Grupos políticos. El domingo, en Madrid. 
 Clausurado el I Congreso de Alianza Popular     
 
 Arriba.    08/03/1977.  Página: 10-. Páginas: 2. Párrafos: 23. 

GRUPOS POLÍTICOS

El domingo, en Madrid

CLAUSURADO EL I CONGRESO DE ALIANZA POPULAR

MADRID. (De nuestra Redacción.)—«Alianza Popular ofrece una alternativa de continuidad y de futuro.

Una posibilidad seria de proseguir una nueva etapa sin rupturas y sin cerrar la puerta a nadie. Hay que

jugar a pillarse los dedos en esta hora en que todo está en juego», afirmó Manuel Fraga Iribarne en su

discurso de clausura del I Congreso de Alianza Popular, pronunciado alrededor de las dos de la tarde del

domingo.

El secretario de la coalición y presidente de Reforma Democrática, quien había hecho usa de la palabra en

medio de una gran ovación y de gritos de "Con Fraga, el pueblo no naufraga", pronunciados por los

asistentes —más de tres mil quinientas personas— después de dar las gracias, no sólo a los congresistas,

sino a las delegaciones extranjeras, observadoras y diversos invitados por su presencia en la Asamblea,

comenzó diciendo que «hoy nace una fuerza y se levanta una bandera», al mismo tiempo que señalaba los

acuerdos fundamentales del partido reforzados tras el congreso: unidad nacional, ley y orden, una

Administración eficaz, reforma económico y adhesión a la Monarquía como forma de Estado. Atacó a

continuación a los que les atacaban, asegurando que no se trataba de solucionar los problemas, sino de

inhabilitar al resto de fuerzas políticas para instalarse en el poder. «Cuando se nos ofrece volver al 31 o al

36, nosotros heredamos a España como punto de partida, basándonos en un pasado que es motivo

permanente de emulación y cimiento inevitable de lo que ahora emprendemos», dijo Fraga.

Señaló seguidamente que la coalición decía no al colectivismo y a su abanderado el Partido Comunista,

que quiere llevar, nos a una sociedad esclava, a las oligarquías de poder, a la disolución de los valores

morales, a la violencia y a los que buscan la disgregación del patrimonio nacional. Por el contrario,

confirmó el sí de su partido a una sociedad libre y abierta, a los medios de comunicación responsables, a

la democracia instaurada bajo la Monarquía, a Europa e Hispanoamérica, a las garantías constitucionales

que permitan el ejercicio de los derechos humanos y en definitiva, «sí a España, que no se nos

rompa entre las manos su unidad sagrada, su solidaridad para hacer de ella una nación plenamente madura

para escoger a sus amigos". «Ése es nuestro único gran compromiso. Por ello pedimos vuestro voto y

vuestro sacrificio para realizar este esfuerzo histórico. Salid o dar la batalla de España en el futuro.»

Y concluyó: «Este congreso de Alianza Popular marca un hito; el de la federación de todos sus grupos.

Desde ahora seré un partido más fuerte y más capaz de atraer a esos españoles que desean una transición

sin riesgos. Que Dios nos dé su ayuda en tan noble causa, que salve a España y proteja a su Rey en las

horas decisivas de nuestra historia.» Durante su intervención hubo de ser asistido don Juan Torres Grueso,

quien sufrió un infarto de miocardio, siendo trasladado a la Ciudad Sanitaria de La Paz, de la que, hacia

las once de la noche fue conducido a su domicilio ya restablecido.

