Autor: Pistolesi Manzoni, Alejandro. 
 Tras el ofrecimiento de diálogo con los católicos hecho poir Berlinguer. 
 Dura reacción vaticana contra el PCI  :   
 «El materialismo ateo sigue presente en le marxismo a pesar de todos los juegos malabres». 
 Arriba.    15/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Tras el ofrecimiento de diálogo con los católicos hecho por Belínguer

DURA REACCIÓN VATICANA CONTRA EL PCI

«El materialismo ateo sigue presente en el marxismo a pesar de todos los juegos malabares»

ROMA

De nuestro corresponsal, ALEJANDRO PISTOLESI

CIUDAD DEL VATICANO. (Crónica para ARRIBA y Pyresa.) El primer balance del V Sínodo Mundial

de los Obispos, y el más autorizado, por cierto, se llevó a cabo ayer en la biblioteca privada del Pontífíce,

donde Pablo VI despachó durante dos horas con los tres cardenales que presiden, como delegados suyos,

los trabajos de la magna asamblea —el italiano Baggio, el portugués Ribeiro, y el senegalés

Thiandoum—, acompañados del arzobispo brasileño Lorscheider, ponente general de este Sínodo,

del obispo polaco Ladislao Rubin, secretario general permanente, y de monseñor Estepa, obispo auxiliar

de Madrid - Alcalá, secretario especial.

Una reunión muy importante, puesto que hoy, sábado, se reanudan las congregaciones generales para

escuchar los informes resumidos de los debates que se desarrollaron secretamente, durante una semana,

en el ámbito de las once comisiones o «círculos menores».

Por lo demás, toda la información vaticana del día está centrada en la durísima reacción de los ambientes

de la Santa Sede y del Sínodo contra la torpe tentativa del secretario del Partido Comunista Italiano,

Enrico Berlínguer, de abrir un «diálogo» con los católicos, ignorando todo un conjunto de dramáticas

circunstancias. El portavoz oficial del Vaticano, padre Panciroli, se negó el jueves a contestar a una

pregunta sobre la carta del líder comunista al obispo de Ivrea, monseñor Beltazzi, famoso ya por sus

«imprudencias» progresistas, alegando como pretexto el que la carta no habla aparecido aún pública,

mente (ha salido en el número de ayer de la revista ideológica del PCI, «Binascita»). Por su parte, el

órgano oficial del Vaticano, «Osservatore Romano», sin intervenir directamente en la polémica, publica

un amplio resumen del comentario del cotidiano católico de Milán, «Avvenire», atribuido a una altísima

personalidad de la Iglesia, que, entre otras cosas, dice: «Es inútil negar que el PCI, como tal, profesa

explícitamente la ideología marxista como filosofía materialista atea», que a pesar de todos los juegos

malabares sigue estando presente en el marxismo, «entendido y utilizado críticamente como enseñanza».

El comentario, en los puntos recogidos por el órgano vaticano, echa en cara a Berlinguer «el ateísmo de

Estado» en la Unión Soviética y «las persecuciones contra los católicos en todos los regímenes

comunistas».

Muy severa y eficaz ha sido la réplica espontánea del patriarca de Venecia, cardenal Albino Luciani, que

ha salido inmediatamente al paso de las afirmaciones de Berlinguer, en espera de la postura que adoptará

la conferencia episcopal italiana. «Un obispo polaco —afirma el cardenal— me ha dicho: Esa es la jugada

clásica, y nosotros la conocemos bien. Hacen todo lo posible por provocar una fractura en el episcopado,

y en cuanto se verifica la más pequeña fisura, meten la cuña y ensanchan la brecha»... Por otra parte, en

fin, los ambientes políticos coinciden en que la iniciativa de Berlinguer, en cierto sentido absurda, porque

su carta contesta con un año y medio de retraso a otra carta abierta que le dirigid el obispo de Ivrea, va

encaminada, en realidad, a acentuar la crisis interna que parece madurar en la Democracia Cristiana frente

al problema de las relaciones con el Partido Comunista.

 

< Volver