El Partido Comunista de la URSS. 
 "No organiza campañas contra ningún partido fraterno"     
 
 Pueblo.    07/07/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

El Partido Comunista de la URSS

"No organiza campañas contra ningún partido fraterno"

"Han distorsionado el contenido de la crítica a la obra de Carrillo"

Nuevo y sorprendente artículo de la revista soviética "Tiempos Nuevos"

MOSCÚ (Efe).—Nuevo articulo de «Tiempos Nuevos» en torno a Santiago Carrillo y su libro

«Eurocomunismo y Estado». Y nuevo adelanto informativo de la agencia Tass, que reproduce un artículo

que dentro de dos días publicará el semanario de asuntos exteriores soviético para rebatir «las arbitrarias

interpretaciones» que ha suscitado la critica a la obra de Carrillo y que «han distorsionado su contenido».

El comentario destaca las «erróneas» interpretaciones que ha aventurado en torno a esta polémica la

Prensa burguesa (citando en particular a «Times», «Le Matin», «New York Times» y «L´Avanti»), que

han querido «crear la impresión de que la Unión Soviética lanzaba una supuesta ofensiva contra los

partidos comunistas del Oeste europeo».

Algunos periódicos —viene a matizar el nuevo e insólito artículo de «Tiempos Nuevos»— han

presentado los hechos «como si se hubiera criticado la estrategia y las tácticas del Partido Comunista

Español y, de paso, a los partidos de otros fraternales países» y, como si el punto de debate versara en

torno a la expulsión «de alguien dentro del movimiento comunista».

«Tiempos Nuevos», siempre citada por TASS, como en la primera ocasión, incluye entre los que han

«distorsionado» su anterior artículo al Comité Central del Partido Comunista Español, a la luz de su

declaración hecha pública tras la difusión de la crítica a la obra de Carrillo.

Sin embargo —dice ahora la revista—, «ningún lector imparcial puede dejar de observar que tales

declaraciones no corresponden a los hechos». El Partido Comunista de la U. R. S. S. «no organiza

ninguna campaña contra ningún partido fraterno», ni quiere ni puede excomulgar a nadie del movimiento

comunista internacional.

En aquel artículo, «por el contrario», se manifestaba que la estrategia y tácticas de los «partidos

fraternales» son cosa de su competencia interna, «porque son independientes». No hemos pronunciado

una sola palabra contra la actividad de ningún partido, «incluyendo al Partido Comunista Español», sino

solamente examinábamos los conceptos de política exterior contenidos en el libro de Carrillo, «que

contenían ataques directos contra la Unión Soviética y contra el Partido Comunista Soviético, y que, por

cierto, no se recogen en ninguno de los documentos oficiales del Partido Comunista Español».

«Los que han querido ver un ataque contra los partidos fraternos y, en particular, contra el español, están

equivocando deliberadamente a la opinión pública», agrega «Tiempos Nuevos».

«El Partido Comunista Soviético (P. C. S.) ha tenido siempre en cuenta las condiciones de la lucha del

Partido Comunista Español» dice «Tiempos Nuevos». Y a pesar de las continuadas criticas contra la

Unión Soviética que venía haciendo Santiago Carrillo culminadas «incluso con un espíritu más hostil»

con su libro, no hemos manifestado nuestra propia crítica sino muy tardíamente.

«¿Por qué va a poder Santiago Carrillo —se pregunta «Tiempos Nuevos»— dedicarse durante años

enteros a atacar al Partido Comunista Soviético y a la U. R. S. S., y los partidos comunistas y los órganos

de Prensa soviéticos no van a poder defenderse?»

La revista se duele finalmente de que Carrillo venga acusando, desde hace tres o cuatro años, «en

prácticamente todas sus intervenciones», a la Unión Soviética de todos los «pecados imaginables», actitud

que se ha visto culminada por la reciente entrevista concedida al semanario alemán «Der Spiegel»,

destinada a «incitar a la lucha contra el orden imperante en nuestro país».

 

< Volver