La dimisión de Pita da Veiga ha repercutido en la escena política     
 
 Ya.    14/04/1977.  Página: 7,8. Páginas: 2. Párrafos: 11. 

Pag. 7 ya

Carta abierta de Augusto Assía

LA DIMISION DE PITA DA VEIGA HA REPERCUTIDO EN LA ESCENA POLITICA

• En uno monarquía democrática, dimitir constituye un procedimiento natural de dinámica política

• Aquí hay que buscar para ministros buenos administradores que a la vez sean bue

nos "dimitidores"

Querido director:

La práctica de la inglesa y la República Federal Alemana, así como la de la mayoría de las monarquías

constitucionales, según la cual los militares no deben ser, en general, ministros, pero, en particular, no lo

pueden ser de aquellas armas a las que pertenecen. ¿Es menos caprichosa de lo que, a primera vista,

podría parecer? Esta es la primera cuestión que, mirándola a través de un prisma europeo, el cual, como

usted sabe, es aquel a través del que, para desesperación de no pocos carpetovetónicos, me gusta mirar o

mí nuestras cosas, ésto es —digo—la primera c u e s t ión que surge de la dimisión de mi ilustre y

admirado paisano el almirante Pita da Veiga.

Si Pita da Veiga fuera un abogado del Estado o un ingeniero agrónomo, su dimisión sería la cosa más

normal del mundo en una monarquía democrática donde es costumbre, al revés de las dictaduras, que un

ministro dimita cuando el Gobierno de que participa adopta una medida con la que no está conforme. El

abogado del Estado o el ingeniero agrónomo Pita da Veiga habría dimitido el Ministerio de Marina sin

que a nadie pudiera ocurrirsele implicar a la escuadra en el reconocimiento o no reconocimiento del

Partido Comunista como ha ocurrido ahora con el almirante.

LOS MINISTROS NO SE HACEN PARA DIMITIR Si a usted, le peta, quizá usted, querido director, o

quisa uno cualquiera de los lectores, si asimismo le peta, pudiera objetar que los ministros no se hacen

para dimitir, sino para administrar los Ministerios, y no es fácil que, en el caso del de la Marina, un

ingeniero agrónomo o un abogado del Es. tado hubiera podido administrar tan bien y con tanto éxi

to como, sin duda alguna, lo ha hecho durante todo este difícil período de la histora de España el

almirante. Los ministros no se hacen para dimitir, sino para administrar. Con. forme. Pero lo que no debe

ser ignorado es que, en una monarquía democrática, dimitir constituye, al revés que ocurrió durante los

últimos cuarenta años, un procedimiento natural de la dinámica política. Ignorar una modificación tal de

las cosas, lo más fácil es que traiga consecuencias que, al no estar previstas, resulten perjudiciales a la

consolidación de la monarquía y no sólo a la neutralidad,, sino al respeto, envuelto en el misterio, de qne

en una democracia han de es tar rodeadas las opiniones de las Fuerzas Armadas.

Una de las cosas que no han existido aquí durante cuarenta años y que existen ahora es lo libre facultad

de dimitir y, por tanto, es, en mi opinión, uno de los cambios con los que hay que contar si hemos de

evitar que nuestra democracia y nuestra Monarquía revistan de una apariencia de riña de gallos lo que no

es si no la entrada a participar en la dinámica política europea.

Si la dimisión del almirante Pila da Veiga resulta dramática contemplada desde los cuarenta años de

franquismo, resulta normal contemplada desde cualquier escenario monárquico y democrático europeo.

Y eso, no sólo a causa de que, como en Inglaterra o en la, República Federal Alemana, un almirante no

podría nunca ser ministro de la Marina, sino porque, aún en los países democráticos donde un almirante

pudiera serlo como, por ejemplo, en Francia, el Presidente de la República tiene buen cuidado, en primer

lugar, de que la designación recaiga sobre un hombre de opiniones muy diluidas, y en segundo, que si un

general o un almirante que forman parte del Gobierno se deciden a dimitir, lo Hagan buscando la manera

de que no sea fácil precisar las causas.

Aquí, en fin, querido director, hay que seguir buscando para ministros, cuino buscaba Franco, buenos

administradores; eso, desde luego, pero también hay que buscar gentes que sean, si se me permite el

neologismo, buenos "dimitidores" y no gentes cuya dimisión sea susceptible. Independientemente,

incluso, de su voluntad, como en el caso del almirante Pita da Veiga, de implicaciones desmedidas y

efectos que, en una Monarquía bien organiszada y una democracia real, nadie, ninguna persona, del Rey

abajo, debe poder ejercer.

Yo bien sé, querido director, que como tantas otras cosas, después de cuarenta años en los que han estado

excluidos los procedimientos democráticos, ésta no es fácil. Pero quina la enseñanza del caso Pita da

Veiga pueda sernos preciosa si somos capaces de sacar la enseñanza.

UN BUEN MINISTRO Mejor ministro de la Marina que el almirante Pita da Vei90, jefe que haya

inspirado más lealtad en sus gentes, político más hábil, no lo ha tenido nuestra escuadra quizá desde hace

muchos, muchos años. Yo no soy un erudito en la materia, pero si miro la historia de España a vista de

pájaro, la impresión que saco es que quizá no hemos vuelto a tener un ministro de la Marina como Pita da

Veiga desde, quisa,, los tiempos de Carlos III, aunque parezcan "muchos tiempos". Sin embargo, el hecho

que un ministro tan bueno durante todo su mandato haya causado, seguramente sin proponérselo, tanta

confusión y, tal veis, tanto daño en la escena política, ino debe ser causa suficiente pura que nos demos

cuenta de la importancia que el factor "dimisión" tiene en la Monarquía española, como en las otras siete

europeas, y que no tenía, en el franquismo!

Una vez yo le pregunté a Churchill cuáles eran las razones de que durante su juventud y después de haber

sido militar profesional, hubiera dedicado tanto esfuerzo y tiempo a, especializarse en cuestio

nes navales y no hubiera vuelto a preocuparse en cambio de cuestiones militares.

—"Como militar yo nunca podría dejar de ser un profesional, mientras como marino nunca podría llevar a

ser más que un "amateur". Los ingleses, para ministros quieren "amateurs", pero nunca profesionales, y

nunca verá usted aquí a un economista ministro de Hacienda, a un ingeniero de Caminos ministro de

Obras Publicas, a un médico ministro de Higiene. En la técnica, aplicada a la política, los ingleses tienen

muy poca fe", me contestó Churchill, hace de esto muchos años, antes ya de la guerra. Yo no lo olvidé.

Una de estas cosas que parecen una extravagancia inglesa, como la de que un general no pueda ser

ministro de la Guerra o un almirante primer lord del almirantazgo, que en el fondo no son sino otra

muestra de la gran sabiduría política del país más sabio políticamente que ha dado Europa y de lo que,

cuando en otros países ocurre algo como lo de la dimisión del almirante Pita da Veiga, es cuando mejor se

da uno cuenta. De usted amigo y servidor.

Augusto ASSIA

 

< Volver