Autor: Llansá, Jaume de. 
 Crónica de Cataluña. 
 La prensa catalana ante la legalización del PCE     
 
 El Alcázar.    12/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 16. 

CRONICA DE CATALUÑA

LA PRENSA CATALANA ANTE LA LEGALIZACION DEL PCE

• Degradación de los criterios políticos y periodísticos

• Opinión unánime de que ahora comienza realmente la campaña electoral.

BARCELONA, 12 (Una colaboración especial de Jaume de Llansa, por telex).—No puede este cronista

de "EL ALCÁZAR", en su condición de profesional del periodismo, dejar pasar en silencio lo que, al

menos para los diarios barceloneses de circulación regional y nacional, así como para concretos partidos y

sus más conocidos dirigentes que integran la espectrografía catalana catalanista de centroizquierda,

socialista de varias siglas y comunistas "ortodoxos" y de extrema izquierda revolucionaria y separatista,

ha constituido la "noticia más importante del día y desde la restauración de la Monarquía", es decir, la

legalización del Partido Comunista y su inclusión "normal" en la vida nacional "normal", a todos los

niveles y con todas las facultades y facilidades para ocupar espacios en los medios de comunicación de

uso público y estatales como RNE, TVE, incluyendo a los periódicos que ya han dejado de ser "Prensa

del Movimiento" para convertirse en "órgano autónomo" periodístico inserto en el MIT; también, para

poder aspirar, utilizando la parte visible de su "Iceberg", en la lucha electoral tendente a la conquista del

poder, en tanto que con la parte no visible de su "Iceberg" persistir en ayudarse a conseguir la corrosión

de la sociedad y de la paz nacionales, al objeto de crear las "condiciones objetivas" para el logro de aquel

su propósito esencial y único.

Asombra, en verdad, a cualquier observador periodísticopolítico de la realidad fáctica catalana constatar

la degradación —por embeleso, por miedo egoísta, por oscuros deseos de revancha, por

condicionalidades estratégicas electoralislas— del sentido responsable de valoración y de criterios

políticos en estas horas graves del devenir español, y catalán, de medios de comunicación social —

incluida la emisora de RNE en Barcelona—, de periodistas y comentaristas, profesores universitarios y

hombres políticos que no son comunistas, al menos declaradamente.

No me es posible transcribir, ni siquiera en párrafos cortos, crónicas y comentarios editoriales de los

diarios de la ciudad condal que contemplan, es un decir, favorablemente —algunos con tímidas reservas,

otros con entusiasmos "acariciantes"— la disposición del Ministerio de la Gobernación, del Gobierno de

la Monarquía, que convierte en "partido político del Estado español", "con plena personalidad jurídica y

legal", al PCE que tiene al frente, en sus puestos de máxima dirección y responsabilidad, a personas que

promovieron, o asumieron, hechos dramáticos políticos y humanos durante nuestra guerra. Guerra, dicen

y comentan muchos catalanes de esta hora, que,tras la victoria, facultó la era del régimen gobernado por

Franco, con las notables colaboraciones de personas y grupos muy conocidos, de la que salió, por

voluntad de Franco que pidió y obtuvo el asenso clamoroso del pueblo español, la reinstauración de la

Monarquía en la persona de don Juan Carlos. Reinstauración, dicen y sostienen los que así opinan, que no

habría sido posible sin el triunfo del Alzamiento Nacional, sin la etapa de gobierno del Caudillo y Jefe del

Estado. Etapa, insisten, en la que símbolos y banderas señoreaban ambientes, edificios, entradas de villas

y ciudades, y juramentos de hombres llamados a la gobernación del Estado por Franco, en diversos

escalones —hombres que todavía están ahí, en altísimos, altos y no tan altos, puestos, cuyos nombres y

cuyas funciones actualmente se conocen perfectamente—, símbolos, banderas y juramentos que, ahora,

han sido arrancados o hechos desaparecer, en tanto se legalizan o se toleran símbolos separatistas y

comunistas, banderas rojas con la hoz y el martillo, banderas republicanas, y se dejan pasar gravísimas

ofensas a las más altas instiluciones, personales y constitucionales, de España.

