Santiago Carrillo en Segovia. 
 «Yo no he dividido al comunismo»  :   
 «Nosotros no tenemos ninguna afinidad ideológica con la social-democracia». 
 Arriba.    30/08/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Santiago Carrillo en Segovia

«YO NO HE DIVIDIDO AL COMUNISMO»

«Nosotros no tenemos ninguna afinidad ideológica con la social-democracia»

SEGOVIA. (Resumen de Europa Press.)—«Si el Centro nos pone en la disyuntiva de querer

imponer una Monarquía no democrática, nosotros no pasaríamos por ello y antes de eso

votaríamos por la República», dijo entre otras cosas Santiago Carrillo, secretario general del

Partido Comunista de España, en su disertación sobre «El eurocomunismo», como acto final de

la semana sociocultural, organizada por el PCE en Segovia y que tuvo lugar el pasado domingo

a última hora de la noche.

Al acto al que asistieron más de mil personas, se celebró en el Pabellón de Deportes de la

Delegación Provincial de la Juventud. No se registraron incidentes.

Al referirse a las diferencias entre la social-democraeia y el comunismo, puntualizó que «los

comunistas no tenían ninguna afinidad ideológica y menos aún que pretendieran administrar el

sistema capitalista».

Ataques a la URSS

Se refirió luego, como autodefensa, a los constantes ataques que han hecho a su libro algunos

países socialistas, sobre todo Rusia, calificándole como el autor de la división del comunismo.

Sin embargo, añadió, «no he sido yo. Habrá que recordar los sucesos de 1948 y 1968. Yo no

he dividido el Partido Comunista en Inglaterra ni en Francia, ni en otros países. El comunismo

está dividido y lo han dividido otros, no yo. Hay quien piensa —añadió— que la ortodoxia del

comunismo la detenta él y quien no piensa igual no es comunista. La política eurocomunista no

decimos que sea la única opción comunista», y se refirió luego a los distintos modelos

comunistas, como Cuba y algunos países africanos y, en este sentido dijo que «por eso cada

pueblo y cada situación debe contemplarse desde perspectivas más amplias y que la

cooperación entre los partidos comunistas, movimientos liberales y fuerzas progresistas que

deben ser cada vez más amplias sólo será realidad si se respetan la realidad de cada situación

política y la diferencia de condiciones de lucha de unos y de otros».

En otro momento de su alocución, Carrillo manifestó:

«En España no hay democracia —añadió—, sino transición. El pueblo eligió unas Cortes sin

condiciones, que no pueden considerarse de plena libertad, porque ni estaba roto el sistema

anterior ni se descartan los medios de coacción que sufrieron algunas zonas rurales. Esto nos

pone en una situación de cambios que son resultados de una convergencia, puesto que son

casi un acuerdo tácito entre las fuerzas que rodean la Monarquía, esta misma y las fuerzas

democráticas y de izquierdas.»

Después de criticar la actuación del PSOE y de la UCD, Santiago Corrillo dijo que el Partido

Comunista ha propuesto una Constitución en la que España se constituya en un Estado

democrático, en el que todos los componentes y el Parlamento consideren los poderes

nacionales, regionales y locales como base de Parlamento del pueblo, no siendo válidas otras

opciones.

 

< Volver