Carrillo, prohibido en Moscú. 
 "Dicen que soy un traidor"  :   
 "El tiempo dirá quien tiene razón". 
 Informaciones.    04/11/1977.  Página: 3-4. Páginas: 2. Párrafos: 27. 

CARRILLO, PROHIBIDO EN MOSCÚ

DICEN QUE SOY UN TRAIDOR

MOSCÚ, 4 (INFORMACIONES y resumen de EFE).

HE considerado mi deber participar en la celebración del aniversario de la revolución de octubre,

patrimonio de todas las fuerzas progresistas, con independencia de la forma en que he sido recibido»,

declaró a Efe don Santiago Carrillo tras la clausura de la sesión del palacio del Kremlin.

El secretario general del Partido Comunista de España (ver INFORMACIONES de ayer) no pudo

intervenir en la sesión. El señor Carrillo señaló que su intención era exponer ante los micrófonos del

Kremlin tanto su solidaridad con la Revolución de Octubre y su gratitud a la U.R.S.S. por el apoyo

durante la guerra contra el fascismo como «las posiciones de pluralismo democrático» del Partido

Comunista de España.

«Mi discurso iba a ser muy parecido al que pronunció ayer Enrico Berlinguer», agregó.

«No se me ha dado la ocasión de hablar ni tampoco se me ha dado la razón —contestó a una pregunta de

Efe— pero supongo que ustedes se la imaginan también.»

El señor Carrillo dijo que había entregado su discurso porque así lo requerían los organizadores del acto

para preparar la traducción simultánea. «Están en su casa y pueden elegir a los que quieren oír hablar,

pero entiendo que ha habido intervenciones de partidos comunistas que prácticamente no existen.»

Preguntado si a pesar del incidente mantendrá conversaciones con dirigentes soviéticos dijo: «Ninguna;

no tengo interés en ello, y tampoco quiero dar la impresión de que nuestras relaciones son mejores de los

que verdaderamente son.» Además agregó: «En una conversación no se pueden resolver nuestras

diferencias. La práctica y el tiempo dirán quién tiene razón.»

«El incidente y la recepción de que fui objeto pueden actuar en mi favor», señaló el señor Carrillo, y en

concreto «podrían hacerme ganar votos en las municipales».

Para el secretario general del P.C.E. no fue una sorpresa que no pudiera hablar en el Kremlin. «Como

dicen que soy un traidor, pues sería un poco raro que me dieran la oportunidad de hablar», comentó.

El señor Carrillo fue situado en la última fila de las cinco que ocupaban la tribuna presidencial en el

escenario del Gran Palacio del Kremlin, en una esquina donde apenas era perceptible, mientras doña

Dolores Ibárruri mantenía la posición en primera fila que había ocupado ayer. «Me pusieron donde

tuvieran que hacer un esfuerzo los que querían verme», dijo.

El señor Carrillo confirmó a Efe que «en Madrid, antes del viaje a Moscú, se me había ofrecido el

micrófono. Afanasiev dijo que yo iba a hablar y que preparara un discurso de cinco a siete minutos. Yo lo

hice así y lo he preparado en el viaje en el avión».

Luego se ofreció la posibilidad a los jefes de delegación que no habían intervenido lo hicieran en otros

lugares y otras capitales soviéticas. Carrilo contestó: «Sabían que me iba mañana. ¿Y qué hago yo

leyendo mi discurso en Kiev, por ejemplo?» Don Rafael Alberti, que integra la delegación del P.C.E. en

Moscú, suspendió el recital de poesías que tenía previsto ofrecer en la Unión Oficial de Escritores de la

Unión Soviética. El poeta comentó que si no podía hablar el jefe de la delegación, tampoco debían decir

poemas los que le acompañan.

• EL TIEMPO DIRÁ QUIEN TIENE RAZÓN»

A pesar del incidente, que fue la sorpresa y bomba informativa de la jornada, el señor Carrillo se mostró

contento por haber venido a Moscú. «Queríamos demostrar con nuestra solidaridad que somos fieles a

nuestros ideales comunistas y lo hemos hecho. Queríamos exponer nuestras posiciones específicas de

partido, gusten aquí o no gusten, y no pudo ser. Ellos están en su casa y son muy libres de elegir a quien

quieran oír», declaró el señor Carrillo.

RECIBIDOS POR SAMARANCH

Don Juan Antonio Samaranch, embajador español en la U.R.S.S., ofreció después un cóctel a la

delegación del Partido Comunista español.

El señor Samaranch conversó en privado largo rato con don Santiago Carrillo y doña Dolores Ibárruri.