Intervención de oradores extranjeros

La sesión final del Congreso se había iniciado poco después de las diez de la mañana con unas palabras

del presidente de la mesa, José María Ruiz Gallardón, que solicitó que fuera aprobada una propuesta

condenatoria del comunismo, que fue ratificada por aclamación. Tras él, se inició la rueda de saludos a

los congresistas por parte de los invitados extranjeros. El primero de ellos, Karl Millermeler, ministro

bávaro de Justicia, se refirió a la entrada de nuestro país en el Mercado Común, «no como pedigüeños,

sino como miembro solicitado». Después hablaron Ivan Blot, del club político de L´Horloge; André

Bettencourt, ex ministro galo y militante del Partido Republicano Independiente; sir John Rordgers,

delegado del Partido Conservador inglés en el Consejo de Europa; Ronald Oswald —quien pronunció su

discurso en castellano—, que es también miembro del Parlamento Europeo, y finalmente, Vittorio Pons,

secretario general de la Unión Paneuropea, que dio lectura a un telegrama de felicitación de su presidente,

el archiduque de Habsburgo.

Martínez Esteruelas: O reforma o revolución

Acto seguido, Enrique Thomas de Carranza, en nombre de la Unión Social Popular, fue el primero de los

siete grandes de la Alianza que se dirigió a los congresistas. En un ambiente enfervorizado afirmó que el

electorado «es potencialmente partidario de nuestro grupo», para pasar después a realizar una durísima

crítica de la Prensa. "La lucha no será seguramente al sol —dijo—, lucharemos con gran parte de la

Prensa rupturista y negativa y mayoritariamente disolvente y de izquierda que colabora de manera

importante en la ofensiva de la confusión.»

El señor Martínez Esteruelas, presidente de la Unión del Pueblo Español, se refirió, por su parte, a la

necesidad de que los futuros Gobiernos renuncien al lucimiento propio para que el esfuerzo de todos los

españoles sea el que prevalezca. "Hay que avanzar —expresó— en la reforma y en la justicia. Quien no

quiera reforma tendrá revolución», y dijo que AP era el cauce idóneo para conseguir mejoras para

España. Señaló asimismo la defensa que el programa de AP hace de la economía de libre mercado y de la

libertad creadora del hombre, al igual que de la reforma fiscal («no habrá reforma válida sin un serio

esfuerzo para conocer las bases fiscales»).

AI señor Martínez Esteruelas sucedió en la tarima el señor López Rodó, presidente de Acción Regional

que, como había sido previamente acordado con sus compañeros, abordó una parcela concreta de los

objetivos del partido. Habló lógicamente del hecho regional desde la perspectiva de la unidad y variedad

de España. "Defendemos el regionalismo, no el federalismo ni mucho menos el separatismo", afirmó.

Aludió también a los comunistas, quienes, a su juicio, "tienen las manos manchadas de sangre", y calificó

a sus líderes como «momias resucitadas que todavía tienen la audacia de aparecer por España, como si

éste fuera un país de cobardes o de desmemoriados». Finalmente tras reiterar que ninguno de los que

hemos trabajado al servicio de Franco tenemos de qué avergonzarnos», se refirió a la urgencia de un plan

económico de estabilización.

Fernández de la Mora: El centro es indefinido

Con Gonzalo Fernández de la Mora, presidente de Unión Nacional Española, el clima apasionado llegó o

su punto más álgido. Su intervención, de algo más de veinte minutos fijados en principio, comenzó

explicando las diferencias de Alianza Popular con el resto y con los socialistas y los centristas. «Los

primeros están dominados por el PSOE renovado, que se declara marxista, y cuyo programa guarda un

parecido, casi de semejanza, al del Partido Comunista, del que somos absolutamente contrarios a su

legalización."

En relación a los segundos, el señor Fernández de la Mora dijo que "no era posible detallar rigurosamente

a ese centrismo plural e indefinido." «Rechazamos —afirmó tajantemente— ambas opciones, una por su

marxismo constitutivo y la otra por ser puente del marxismo. El que dé su voto a Alianza Popular no se

perderá en minorías ineficaces ni en compañeros de viaje del comunismo.» La gente, puesta en pie

ovacionó al señor De la Mora y pronunció bravos.