Desde luego, en lo que coinciden todos los diarios de Barcelona, incluida la "Hoja del Lunes", sus

cronistas y comentaristas y políticos opinantes de ellos, es que tras la legalización del PCE empieza la

campaña electoral real y virtualmente, en la que, se resalta, tendrán mucha incidencia las maniobras y los

probables protagonismos del presídeme Suárez.

Pero Víctor Pruñeda, cronista madrileño de la "Hoja", pone una nota pesimisia a la desmelenada e

irresponsable euforia de partidos políticos, y de los editoriales de los diarios aludidos, volcada en

salutaciones a la mentada legalización del comunismo "carrillisla", que he intentando reflejar informativa

y críticamente, al señalar en su crónica que "ame las próximas elecciones, la legalización del PC define el

panorama político", pero que "iras el "Aberri Eguna", el aniversario de la República, la reaparición del

FRAP y las huelgas convocadas auguran una agitada primavera", resallando, asimismo, la llamada a un

"jornada de lucha" de CC.OO. y USO hecha en Madrid y desde Madrid, que también aquí en Catalunya,

ha sido programada para el mismo día, el quince, por las sucursales "catalanas" de ambas "sindicales"

para todo el ámbito trabajador catalán.

LA ROMERIA ANDALUZA A LA "MADRE DE LOS EMIGRANTES" EN EL MARESME

El domingo estuve en Mataró. La mañana, fría y desapacible, con bajísimas temperaturas, dejaba caer

sobre la capital de la comarca del Maresme densa lluvia, después de haber nevado: parece que estamos

pasando días de invierno en primavera, habiendo causado serios daños a las instalaciones del "Parque

Forestal". A pesar de todo, aunque con sensible retraso, se celebró la primera romería a la "madre de los

emigrantes", organizada y convocada por la "Casa de Andalucía" de la ciudad. Romería que pretendieron

politizar elementos y grupos de panidos y colectivos catalanistas, sin conseguirlo; aunque hubo "fuera de

programa" dos intervenciones de "delegados" de la "Assemblea" y del PSA "catalán", que no tuvieron la

acogida ni la audiencia que pretendían.

Asistieron a pesar del día y de las inclemencias del tiempo, unos doce mil andaluces de ambos sexos y de

todas las edades: familias enteras, parejas de novios, matrimonios solos de ciertas edades, jóvenes sueltos

o en alegres "pandillas", que llegaron en flotas de autobuses, en autos particulares y en numerosos trenes.

Y cumplieron su romería "andaluza y española", vinculada a Catalunya sin estridencias ni veleidades

políticas partidistas. El mismo "pregón" del señor Robert Graupera —antiguo alcalde de Mataró y

actualmente gobernador civil de Tarragona—, en el "Parque Forestal" —que llevará su nombre—, fue

moderado y equilibrado, basado en la identidad andaluza y de los andaluces en Catalunya con propio

derecho, sí, pero hermanada con la personalidad e identidad de los catalanes.

Nadie hablaba, ni consentía se le hablase, del Partido Comunista y de lo que opinaba sobre su

legalización. Estaban allí, solamente, como andaluces y romeros andaluces en Catalunya y de Catalunya.

Y así lo demostraron con su hermandad fraternal, con su alegría, con sus carrozas "roderas", sus cantes y

bailes, su contagioso "genio y figura" y su andalucismo español y catalán a lo largo del día.

NOTAS VARIAS POLÍTICAS, HUMANAS Y, UNA DE SIGNIFICATIVA EMOTIVIDAD

Los templos casi pegados a la vía férrera de Canet, Arenys, Malgrat, Pineda, Premia, Caldetas...,

modestos la mayoría de ellos, a las horas de las misas del domingo de Pascua, estaban a rebosar, hasta el

punto de que apretados grupos de fieles seguían los oficios desde la misma calle. ¿Rezarían plegarias a

Dios para que perdonase, el día de su Resurrección, a quienes habían dado estado legal de actuación a

partido y dirigentes que son enemigos de la religión y de la vivencia católica de España, en todos sus

pueblos y regiones?

