Autor: Amiama San Pedro, Gabriel. 
   Carta abierta a la señora de Carrillo     
 
 El Alcázar.    28/10/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

CARTA ABIERTA A LA SEÑORA DE CARRILLO

SEÑORA: La Prensa madrileña ha recogido sus declaraciones y ello me ha hecho recordar mis años de

exilio. Soy uno de los "niños" que, en 1937, bajo la tutela del Partido en el que Vd. milita y que hoy su

esposo dirige, y con la aprobación de su marido, nos llevaron a la Unión Soviética. Modestamente, me

atrevo a formularle unas preguntas.

1°.— Dice de su esposo que "es ciudadano español y nunca dejó de serlo" y en esta respuesta me parece

advertir cierto orgullo. Siendo asi, ¿por qué en la URSS, el Partido en el que Vd. milita y que hoy su

marido regenta, y con el aplauso de su esposo, me forzó a que adoptara la ciudadanía soviética y renegase

de la española?. ¿Con cuántos niños españoles enviados a la Unión Soviética hizo lo mismo este Partido

con el aplauso de su esposo?. Si sus hijos en Francia podían ser españoles, ¿por qué no podíamos serlo

nosotros en la Unión Soviética?.

2°.— Afirma que "volver a Madrid" es la realización del sueño de toda su vida, desde que en el 36, recién

cumplidos 15 años, cruzó la frontera. Yo la crucé en el 37 y tenía ocho. Pero había otros niños de dos y

me parece que de menos años. ¿Por qué el Partido en el que Vd. milita y hoy su esposo conduce, y con la

aprobación de su marido, me impidió regresar a mi Patria e incluso soñar con ello?. ¿Con cuántos niños

españoles enviados a la URSS hizo este Partido otro tanto, con el refrendo de su esposo?.

3°.— Asegura que el "exilio tiene más sinsabores que alegrías". ¿Por qué el Partido en el que Vd. milita y

que hoy su esposo gobierna, y con la apología de su marido, me condenó a padecer durante veinte años

tales "sinsabores ´, que —estoy seguro— son "gaitas burguesas" comparándolo con la realidad socialista?.

¿_A cuántos miles de muertos ascienden los "sinsabores" que con el consentimiento de su esposo nos hizo

padecer este Partido a los niños españoles que nos llevaron a la Unión Soviética.

4°.— Subraya que ha educado a sus hijos "como españoles". ¿Por qué el Partido en el que Vd. milita y

que hoy su esposo guía, y con el beneplácito de su marido, hizo que me educasen "como soviético"?.

¿Cuántos niños españoles llevados a la URSS padecimos un sistemático y demoledor lavado de cerebro

para hacer de nosotros comunistas y ateos, y que delatásemos a nuestros propios padres, si lo exigiese este

Partido?.

5°.— Añade que hasta su llegada a España los señores de Carrillo y sus hijos residían "en un apartamento

en el centro de París, no en el chalet de Champigny sur Merne, donde las paredes eran finas y se oía

todo". En la URSS señora, mi "chalet´ era una pieza en la que coexistíamos doce personas. Tres de ellas

casadas. Y hacían su vida familiar, el amor incluido, a dos palmos de mi cama. Y había "niños"

españoles, ya obreros, técnicos e ingenieros, que compartían una sola habitación con dos y hasta tres

familias. Y las paredes eran... sábanas. Hasta mi llegada a España nunca supe lo que era vivir en una

habitación individual, ni menos aún en un apartamento. ¿No le parece, señora, que sus "sinsabores" son

reminiscencias pequeño burguesas?

6°.— Ha regresado Vd. con sus hijos y en su coche, un Citroen negro DS. Se ha traído incluso un camión

con 130 cajones de libros, cuadros, frigorífico, televisor y la mar de cosas Para nuestra mentalidad

socialista, el aburgesamiento es total. ¡Capitalismo puro! Yo retomé a mi Patria con un par de mudas, dos

o tres pañuelos, que me los confeccioné de una cortina, y unos cuantos calcetines bastante pasados. Con

un saco. ¿Qué familia de los niños españoles llevados a la URSS ha vuelto a España en su propio coche,

con un camión y todo eso?.

7°.— Sus hijos son licenciados universitarios. Uno de ellos está ultimando su Tesis Doctoral, supongo

que en una Universidad Burguesa. También yo soy licenciado, por una Universidad socialista. Sólo que a

mí me prohibieron el Doctorado por no militar ni en el Partido ni en las Juventudes Comunistas. Me

abrieron un expediente académico por leer a Ortega y Gasset y por afirmar que este pensador español no

era fascista. El Partido en el que Vd. milita y hoy conduce su esposo me "tendió la mano" mediante un

"camarada suyo" quién me "aconsejó" que hiciese mi "autocrítica". Voluntariamente, por supuesto. ¿Vd.

también cree que Ortega y Gasset era fascista?.

8°.— Confía que su marido esté en Madrid para que los señores de Carrillo y sus hijos celebren juntos las

Navidades, pues "resulta insostenible una situación tan injusta". ¿Por qué el Partido en el que Vd. milita,

y hoy su esposó conduce, y con el aplauso de su marido, durante veinte años me prohibió celebrar las

Navidades, no ya en España, sino en Rusia?.

9°.— Declara que en Francia no han tenido "problemas de seguridad". ¡Benditas las libertades "formales"

burguesas! En la democracia socialista el miedo y el terror se convierten en su propia sombra, señora. La

inseguridad no es un problema", es como el aire que respiramos. ¿Por qué el Partido en el que Vd. milita

y hoy su esposo manda, y con el aplauso de su marido, colaboró con la policía secreta soviética para

"aislar" en el Archipiélago Gulag a muchos españoles que intentamos regresar a

España?.

10°.— Descubre que conoció a su esposo en 1947. Señora, los niños españoles Devados a la URSS, que

por encima de ideologías, banderías y partidismos, solo deseábamos reunimos con nuestras familias,

jamás olvidaremos ese año. El 6 de septiembre de 1947, su marido pronunció un discurso ignominioso.

Los niños españoles en la URSS (Ediciones Mondo Obrero), plagado de "GRACIAS STALIN!". Fue la

maquiavélica señal para que a mi personalmente, pero si le parece poco, también a otros muchos niños

españoles que como yo se negaban a vivir por más tiempo separados de sus madres, (olvidemos las

miserias, el frío y el hambre), nos arrancasen de las manos los pasaportes que teníamos para salir del

"corazón y cerebro de la democracia mundial´´ (pág. 2). ¿Diez años más, señora, de esclavitud y

cautiverio! ¿Cuándo conoció a su marido, antes o después del discurso?.

Finalmente, señora, me atrevo a sugerirle que la suya no es una "familia comunista". Familia y

comunismo son conceptos incompatibles. Los "textos" dicen claramente que en el comunismo

desaparecerá la familia y los hijos serán "naturales´ (C. Marx y F. Engels. Obras. 2a. Ed. Moscú, 1964,

Vol, 36. Pág. 460). Declaradamente, que yo sepa, en el mundo, incluidos la URSS y los restantes países

socialistas, hay, por un lado, comunistas, y por el otro, familias. Para que la suya fuese una "familia

comunista", entre otras cosas, Vd. debería tener hijos "naturales" —con perdón, señora— no sólo con el

que es su marido, sino que también con el Comité Central, pongamos por caso.

Atentamente.

Gabriel AMIAMA

EL ALCAZAR

 

< Volver