Por su parte, el señor Silva Muñoz, representante de Acción Democrática Española y quinto orador,

galvanizó hasta el punto los ánimos que hubo de repetir algún párrafo de su parlamento al separarse del

micrófono y acercarse a los congresistas impulsado por su apasionamiento. Criticó a las grandes potencias

(«no seremos títeres de sus disputos») y al eurocomunismo ("pediré la legalización del PC el día que haya

elecciones libres en Polonia, Checoslovaquia, Alemania del Este, Hungría, Rumania, Bulgaria, Estonio y

Lituania"). No se mostró muy partidario tampoco de la integración en la CEE, aunque, contrariamente a la

opinión del señor Thomas de Carranza, defendió a los medios de comunicación por su objetividad y

empeño en "favor de la democracia».

Licinio de la Fuente: Por una política laboral avanzada

«Nuestra alternativa social es tan avanzada como la de cualquiera del resto de fuerzas políticas. Nadie

podrá calificarla de reaccionaria. En Alianza Popular hay empresarios y obreros que defienden la

iniciativa privada, por ser más conforme a la dignidad de la persona. Quien quiera buscar reaccionarios

tendrá que irse a otra parte. A esos frondosos laberintos del centro y del centro izquierda que se definen

por su antifranquismo o por los coqueteos con el marxismo», declaró Licinio de la Fuente, líder de

Democracia Social, en su discurso de la mañana del domingo. «Los comunistas quieren pasar la aduana

de la legalización presentando unos estatutos de fundación benéfica-docente (grandes risas en el público).

Podrán engañar a los aduaneros, pero no al pueblo español, que no se dejará embaucar por esos

eufemismos», continuó.

Anunció también el propósito de AP de conseguir una Seguridad Social para todos, a cargo de los

presupuestos generales del Estado, con especial atención a las prestaciones para el campo y con una

desgravación importante respecto a los pequeños autónomos y funcionarlos. Hizo hincapié en la ayuda

a la tercera edad y elogió la fórmula del cooperativismo, en el camino de una reforma económica-social

de las estructuras del país.

La protección a la cultura popular, la gratuidad de la enseñanza, la reforma fiscal («que distribuya

adecuadamente las cargas fiscales y reprima el fraude con la dureza necesaria») y el repudio de la

socialización de los medios productivos —no los resultados, los beneficios— fueron otros puntos

apuntados por el señor De la Fuente como objetivos inmediatos a lograr tras las elecciones.

«Porque por encima de todo yo creo en la solidaridad del pueblo español a la hora de arrimar el hombro

para crear la riqueza que querernos para todos. El verdadero pueblo español que va a hacer oír su voz de

moderación y esperanza, por encima de tos extremismos.»

Rueda de Prensa

Inmediatamente después se produjo la intervención de Manuel Fraga, ya reseñada. Una vez clausurado el

Congreso se convocó una rueda de Prensa en una de las salas del palacio. A la misma asistieron los siete

líderes de Alianza Popular —posteriormente, don Laureano López Rodó abandonó el local para despedir

al señor Bettencourt— que fueron contestando a las preguntas de los informadores.

El señor Thomas de Carranza respondió acerca de fa presunta falta de objetividad de los medios

informativos respecto a Alianza Popular, reafirmándose en lo declarado en su alocución. En ese

momento, el señor Fraga dijo que el incidente debía quedar definitivamente clausurado.

Por su parte, los señores Silva y Fernández de la Mora aseguraron que ADE y UNE no habían decidido

fusionarse con la coalición, aunque sí aceptaban la federación. En este sentido, el primero dejó patente

que su grupo se sentía demócrata-cristiano y el segundo se mostró partidario de conseguir una

colaboración más estrecha con la alianza.

Sobre las normas electorales presentadas al Presidente Adolfo Suárez, el señor Fraga precisó que no era

propósito del partido desvelarlas, aunque en ellas se incluía la petición de igualdad de los medios de

difusión ante la propaganda electoral de cada una de las fuerzas. En ese momento, un periodista preguntó

si los integrantes de la mesa no creían que recibían un trato preferente por parte de la televisión. El señor

Fernández de la Mora dijo que «era el mejor rasgo de humor que hemos tenido en el congreso».

