Portugal. 
 Congreso del P.C.: Nada de eurocomunismo     
 
 Informaciones.    02/11/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

PORTUGAL

CONGRESO DEL P.C

NADA DE EUROCOMUNISMO

LISBOA, 11 («The Times»INFORMACIONES).

VA a haber una Inyección de sangre joven en la jefatura del Partido Comunista Portugués, pero ningún

cambio de posición frente al eurocomunismo.

El doctor Alvaro Cunhal, secretario general del partido, dejó bien claros sus propósitos en una

conversación con periodistas extranjeros y portugueses antes de la apertura del Con g r e s o Nacional del

Partido que se celebra hoy.

El partido ha tenido tiempo de meditar sobre la serie de contratiempos que ha supuesto después de su

intento de hacerse con el Poder en la época de Gonçalves. Estos reveses tienen su origen en los resultados

de las elecciones presidenciales del mes de junio, en las que sus candidatos obtuvieron sólo un 7,5 de los

votos.

El Comité Central del partido va a remozarse con esta nueva generación que llega en ayuda de los

veteranos, la mayoría de los cuales, como el señor Cunhal, ha pasado muchos años en la cárcel, en la

clandestinidad o en el exilio.

Pero el jefe del partido, con sus sesenta y tres años de edad, rechaza la idea de que las vicisitudes sufridas

en los dos últimos años hagan ver a los comunistas portugueses las ventajas que supone adoptar una línea

más flexible y cercana a la de los partidos comunistas italiano y español.

«Quienes afirman que el Partido Comunista portugués pueda transformarse en un Partido Comunista al

estilo de los de Occidente no son trabajadores, sino gentes de la derecha o de cualquier otra tendencia

socialdemocrática», dijo Cunhal, que estuvo hablando unos noventa minutos sin mencionar ni una sola

vez a la clase media. Las 600 páginas que componen el informe del doctor Cunhal y que se leerá ante el

Congreso, contienen un pasaje en el que se dice que «las fuerzas reaccionarias insisten en que el Partido

Comunista portugués podría convertirse en un partido abdicando de sus objetivos fundamentales y volver

a una hipotética libertad de colaboración dentro de una estructura de democracia burguesa».

El doctor Cunhal hace hincapié a la Prensa del partido para que continúe mirando a Moscú, en donde se

encuentran las ventajas de una «solidaridad internacional»:

«El Congreso podría —dijo— confirmar «las correcciones fundamentales" para Portugal de la línea del

Partido Comunista Portugués.» Auguró, sin embargo, las autocríticas de los errores cometidos durante el

período de 1974. Entre los que se incluyen un análisis de la situación multar y las «deficiencias»

ocurridas en el trabajo del partido, por ejemplo, entre los pequeños agricultores del norte de Portugal.

Entre los invitados al Congreso por el partido es posible que se encuentre el señor Boris Ponomariov,

responsable principal en Moscú de las relaciones con los partidos comunistas occidentales. «A Luta», el

periódico socialista de la tarde de Lisboa, se preguntaba el otro día si la representación oficial soviética

podría examinar «in situ» «el dramatico fracaso» de la advertencia que hizo a los comunistas portugueses

durante 1974 y 75.

 

< Volver