministro de Marina, almirante Pita da Veiga.

Según Logos, medios allegados al Ministerio del Aire calificaron como "producto de la imaginación de

algún periodista" la posible dimisión del titular del Departamento, teniente general Franco Iribarnegaray,

el cual, afirman dichos medios, pasó la jornada de ayer en su despacho "con toda normalidad", sin que

ninguna circunstancia haya merecido especial atención. Es más, se dijo que el ministro había manifestado

su repulsa ante la reiterada divulgación del rumor de su dimisión.

En cuanto al ministro del Ejército, teniente general AlvarezArenas, pasó la jornada de ayer en su

despacho oficial, pese a la fuerte afección gripal que le aqueja, según dice Logos. En medios bien

informados del Ministerio se aclaró que el ministro "no salió a la calle para nada, ni siquiera para visitar

la capilla ardiente de su consuegro, fallecido ayer en una clínica madrileña". Se subrayó que el ministro

no se entrevistó con el presidente del Gobierno.

En cambio, en algunos círculos se difundió el comentario, que no pudimos confirmar, de que el ministro

del Ejército había almorzado en su residencia con el jefe de la División Acorazada "Brúñete", general

Miláns del Bochs.

Respecto a ministros civiles, fuentes próximas al Ministerio de la Vivienda han desmentido, según Cifra,

el rumor de que el titular del departamento, señor Lozano Vicente, hubiese presentado su dimisión y que

posteriormente la había retirado.

Cifra facilitó una información en la que—dice—una persona allegada al ministro de Justicia, señor

Lavilla Alsina, mostró su sorpresa y perplejidad ante el rumor de que el ministro había presentado la

dimisión. En aquel momento—agrega la agencia—el señor Lavilla Alsina despachaba asuntos de su

competencia con sus colaboradores más inmediatos.

EL CONSEJO SUPERIOR DEL EJERCITO

Parece ser que el Consejo Superior del Ejército, en su reunión del martes, aprobó una declaración en la

que se dice que todo el Consejo no ve con agrado la legalización del Partido Comunista y expresa su

repulsa por el hecho, que acepta por patriotismo y como un deber de servicio a la Patria.

El Consejo, según hemos podido saber, estima que el Gobierno debe de ser informado de que el Ejército

está indisolublemente unido en la defensa de la unidad de la Patria, de la bandera nacional, de la

permanencia de la Corona y del buen nombre y disciplina del Ejército.

Por otra parte, en círculos políticos se comenta que, a propósito de la legalización del Partido Comunista,

el Consejo Superior del Ejército ha enviado una carta al presidente del Gobierno, calificada por algunos

como dura. Hay quienes añaden que también dirigió una carta al Rey en torno al mismo tema.

Terminada la reunión del Consejo Superior del Ejército, loe capitanes generales regresaron a sus lugares

de residencia.

INTERPRETACIÓN DEL CESE DEL MINISTRO DE MARINA

La agencia Logos informa de que en el Alto Estado Mayor no se detectó ningún movimiento especial

durante el día de ayer y que la mayor parte de los ministros ha» trabajado normalmente en sus despachos

respectivos. Incluso—añade—los grupos políticos de izqulerdaa, incluido el Partido Comunista, han

aflojado la presión ejercida en días anteriores. Se asegura, incluso, que pretenden que la próxima llegada a

España de La Pasionaria sea sin recibimiento masivo en el aeropuerto de Barajas, por lo que incluso se

mantendría en eilencio el día y la hora.

En cuanto a la interpretación de la dimisión del ministro de Marina, la agencia la enfoca hacia dos hechos:

la reunión del presidente Suárez con los altos mandos militares el 8 de septiembre del año pasado, en la

que se dio la promesa de no legalizar al Partido Comunista, y a la sesión, en trámite de urgencia, de las

Cortes el 14 de Julio del mismo año para aprobar una modificación del Código Penal, sesión en la que el

ponente del dictamen, señor Escrivá de Romaní, afirmó que con el nuevo artículo 3.72 del Código Penal

se condenaba como asociación ilícita al Partido Comunista.

Manifestación en apoyo al Ejército

TOLEDO. (Logos.) — Hacia las nueve de la noche, una larga caravana de vehículos se manifestó por las

calles de la ciudad portando banderas nacionales, de Falange y de Fuerza Nueva.

Los vehículos salieron de la plaza de toros y llegaron hasta la céntrica plaza de Zocodover. que cruzaron,

dando los ocupantes gritos de "España unida, jamás será vencida", y con los brazos en alto & través de las

ventanillas de los automóviles.

La manifestación era en apoyo al Ejército y adhesión al ministro de Marina, almirante Pita da Veiga.

 

< Volver