Tamames, en México. 
 "El PSOE debería entrar en el Gobierno"  :   
 («como un primer paso a la democracia»). 
 Pueblo.    15/08/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

TAMAMES, EN MÉJICO

"EL PSOE DEBERÍA ENTRAR EN EL GOBIERNO"

(«como un primer paso a la democracia»)

MÉJICO. (Efe.)—«España necesita un Gobierno de "concentración democrática" para resolver su crisis

económica», afirmó Ramón Tamames, miembro del comité ejecutivo del Partido Comunista Español.

Respecto a las últimas elecciones, dijo: «El pueblo español ha dado una respuesta de izquierda más

amplia de lo que cabía esperar.»

Señaló luego que la democracia «ganó» en los comicios de junio, pero se quejó de que la izquierda no

hubiese participado unida. Se pronunció por una Constitución «no ideologizada» y democrática.

El diputado comunista subrayó la opinión de su partido de que el Gobierno Suárez no podrá conseguir la

confianza de las clases sociales mayoritarias y señaló que el Partido Socialista Obrero Español debería

entrar al Gobierno como «un primer paso a la democracia».

Tamames manifestó, por otra parte, que el aislamiento español de Europa es el responsable de su atraso y

que el nivel de crecimiento registrado por ese país no habría sido posible sin una Comunidad Económica

Europea pujante.

Respecto al planteamiento de federación que propugna el propio Tamames, el dirigente comunista indicó

que «es un sistema de Estado que puede resolver muchos problemas en España» y señaló la importancia

de que haya autonomías efectivas «y cuanto más amplias mejor».

Rechazó después que los partidos políticos españoles, a excepción de la Democracia Cristiana, hayan

dado un paso a la derecha.

Tamames expresó después su convicción de que una coalición entre comunistas y socialistas «es

indispensable en el futuro». De lo contrario, agregó, «sería la mejor forma de no construir el socialismo

en España».

Finalmente, respecto al choque ideológico entre el Partido Comunista de la Unión Soviética y el de

España, Tamames señaló que acepta la crítica de partidos, pero ésta no puede ser suplantada «por el

anatema», como intentó el primero.

«Los comunistas no pueden enfrentarse usando argumentos del Santo Oficio», puntualizó.

 

< Volver