Santiago Carrillo. 
 «El Pacto de la Moncloa no es el pacto del miedo»  :   
 Recaudados 250 millones de pesetas. 
 Arriba.    18/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

Santiago Carrillo, en la fiesta del PCE

EL PACTO DE LA MONCLOA NO ES EL PACTO DEL MIEDO

Recaudados 25O millones de pesetas

MADRID. (De nuestra Redacción.) — «El pacto de la Moncloa no es el pacto del miedo, pero esto no

quiere decir que no existan peligros para la democracia», dijo el domingo Santiago Carrillo, en un mitin

que tuvo lugar dentro de los actos de la fiesta que el Partido Comunista de España celebró durante el fin

de semana en la Casa de Campo.

El Partido Comunista ofreció el domingo una recepción, a la que asistieron unas 300.000 personas, entre

las que se encontraban «Pasionaria», Carrillo y los miembros del Comité Ejecutivo del partido; el Alcalde

de Madrid, señor Arespacochaga; el Gobernador Civil de la provincia, señor Rosón; Gabriel Celaya,

Alfonso Grosso, Marcos Ana, Alberti, Nicolás Sartorius, así como representantes de las delegaciones del

Partido Comunista de la URSS, Japón, Italia, Francia, República Democrática Alemana, Uruguay, Cuba,

Chile y Polonia, entre otros, y representantes de varios partidos políticos españoles, entre ellos PSP, ORT

y LCR.

En el transcurso de este acto varios miles de personas que se encontraban en la puerta del edificio del INI,

en el que se desarrolló la recepción, pidieron la presencia de Dolores Ibárruri, quien salió a saludarles. En

esos momentos los reunidos dieron gritos en honor de «Pasionaria» y del partido.

Mitin político

A las cinco y media de la tarde, en el anfiteatro de la Feria del Campo, completamente abarrotado de

público, se celebró el mitin político. En primer lugar intervino Simón Sánchez Montero, quien se refirió a

los diversos aspectos de la fiesta y añadió que las fiestas del PCE recogerán los avances de la democracia

hacia el socialismo. Agradeció a las autoridades la ayuda prestada para la organización del acto y saludó a

las diversas delegaciones de los partidos comunistas extranjeros que habían acudido, y saludó a todos los

que de alguna manera habían colaborado en la realización de la fiesta.

Posteriormente hizo uso de la palabra Santiago Carrillo, quien dijo: «Esta fiesta quedará en la historia de

la adhesión popular a nuestro partido.» Tras aludir a la reconciliación nacional y a la amnistía, añadió que

el PCE era consciente de que quien mate, quien robe, quien secuestre, aunque dé pretextos políticos, ya

no podrá ser considerado un preso político.

Más adelante señaló que lo que sucede estos días en el Palacio de la Moncloa da la razón al PCE. No se

puede hacer frente —añadió— a la alternativa de un cambio democrático y de salida de una crisis más

que con una alternativa de concentración democrática. Posteriormente se extendió en la explicación de

algunos de los temas que se discuten en las reuniones de la Moncloa. En este punto hizo referencia a la

necesidad de «reconvertir la antigua Prensa del Movimiento en una Prensa estatal al servicio de la

sociedad española y no del Gobierno».

A continuación Rafael Alberti explicó el desarrollo de su campaña electoral, realizada toda en versos —

dijo— y leyó, entre otros, un poema dedicado a «Pasionaria». Al término de la intervención del poeta, el

público asistente pidió la intervención de Dolores Ibárruri, que se encontraba en el escenario. La

presidente del partido dijo: «Adelante en la lucha por la libertad, por la democracia y por el socialismo en

nuestro país.»

Al término del mitin continuaron las actuaciones de artistas.

250 millones de pesetas

Unos 250 millones de pesetas, aproximadamente, ha recaudado el Partido Comunista de España durante

la fiesta «monstruo» celebrada el pasado fin de semana.

Según datos facilitados en la oficina de Prensa del PCE, y previa aclaración de que hasta dentro de unos

días no podrán conocerse con exactitud los ingresos obtenidos, se han vendido 1.600.000 bonos de ayuda,

al precio de 150 pesetas.

Por otra parte, se estima que asistieron 1.700.000 personas, aproximadamente. El servicio del orden

estuvo controlado por 6.000 militantes en diversos turnos.

Los gastos que la fiesta ha ocasionado están evaluados en unos 20 millones de pesetas.

 

< Volver