Rueda de prensa del P.C.E., tras la reunión del Comité Central. 
 "El P.S.O.E debe participar en el Gobierno (Santiago Carrillo)  :   
 "Nosotros no romperemos con los rusos, pero si ellos rompen, allá ellos". 
 ABC.    28/06/1977.  Página: 11-12. Páginas: 2. Párrafos: 12. 

ABC. MARTES, 28 DE JUNIO DE 1977. PAG. 11

PARTIDOS POLÍTICOS

RUEDA DE PRENSA DEL P.C.E., TRAS LA REUNIÓN DEL COMITÉ CENTRAL

"EL P. S. O. E. DEBE PARTICIPAR EN EL GOBIERNO" (Santiago Carrillo)

"Nosotros no romperemos con los rusos, pero si ellos rompen, allá ellos"

Madrid. (De nuestra Redacción.) La tesis de que el P. S. O. E. debe participar en el próximo Gobierno fue

defendida con cierta insistencia por el secretario general del P. C. E., Santiago Carrillo, en el transcurso

de una rueda de Prensa celebrada ayer por la tarde en la sede del partido en la calle Castelló, y que había

sido convocada para exponer las líneas generales de lo tratado por el Comité Central reunido durante los

últimos días en Madrid.

En el coloquio con los periodistas, además de los aspectos directamente relacionados con la política

nacional, se concedió un amplio espacio al tema de la crítica lanzada desde la revista soviética «Tiempos

Nuevos» al libro de Carrillo sobre el eurocomunismo, y, en general, a la política del P. C. E. El ataque de

Moscú, que ya fue contestado el pasado sábado con un enérgico comunicado del Comité Central del P. C.

E., fue nuevamente cuestionado por Santiago Carrillo, quien vaticinó que «puede tratarse de una nueva

tentativa de crear dentro del P. C. E. un partido de obediencia soviéticas.

«Sin embargo —añadió—, a pesar de las especulaciones de cierta Prensa, la verdad es que somos una

piña muy unida y no nos dividirán.» Respecto a las consecuencias que la trama de postura de Moscú

podrá provocar en un futuro inmediato, Carrillo destacó con nitidez: «Por nuestra parte no romperemos,

pero si ellos rompen, allá ellos.»

EL PAPEL DEL P. S. O. E.—En la rueda de Prensa, que tuvo una nutrida concurrencia sobre todo de

Prensa y televisión extranjera, estuvieron presentes, además del señor Carrillo, varios miembros de la

ejecutiva del partido, como Camacho, Sánchez Montero, López Salinas, Azcárate y Ballesteros, entre

otros. Sin embargo, el secretario general fue el portavoz exclusivo, salvo una pequeña intervención de

Marcelino Camacho.

Santiago Carrillo abrió el coloquio con unas palabras previas en las que sintetizó la temática planteada en

la reunión del Comité Central. Refiriéndose a los resultados obtenidos por el P. C. E. en las elecciones,

Carrillo estimó que eran «decorosos», «Aunque no corresponden —apostilló— al papel que el partido ha

desempeñado a su lucha contra la dictadura.» «Pero estamos convencidos que en las próximas elecciones

tendremos más escaños», pronosticó el secretario general.

Analizó a continuación el papel que la minoría parlamentaria del P. C. E. va a llevar a cabo en las

próximas Cortes, revisando los temas más importantes: colaboración en la nueva Constitución, petición

de una amnistía total, enmienda a la ley de Asociación, ley Municipal, que permita unas elecciones

municipales «en un plazo prudente»: ley Electoral, que resuelva el voto a los dieciocho años, y el de los

emigrantes; así como las autonomías regionales, «que deben resolverse, sobre todo las del País Vasco,

Cataluña y Galicia, con rapidez».

Dentro del mismo tema, Carrillo afirmó que la minoría parlamentaria del P. C. E. «tratará de ser portavoz

de todos los comunistas españoles, incluidos sobre todo los de Galicia y del País Vasco, que no han

obtenido escaños». Y resumiendo su futura actuación, sintetizó: «Nos proponemos, como partido y como

minoría parlamentaria, la consolidación de las instituciones democráticas en este país.»

En cuanto al tema del próximo Gobierno. Carrillo opinó que «el Gobierno teóricamente ideal tendría que

abarcar desde el Centro hasta el P.C.E. Pero lo ideal no es siempre posible», dijo. «Lo que sí estimamos

es que el P.S.O.E. debe participar en el Gobierno. El Partido Socialista estaría en condiciones de mediar

entre el Gobierno y las fuerzas del trabajo y la cultura.»

«Por otra parte —abundó— el P.S.O.E. ha contraído cierto compromiso político al reclamar el "voto útil",

que es el voto de gobierno.»

Durante el coloquio insistió en la misma idea, afirmando que sólo la participación del P. S. O. E. en el

Gobierno podría evitar el riesgo de que la crisis económica corra a expensas de los trabajadores, que son

los que han votado al P. S. O. E. para que defienda sus intereses. «Los trabajadores que han votado al P.

S. O. E. no lo han hecho para que siga siendo políticamente virgen», sentenció con su proverbial ironía

Santiago Carrillo.

Respecto a su postura en el caso de que el P. S. O. E. participara, dijo que sería de «cooperación» con los

socialistas y de «crítica constructiva» hacia el Centro.

LA RENUNCIA DE CAMACHO.—Dentro de la problemática interna, Camacho respondió a una

pregunta sobre su posible renuncia a favor de Tamames. Se mostró personalmente favorable, indicando

que su trabajo debería ir dedicado fundamentalmente al mundo sindical y anunció que esta decisión «se

tomará posiblemente en un plazo muy breve». Carrillo matizó al líder sindical, haciendo notar que se

trataba de una iniciativa personal del propio Camacho. Y en cuanto al caso de Dolores Ibarruri, opinó que

era distinto, ya que se trataba de un símbolo comparable al de Pablo Iglesias.

Respecto a la reforma administrativa señaló que debería hacerla las Cortes, pero que lo que ahora se

pretende es una simple reforma de Gobierno y eso sí puede llevarlo a cabo Suárez.

Volviendo a la política interna del partido, Santiago Carrillo señaló que después del verano comenzaría a

programarse el próximo Congreso, que tendrá lugar a finales de otoño.

 

< Volver