Los comunistas mejicanos piden amnistía para mil presos políticos     
 
 Hoja del Lunes.    17/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

INTERNACIONAL

Los comunistas mejicanos piden amnistía para mil presos políticos

MÉJICO. (Efe.) — Dos importantes partidos izquierdistas anunciaron su intención de insistir hasta que el

Gobierno dicte una ley de amnistía para los mil presos políticos que afirman hay en el país.

Los Partidos Comunista Mejicano y Mejicano de los Trabajadores (no registrados legalmente) indicaron

que tal medida "es cada día más urgente".

"Una amnistía también promoverá una nueva atmósfera política en Méjico. Será una medida tendente a

eliminar las causas que han generado el terrorismo y el guerrillerismo", dijo un portavoz comunista.

Según el portavoz, se sabe que el Gobierno tiene un proyecto de ley al respecto, aunque no ha sido

enviado al Congreso para su aprobación.

Según una denuncia hecha por el Comité Nacional pro Defensa de Presos, Perseguidos, Exiliados y

Desparecidos, hay un millar de presos, 300 desaparecidos y unos cuarenta exiliados por sus actividades

antigubernamentales, incluidos guerrilleros presos.

GRAVE MOTÍN CARCELARIO PROMOVIDO POR GUERRILLEROS

GUADALAJARA (Jalisco, Méjico). (Efe.)—Cinco días después del motín que causó la muerte de quince

presos, "ajusticiados" por sus compañeros, la prisión de Oblatos seguía ayer, de hecho, en poder de los

rebeldes.

Los amotinados demandaron que las autoridades entreguen para su "ajusticiamiento" a dos de los presos

que colaboraban con la dirección del penal en el control de los reclusos.

En caso de que no sean entregados, los amotinados amenazaron con lanzar bombas "molotov" al

refectorio del penal, donde se refugiaron los 36 reos que, junto con los 15 ya muertos, ayudaban a la

dirección penitenciaria. Piden, además, un mejor trato para los reclusos.

Todos ellos son acusados de abusos diversos por los presos amotinados, que aseguran que controlaban

incluso el tráfico de drogas dentro de la cárcel.

Entre tanto, la prisión sigue acordonada por la policía, rural, en previsión de intentos de fugas, mientras

policías antimotines de la ciudad de Méjico esperan una orden para asaltar el interior del penal.

Las autoridades prohibieron ayer la visita de familiares, señalando tener informes de que se estaba

planeando un secuestro masivo de éstos para obtener la liberación de los líderes del motín, en su mayoría

guerrilleros presos.

Los celadores del penal, que permanecen acuartelados, aseguraron, por una parte, que la mayoría de los

reos rebeldes está armada con puñales o pistolas.

 

< Volver