Autor: Orosa, José Luis. 
 Amnistía total y gobierno provisional. 
 El P.C.E. pone condiciones para dialogar con el Gobierno     
 
 Informaciones.     Páginas: 1. Párrafos: 13. 

AMNISTIA TOTAL Y GOBIERNO PROVISIONAL

El P.C.E. pone condiciones para dialogar con el Gobierno

ROMA, 29 (José Luis Orosa, enviado especial de INFORMACIONES). — Continúan las sesiones del

Comité central del Partido Comunista de España, iniciadas ayer por la mañana en el teatro de Le Art, bajo

«slogans» gigantes que decían: «La democracia es indivisible», «amnistía», «socialismo y libertad».

Finalizadas a primera hora de la tarde de ayer las intervenciones públicas de miembros del Comité

central, de observadores italianos y representantes de otras fuerzas democráticas de España, a partir de

hoy —y hasta el sábado, en que tendrá lugar una rueda de Prensa—, las reuniones se producirán en

privado y no estarán abiertas a los periodistas.

Fundamentalmente trataran sobre aspectos internos del partido y estrategia política.

En la crónica de ayer di cuenta de algunos de los primeros discursos o ponencias presentados por doña

Dolores Ibárruri, don Santiago Carrillo y don Marcelino Camacho. El orden del día había previsto hasta

25 intervenciones, que, salvo error, se han producido en su totalidad.

RESOLUCION

Al final se votó una resolución propuesta al Pleno del Comité Central por doña Dolores Ibárruri. en la que

se confirmaban las condiciones expuestas por el señor Carrillo para que la oposición dialogue con el

Gobierno: amnistía total y Gobierno provisional. Otros acuerdos fueron: seguir trabajando para reforzar

Coordinación Democrática. Estrechar víncu1os con las instancias unitarias de las nacionalidades y

regiones, y editar a partir del otoño el carnet del partido, que será entre ido a todos sus miembros. Dicha

resolución fue votada primero por aclamación. Don Santiago Carrillo expresó que tal procedimiento no

era democrático y volvió a votarse, esta vez, por unanimidad, a mano alzada.

BERLINGUER: EUROCOMUNISMO

Todos los que estuvimos allí pudimos, pues, asistir a la comparecencia púb1ica de miembros del Comité

Central del P. C. E., aunque no se haya hecho pública una lista. La intervención de Enrico Berlinguer,

secretario general del partido Comunista italiano, fue la única aplaudida por todos los asistentes en pie. La

cortesía con el anfitrión está obligada. El señor Berlinguer aludió a las similitud y vínculos entre el P. C.

E. y el Partido Comunista italiano, y resumió: «Europa necesita una España auténticamente libre y

democrática, en cuya lucha el Partido Comunista se ha ganado, por derecho propio, su lugar. Juntos

lucharemos por la democracia y el socialismo.» El señor López Raimundo, secretario general del

P.C.U.C., aseguró: «Todos los sacrificios del P. C. catalán para colaborar en el cambio democrático»; don

Eurico de la Peña, de U. S. D., dijo: «La U. S. D. ha sostenido y sostendrá siempre la postura de que la

democracia no será completa y auténtica mientras el Partido Comunista no pueda participar, en pie de

igualdad, con las demás organizaciones políticas.»

Don Ramón Tamanes, del Comité Central del P.C.E., se refirió a la opción socialista del partido en el

terreno económico; siguió la declaración a la «opinión pública» pro legalización del P.C.E., firmada en

Madrid por escritores, intelectuales y periodistas Rafael Alberti leyó de nuevo la poesía que dedicó a

Dolores Ibárruri en su ochenta cumpleaños. Don Rafael Calvo Serer se confesó estar dedicado casi por

entero a la empresa de sacar a la luz de nuevo, el diario «Madrid».

Don Alfonso Carlos Comín, uno de los cristianos del Comité Central del P.C.E. —junto a los sacerdotes

don Juan José Rodríguez ligarte y «Paco» GarcíaSalve fue muy aplaudido.

Don Joaquín RuizGiménez (hijo) leyó un afectuoso telegrama de su padre, que no pudo asistir.

Finalmente, Pilar Bravo habló sobre la organización del P.C.E. y de su futuro.

El "histórico" Pietro Nenni excusó su asistencia.

CATOLICOS EN EL P.C.

En la tarde de ayer, en el hotel Leonardo Da Vinci, de Roma —donde se hospeda la mayoría de la

delegación española—, improvisó una pequeña rueda de Prensa con don Santiago Carrillo, en la que éste

repitió sus opiniones sobre la reforma: "La reforma es una quimera en la que se han quemado

personalidades cuyo relieve no vamos a negar. Algunas de ellas les prevenimos —quizá ahora lo

recuerden— antes de que se embarcaran con destino al fracaso. No quisieron escucharnos..."

El señor Carrillo se refirió sobre todo a don José María de Areilza, quien con el secretario del P.C.E.,

Sánchez Montero, y señor Azcárate, mantuvieron "asiduoa" contactos, especialmente antes de la entrada

del señor Areilza en el Gobierno. En la citada minirrueda de Prensa, el señor Carrillo afirmó también que

el P. C. E. se atendría siempre a los resultados electorales y a las exigencias de un sistema democrático.

Se refirió igualmente a ´problemas religiosos" —en el Comité Central del P.C.E., como se sabe, hay

miembros de religión católica dentro del partido— y dijo: «La creencia o no en Dios no se discutirá nunca

dentro del partido. Son cuestiones que pertenecen a la conciencia de cada uno.»

 

< Volver