Autor: Blanco Vila, Luis. 
   Alianza Popular     
 
 Ya.    08/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

8III77

BOLETIN DE URGENCIAS

Alianza Popular

TENGO la s e n e a c ion—que desde ahora mismo desecho—de que Alianza Popuar ha ganado ya las

elecciones. Lo dijo anteayer don Enrique Thomas de Carranza, líder de la potencial Unión Social Popular,

potencialmente incluida en la Federación de Alianza Popular. Dijo, pues, don Enrique: "El electorado es,

en su mayoría, potencialmente de Alianza Popular." Con lo cual el ex presidente de ANEPA hac« una

afirmación con dos claras restricciones: el electorado es de Alianza Popular, pero en su mayoría y

potencialmente.

Por fortuna para la Federación de Alianza Popular, el señor Thomas de Carranza no va a ser pieza clave

en la campaña electoral. Con ello se evitarán una autocontracampaña y, de paso, que tengan que luchar,

además, con parte de la prensa, como, poco afortunadamente, dijo también el potencial líder de la

potencial Unión Social Popular.

La fuerza le viene a Alianza Popular de otros manantiales mucho más profundos. En esta consideración

yo me encuentro muy a gusto con la tesis de los "magníficos": querer que el paía sea de izquierdas de la

noche a la mañana (el famoso "se acostó" y "se levantó" de abril de 1931) es sencillamente una

barbaridad; pretender que España se pronuncie masivamente contra una obra de asentamiento económico

y desarrollo material y cultural sólo porque en la cúspide del poder estaba Francisco Franco y eu personal

estilo de gobierno es un error en el que no va a caer el electorado. Y así tantas cosas.

Pero tampoco oculto mi temor frente a la seguridad y contundencia de Praga y sus compañeros

alianeistas. Si Alianza piensa que este país iba bien por donde iba, y cree que el pueblo está dispuesto a

vivir, a desarrollarse, a mejorar graciaa a loe beneficios residuales del capitalismo, se equivoca. Eaa no es

la participación que queremos. Esa es virtud cristiana—caridad—, pero no es quicio, como lo es la

Justicia, que es—repito—cardinal, raíz de vida.

 

< Volver