Inmediatamente el señor Fraga, a pesar de que el informador recalcó que su pregunta iba dirigida a don

Gonzalo Fernández de la Mora, puntualizó que tenía en su poder una carta de televisión anulando la

invitación cursada a varios miembros de Alianza Popular.

Otra de los informadores quiso conocer la opinión de alguno de los presentes sobre un rumor que estaba

en la calle que señalaba que el programa de Alianza Popular estaba confeccionado en base a las

frustraciones de sus líderes cuando fueron Ministros. Martínez Esteruelas, claramente dolido por la

indagación, respondió que «con maneras negativas no vamos a posibilitar nada. Muchos objetivos

planteados entonces por cada uno de nosotros se consiguieron. No es un problema de frustración, sino de

contaminación". Y Laureano López Rodó recomendó irónicamente al periodista —en vista de que le

había citado a Freud, como el autor que citaba a las frustraciones como generadoras de acción— que se

leyera a Frankel que había rebatido todas sus teorías.

En un clima tenso, Fraga Iribarne declaró a continuación que su reciente viaje a USA había sido

puramente informativo, y que su resultados eran, por el momento, «off the record».

Otra de las cuestiones planteadas se refirió a la postura a adoptar por el Presidente del Gobierno, antiguo

militante de UDPE. El señor Martínez Esteruelas declaró que «en esta situación, la disciplina de partido

nace cuando su dinámica está más avanzada. Más allá de una ficha el señor Suárez ha sido llamado a una

gestión especial y tiene derecho a la independencia política.

«El partido se muestra a favor de la concepción cristiana del tema. Es decir, el matrimonio religioso no lo

puede disolver el poder civil», manifestó el señor Fraga, contestando a la pregunta respecto a la postura

del partido respecto al divorcio.

Don Gonzalo Fernández de la Mora dijo a continuación que AP era partidaria de que cada persona

pudiera estudiar «como y donde quiera. Y el Estado debe salvaguardar esta oportunidad».

Finalmente, Manuel Fraga cerró el turno de preguntas respondiendo a la última formulada que del partido

está abierto a todos los grupos. Si me pide que le diga con quién en concreto mantenemos negociaciones

en la actualidad, el tengo que precisar que no haremos ningún comentario al respecto".

Finalmente hay que señalar que entre los asistentes a la sesión de clausura del Congreso se encontraban

José Salís, Manuel Jiménez Quílez, José María Mendoza Guinea, Ezequiel Puig, Maestro Amado y

Torcuato Luca de Tena, entre otras personalidades políticas.

LÓPEZ RODO:

«Defendemos el regionalismo, no el federalismo ni el separatismo»

«Ninguno de los que hemos trabajado al servicio de Franco tenemos de qué avergonzarnos»

FERNANDEZ DE LA MORA:

«Rechazamos el centrismo y el socialismo»

«El que de su voto a AP no se perderá en minorías ineficaces»

SILVA MUÑOZ:

«Pediré la legalización del PC el día en que haya elecciones libres en los países comunistas»

«No seremos títeres de las disputas de las grandes potencias»

FRAGA IRIBARNE:

«Ofrecemos una alternativa de continuidad y de futuro»

«Sí a una sociedad libre y abierta»

MARTÍNEZ ESTERUELAS:

«Hay que avanzar en la reforma y en la justicia»

«Quien no quiera reforma tendrá revolución»

LICINIO DE LA FUENTE:

«Nuestro programa social es tan avanzado como el de cualquiera»

«El verdadero pueblo español va a hacer oir su voz de moderación por encima de los extremismos»

THOMAS DE CARRANZA:

«El electorado es potencialmente nuestro»

«Lucharemos con gran parte de la Prensa»

Arriba

Martes 8 marzo 1977

 

< Volver