Autor: Altable, Juan. 
 Si no se arregla la crisis. 
 Camacho amenaza: Que viene Pinochet     
 
 Diario 16.    01/09/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

•Si no se arregla la crisis

Camacho amenaza: Que viene Pinochet

Juan Altable

MADRID, 1 (D16).—Marcelino Camacho tiene aún las maletas a medio deshacer y el teléfono ya está,

preguntando por el sindicato, por el futuro del país, por su salud tras el accidente de automóvil, por la

crisis: "La única salida es un Gobierno de concentración de todas las fuerzas democráticas. La crisis es

realmente grave y de ella no se libra nadie. La acción política no se puede basar en estos momentos en

una alternancia de partidos en el poder, porque si la situación no se arregla ahora luego va a ser muy tarde

para encontrar una salida y lo que vamos a tener es un Pinochet que nos devuelva a los tiempos pasados.”

"La reacción tiene una fuerza muy grande —diría a D16— y quiere acabar con el proceso democrático. Si

no buscamos una alternativa en la que participen todas las fuerzas democráticas de la nación esto no va a

ver quien lo pare dentro de relativamente poco tiempo."

Con Marcelino hay que hablar forzosamente de la postura de los trabajadores y del pensamiento de las

centrales sindicales, concretamente de Comisiones Obreras, para los próximos meses, para ese siempre

temido regreso de las vacaciones... .

"Si las conversaciones con el Gobierno no prosperan pronto, el otoño que se avecina va a ser muy

caliente". "Después de estar un mes fuera de España, he podido comprobar que la situación política y

social no ha variado sustancialmente. Lo que está claro es que hay fuerzas que continúan su postura de

dinamitar el desarrollo político español, y que el Gobierno sigue una negociación equívoca con los

trabajadores. De momento —prosigue— la Administración se limita a dar buenas palabras a los

trabajadores, y a pedirles sacrificios, sin ofrecer nada a cambio."

Los capitalistas, igual

Sobre las actuales relaciones entre trabajadores y empresarios, Marcelino Camacho afirmó que el gran

capital piensa igual que hace quince años, y aún no se ha dado cuenta de que la situación es muy distinta

en la actualidad.

´´Durante cuarenta años ellos —dice— han hecho fabulosos negocios, amparados por una legislación

represiva, que negaba todo derecho a los obreros. Y ahora nos quieren hacer creer que la culpa de la crisis

económica la tenemos todos."

Más adelante, Marcelino Camacho afirmó que el Gobierno estaba jugando a regatear con los trabajadores,

y que la situación actual no permite ese tipo de florituras.

Unidad de acción

El secretario general de Comisiones Obreras comentó que la única salida de la clase trabajadora era la

unidad de acción. "Creo que ha llegado el momento de olvidarnos de las diferencias que nos separan —

opina para lanzarnos a una acción conjunta. Lo que nos jugamos en ello es el porvenir de la clase

trabajadora, porque nuestra única fuerza es la unión."

Con respecto a las diferencias entre sindicatos socialistas y comunistas, el líder sindical aseguró que este

matiz no debía constituir un escollo que dificultara las negociaciones conjuntas entre las centrales. "En el

fondo todos tenemos una grave responsabilidad ante el trabajador español, y no podemos permitirnos el

lujo de mantener una política reticente con los demás."

"La campaña de afiliación —aseguró— en estos momentos está en pleno auge, y si ofreciéramos a los

trabajadores españoles una imagen de cooperación saldríamos ganando todos. Hay que pensar que si se

mantienen durante cierto tiempo los índices de afiliación el porcentaje de afiliados en España a las

centrales, sindicales llegará a ser mayor que en Italia y Francia."

Marcelino Camacho ha estado durante cerca de un mes en un hospital rumano invitado por los sindicatos

de aquel país. "En este tiempo, lógicamente he mantenido contactos con líderes sindicales rumanos, pero

nos hemos limitado a intercambiar puntos de vista sobre la situación sindical en el mundo y nuestros

países en concreto."

 

< Volver