Una joven monja, en la sala de espera de la estación de Mataró estaba sentada en uno de los bancos allí

instalados cuando se sentó a su lado un hombre que, desplegando por su primera página un periódico de

Barcelona, empezó a leer sus gruesos titulares sobre el "evento" ya mencionado. La joven monja echó una

ojeada a los titulares e, inmediatamente, metió su diestra mano en un bolso de su moderno hábito, sacó un

rosario y empezó a rezar los "misterios" con bisbiseo claramente audible.

Los activistas barceloneses y gerundenses que agitan la huelga de la construcción en la capital del Onyar

consiguieron, haciendo correr públicamente serías amenazas de desorden público, que no saliese la

tradicional procesión del Viernes Santo, pues, ante las amenazas, que fueron tomadas en serio, la Junta de

Cofradías decidió la suspensión citada.

Aún habiéndose dado la inclemencia del tiempo a que me he referido, ha habido una gran afluencia

turística, extranjera y nacional, en ciudades costeras —donde hubo notables alojamientos en

"campings"— y, muy especialmente, en la alta montaña, con esperanzadoras cotas de ocupación de

hoteles y albergues y funcionamiento de servicios complementarios.

Mientras en Gerona, en el curso de dos gestiones políticas y de calado humano, el gobernador señor

Murga Carazo conseguía desistiesen trabajadores de la construcción de su actitud de "huelga de hambre"

prometiéndoles su gestión mediadora ante la patronal, en las ramblas de Barcelona, en la noche del

sábado y madrugada del domingo —con repetición la noche dominguera—, hubo una "explosión

orgiástica" de comunistas que celebraron la legalización del PC, al tiempo que gritaban ya el triunfo de la

del PSUC, con banderas rojas con hoces y martillos, puños en alto, griterío insultante y agresivo contra

altas instituciones y exigencia de "disolución de los cuerpos represivos", creando situaciones de tensión

casi dramática.

Contemplando aquella "explosión orgiástica" comunista, pude oír, casi a mi lado, a dos barceloneses de

clase media uno de los cuales, casi para sí mismo, planteó a su acompañante esta interrogante: "¿Tendrá

que venir otra vez a salvar la civilidad de España de la corrupta y agresiva "Democracia" que se nos está

imponiendo "un pelotón de soldados?".

EXPECTACION Y CURIOSIDAD ANTE LA ANUNCIADA DIMISIÓN DEL SEÑOR SÁNCHEZ

TERAN

Cuando esta crónica esta terminada, una notica, que circuló rápidamente por todos los medios políticos,

periodísticos y ciudadanos de Barcelona, promovió numerosos comentarios, abundantes expectaciones y

no menos especulaciones cuajadas de curiosidad. La noticia va indicada en el titulillo que preside este

comentario informativo de urgencia, puesto que habrá que esperar algún tiempo para poder entrar en

profundidad y con detalles en los propósitos políticos futuroinmediatos del señor Sánchez Terán, que ha

presentado la dimisión de su cargo —aunque seguirá al frente del Gobierno Civil hasta que el Consejo de

Ministros acepte su dimisión— para poder presentarse candidato en las próximas elecciones para el

Congreso, al parecer por Salamanca y bajo una etiqueta política —no precisada— que, se insinúa en

ciertos ambientes, puede estar próxima a una socialdemocracia y estar ligada a la formación que cataliza

—con el asenso del presidente Suárez— el ministro de la Gobernación Martín Villa.

Quince meses, relevando en el puesto al ministro Martín Villa, ha estado en el Palacio del Gobierno Civil

el señor Sánchez Terán. De su actuación, de su proclividad y penetración con y en ciertos ambientes o

sectores políticos catalanes, hemos dado cuenta repetidamente en nuestras crónicas. Por hoy baste decir

que ya empiezan a hacerse "quinielas" con nombres para el cargo, en verdad apetitoso políticamente, si

bien cargado de graves responsabilidades y no menos serias dificultades, dicese que no ha sentado bien en

determinadas áreas del poder y barcelonesas ésta dimisión, considerando que Sánchez Terán, por su

personalidad propia y por sus conocimientos y contactos se pensaba que debería de continuar para

"asegurar" las elecciones.

 

< Volver