Autor: R. V.. 
 Conferencia de prensa de Carrillo. 
 "Rechazamos una ilegalización temporal del PCE"     
 
 El País.    01/07/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Conferencia de prensa de Carrillo

"Rechazamos una ilegalización temporal del PCE"

R.V, Berlín-Este

En conferencia de prensa con los siete enviados especiales de la prensa española a la conferencia de

Partidos Comunistas y Obreros de Europa, Santiago Carrillo, secretageneral del Partido Comunista

español, comentó los resultados positivos que figuran en el comunicado final, respondió a todas las

preguntas sobre la situación política española y confirmó que los paises del Este no establecerán

relaciones diplomáticas con el Gobierno español, hasta que no haya libertades democráticas en España.

«El documento es una síntesis de compromiso, aunque cada partido haya expuesto sus puntos de vista

propios a lo largo de la conferencia», dijo Carrillo, precisando que en la conferencia no hubo discusión y

que si la conferencia de prensa entre Carrillo y el grupo de periodistas españoles discurrió, durante dos

horas, en torno a la situación en España a la postura del PC. «Fraga quiso negociar y pactar un año de

´ilegalidad´ para el PCE y nuestra respuesta fue tajantemente no», afirmó Carrillo en relación con si el

PCE aceptaría un juego político reformista que le dejase temporalmente al margen. De que las fuerzas

democráticas de la oposición no pasarán por la ventanilla de reconocimiento de partidos políticos y de

que un parlamentarismo sólo con grupos como la UDE, ANEPA, Falange o el PSOE «prehistórico»,

según calificación de Carrillo, no convencerá ni en España ni en Europa. «Hay que ir hacia un Gobierno

más dialogante, que pacte con la oposición», dijo Carrillo, añadiendo que el único camino pasa por el

restablecimiento de las libertades democráticas y la formación de unas Cortes Constituyentes que

elaboren una nueva Constitución.

Sin posibilidades con el Este

Carrillo no se pronunció ante la hipotética influencia de votos que podría tener el PCE en unas elecciones

libres en España, se interrogó, tan sólo, por los temores del Gobierno para un partido que, según ellos,

sólo alcanzaría entre un 8 y un 10 por 100. En relación con la monarquía, dijo que es el pueblo español el

que tiene que elegir libre y soberanamente la forma de Gobierno «todo el mundo sabe que nosotros

diremos república, aunque este no es el problema inmediato, centrado en saber si habrá o no democracia»,

declaró Carrillo. El secretario del PCE nos remitió a las declaraciones de Tamames, en las que desmintió

los rumores de su posible nombramiento a la cabeza del PCE, cuando le preguntamos por la posibilidad

de cambios en la secretaría general del PCE. «No hay muchos militantes capacitados para el cargo.»

Carrillo precisó, en respuesta a su posible cansancio, que ni él estaba cansado ni tampoco la mayoría de

los militantes.

En relaciones exteriores, el secretario general del PCE, afirmó que era lógico que si el PCE insiste en

organismos internacionales de países capitalistas, como los del Mercado Común, para que no se

homologue una España no democrática, todavía era más natural que se insistiera en los Gobiernos de los

países socialistas para que demoren el reconocimiento diplomático del Gobierno español, no hay que

esperar, según Carrillo, relaciones diplomáticas con ningún país del Este, ni siquiera con Yugoslavia.

Carrillo se mostró, partidario de la incorporación de España al. Mercado Común. Fue más frío en lo que

concierne a la OTAN (en su discurso ante la conferencia, se pronunció por la eliminación de bloques

militares en el este y el oeste y la retirada de bases militares extranjeras en los territorios nacionales de los

Estados.

Sobre la posibilidad de un contagio del comunismo aperturista de los países occidentales a los países del

este, lo que podríamos llamar el grupo eurocomunista, aunque el término no le gusta a Carrillo, el

secretario general precisó que: «El desarrollo de una democracia socialista en los países de la Europa

capitalista será una contribución considerable al desarrollo de la democracia en toda Europa.» Santiago

Carrillo anunció que, al margen de los trabajos de la conferencia de Partidos Comunistas y Obreros de

Europa, había mantenido varias conversaciones con el italiano Berlinguer, el francés Marcháis, el

yugoslavo Tito, el rumano Ceaucescu y otros secretarios generales de los 29 partidos comunistas

europeos en la cumbre de BerlínEste.

 

< Volver