Don Rafael Alberti, don Ramón Tamames, doña Pilar Bravo, doña Irene Falcón y don Antón Gutiérrez,

restantes componentes de la delegación, comentaron también las incidencias de su participación en los

actos del Kremlin.

Al término de la recepción, que transcurrió en un grato ambiente de simpatía y naturalidad, la delegación

del Partido Comunista se dirigió a la sede del Centro español, local del partido en la capital soviética,

donde intervinieron en un acto para hablar sobre la actual situación política española.

"NADA NI NADIE NOS HARÁ ROMPER CON LA U. R. S. S."

"Puedo decir ahora que no me voy de Moscú sin hablar, comentó afirmando el señor Carrillo, abriendo un

acto que duró más de dos horas, en el que también hicieron uso de la palabra don Ramón Tamames, doña

Pilar Bravo, don Antón Gutiérrez, don Rafael Alberti y doña Dolores Ibárruri, y que contó con la

asistencia de unas 400 personas vinculadas a la colonia española de la capital.

El señor Carrillo dijo que el Partido Comunista "está abriendo frentes y entrando en todos los medios en

España. Tenemos veinte diputados, pero la Prensa y los medios de comunicación hablan cada día de

nosotros como si tuviéramos la mayoría parlamentaria."

Se trata de presentar un retrato de la situación actual española a través del Partido Comunista, calificado

por su secretario general como "el más fuerte de España en su organización y asiento en la clase obrera",

y para ello hubo reiterada referencia al "pacto de la Moncloa", calificado de "pacto para la libertad" y

"gran triunfo de nuestro partido".

A propósito de su próximo viaje a los Estados Unidos, indicó que contribuirá a "derribar el muro del veto

norteamericano a la participación de los comunistas en los Gobiernos europeos".

"Voy a Estados Unidos —dijo—, pero podéis estar tranquilos, camaradas, porque no me voy a dejar

corromper."

Don Santiago Carrillo dedicó elogiosos comentarios a la Revolución de octubre que suscitaron grandes

aplausos. "Octubre es nuestra revolución, y lo es más incluso que para muchos ciudadanos soviéticos,

porque nosotros la hemos adoptado y hemos optado por ella desde los países capitalistas."

"Hemos venido a demostrar —dijo en otro momento— que aunque tengamos divergencias y las

expongamos, nada ni nadie nos llevará a romper con la Unión Soviética. Los nombres pasan, los

dirigentes pasan, pero la Unión Soviética y los partidos quedan. Por eso estamos aquí y volveremos

mientras tengamos fuerza para hacerlo."

El señor Tamames dijo: "La democracia en España, camaradas, ha empezado y va en serio."

Don Rafael Alberti, coreado y ovacionado con entusiasmo por el público, leyó unos poemas en medio de

una intervención cuajada de buen humor y simpatía. El "diputado relámpago", como dijo de si mismo,

improvisó una "teoría sobre los extraños fenómenos de traslación". Para iluminarla con un ejemplo, dijo:

"La prueba es que veníamos a hablar en un sitio y terminamos hablando en otro."

HOY REGRESA A MADRID LA DELEGACIÓN DEL P.C.E.

La Oficina de Prensa del Partido Comunista de España ha confirmado a INFORMACIONES que hoy, en

el vuelo de Aroflot que llega a Barajas a las siete de la tarde, regresarán a España todos los miembros de

la delegación del P.C.E. que se había desplazado a Moscú para asistir a las conmemoraciones de la

Revolución de octubre, menos "Pasionaria". Según las mismas fuentes, la idea inicial era que don Ramón

Tamames y doña Pilar Bravo permanecieran en la capital soviética para asistir a los actos del próximo día

7 en la plaza Roja, pero se ha decidido que ambos regresen también con don Santiago Carrillo y el resto

de la delegación. Doña Dolores Ibárruri permanecerá un tiempo en Moscú, pero sólo por razones

familiares —tiene allí una hija casada y varios nietos— y a título privado; así, también se ha precisado

que doña Dolores Ibárruri no acudirá, en representación del Partido Comunista de España, a ninguno de

los actos programados hasta el próximo día 7, puesto que la delegación del P.C.E. regresa hoy,

oficialmente, a Madrid

Las mismas fuentes del Partido Comunista de España han reiterado el hecho de que la participación del

señor Carrillo, por espacio de seis minutos, en las ceremonias del Kremlin había sido comunicada al

secretario general del P.C.E. por los señores Affanasiev y Persov en su reciente estancia en Madrid con

ocasión de la fiesta del P.C.E. En aquella ocasión los dos delegados soviéticos hicieron declaraciones a la

Prensa española que hicieron pensar en una distensión P.C.E.-P.C.U.S.

 

< Volver