Autor: J. P. Q.. 
 En declaraciones a «Le Monde». 
 Carrillo acusa al P.S.O E. de falta de democracia interna     
 
 Informaciones.    22/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

EN DECLARACIONES A «LE MONDE» Carrillo acusa al P.S.O.E. de falta de democracia interna

PARIS, 22 (INFORMACIONES, por J. P. Q).

Don Santiago Carrillo, secretario general del P. C. E., estima que en España ha surgido un

«supergobierno» que dirige los destinos de la Península, por encima de la Administración y el Gobierno

constituídos.

En unas declaraciones que ayer publicó a toda página el vespertino «Le Monde», el señor Carrillo

comentó: «Los partidos que se reúnen en la Moncloa forman una suerte de "supergobierno", un Gabinete

que trata de los negocios de alta política, mientras que el Consejo de ministros legal se ocupa de los

asuntos corrientes.»

JUEGO DEMOCRÁTICO

Más adelante, el señor Carrillo afirma: «Nuestro partido es serio y disciplinado, y ha contribuido a

estabilizar la democracia. Las fuerzas preocupadas por el sostenimiento del orden se han dado cuenta. El

señor Fraga Iribarne acaba de hacernos un elogio que nunca hubiéramos esperado de él.» A juicio del

secretario general del P.C.E., «nuestra participación en el Poder, si parecía imposible ayer y parece difícil

hoy, lo será mucho menos mañana».

Carrillo responde a los ataques que también en «Le Monde», la semana pasada, le dirigió el secretario

general del P.S.O.E., don Felipe González, utilizando los mismos argumentos que éste: falta de

democracia interna en el seno del Partido Socialista. Afirma Carrillo: «El P.S.O.E. está regido por un

centralismo más rígido que el nuestro. En los últimos meses ha procedido a exclusiones, principalmente

en Vitoria, en Madrid, en otras provincias, y tales exclusiones han sido decididas desde lo alto y

comunicadas por telegrama. Amablemente, yo digo que el Partido Comunista tiene un centralismo

democrático y el Partido Socialista un centralismo... telegráfico.»

Continuando sus críticas respecto a lo que estima métodos autoritarios de las jerarquías socialistas, añade

Carrillo: «Si yo contara, como me lo han contado algunos dirigentes socialistas, cómo Llopis fue

separado, se sorprenderían al conocer los métodos "democráticos" del P.S.O.E. durante la

clandestinidad... Nosotros deseamos elaborar unos nuevos Estatutos que tengan en cuenta el hecho de que

existen ciertas libertades en España y que el juego democrático puede introducirse en el partido.»

VIAJE A EE. UU.

Respecto a su próximo viaje a Estados Unidos, el señor Carrillo, tras afirmar que los comunistas

españoles no necesitan ofrecer una imagen de marca izquierda («porque lo somos») como, según él,

hacen los socialistas, comenta: «Voy a Estados Unidos a explicar nuestra política, sus fundamentos

ideológicos, nuestra posición con respecto a la democracia y nuestra independencia. Voy a explicar que

una eventual participación de los comunistas en el Poder, en España —no hablo de una victoria

comunista, hoy imposible—, no modificaría ningún equilibrio estratégico, no supondría ninguna ventaja

para ninguna de las dos superpotencias. Estamos decididos a no defender ni a uno ni a otro bloque.

Nosotros vamos a servir a España.»

Las declaraciones del señor Carrillo han coincidido con otras del señor Teng Hsiaoping, vicepresidente

del Gobierno chino, que critica muy duramente a todos los partidos eurocomunistas (francés, italiano y

español), afirmando: «No los consideramos partidos marxistas - leninistas.»

En unas declaraciones concedidas a la agencia FrancePress, el señor Teng Hsiaoping ha afirmado que

China no desea ni la llegada al Poder ni la simple participación de los partidos eurocomunistas en sus

respectivos países. Días pasados, se hicieron públicas diversas diferencias de criterio, asimismo, entre los

mismos partidos eurocomunistas con apreciaciones estratégicas (captación de emigrantes) e ideológicas

(relaciones con Moscú) particulares.

El señor Carrillo presentará el próximo lunes, ante la Asociación de la Prensa Diplomática, la traducción

francesa de su ensayo «Eurocomunismo y Estado».

• Noventa comunistas canarios, de partidos situados a la izquierda del P.C.E., se han dirigido al

embajador de la U.R.S.S. en España, acusando a Santiago Carrillo de provocar y calumniar a la Unión

Soviética.

En su carta, los firmantes se refieren a las frecuentes manifestaciones antisoviéticas del secretario general

del Partido Comunista de España. «La escalada antisoviética de este político en nuestras islas —dicen—

culminó en la rueda de Prensa celebrada el pasado 29 de septiembre, en la que declara: "Pensamos que si

Canarias rompe con España, su destino seria convertirse en un punto de apoyo estratégico soviético o

americano, y, en este caso, probablemente pasaría a ser un nuevo Puerto Rico." Como se desprende de

esta expresión —añaden los firmantes—, Carrillo establece un intolerable principio de igualdad entre los

principios y los hechos de la política exterior soviética, basada en la defensa del socialismo internacional,

con la del imperialismo. Ante las reiteradas actitudes provocadoras solicitamos de esa Embajada

transmita a las autoridades soviéticas nuestra oposición a que dicho político represente a los comunistas

españoles, y en cualquier caso, a los canarios, en los actos conmemorativos del 60 aniversario de la

revolución de octubre.

22 de octubre de 1977

INFORMACIONES

 

< Volver