Referéndum: Día D. 
 Vizcaya: jornada abstencionista     
 
 Diario 16.    07/12/1978.  Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 17. 

Vizcaya: Jornada abstencionista

MADRID, 7 (Corresponsal D16).La población del País Vasco fue remisa a participar

en el referéndum convocado por el Gobierno, si bien la jornada se desarrolló con

normalidad ciudadana, sin que se registraran alteraciones de orden

público.

Los representantes del Partido Nacionalista Vasco obstaculizaron el ejercicio

del voto en numerosas ocatSiones a personas cuyo carnet de identidad estaba

caducado o registraba el nombre del interesado con alguna errata respecto del

censo electoral, o viceversa.

Abstencionismo

Ya desde la mañana podía apreciarse una cierta actitud de abstencionismo en la

afluencia de votantes que, en un ambiente de normalidad, acudían a las mesas

electorales vizcaínas, según coincidían el secretario general del Partido

Comunista de Euskadi, Roberto Lertxundi, y el presidente de Alianza Popular del

País Vasco, Jesús Pérez Bilbao, que habían sido los primeros líderes vascos que

acudieron a las urnas.

Roberto Lertxundi lo hizo a las 9,15 en el instituto de Guecho, donde declaró

que «he votado sí y espero como bueno en Euskadi un resultado que alcance el 50

por 100 de votos positivos. Superaremos esta cota en Navarra y Álava, y quizá

nos acerquemos a la misma en Vizcaya y Guipúzcoa».

Lertxundi añadió que «le había llamado la atención la gran tranquilidad que se

registraba tanto en las mesas como en el público y que «únicamente tengo que

constatar la actitud de algunos presidentes de mesa de filiación nacionalista

que, en algunos barrios bilbaínos, han puesto dificultades a los votantes que

llevan el carnet de identidad caducado».

Por su parte, el presidente de AP. que había votado a las diez de la mañana en

las escuelas del Sagrado Corazón de Algorta, había recalcado que el

abstencionismo es evidente y que, a su juicio, podía alcanzar un 40 por 100,

pero que, en definitiva, esperaba conseguirr al menos un 50 por 100 de votos

positivos.

Anormalidades

Según la Junta del censo, al mediodía no se habían registrado grandes

dificultades ni problemas en la Constitución de las mesas electorales, a

excepción de algunos colegios donde habían faltado hojaa del censo.

Concretamente, en la Universidad de Deusto no habían podido votar los menores de

veintiún años, en tanto que en Guecho no se había constituido aún una mesa

electoral por ausencia de sus titulares.

También se habían registrado anormalidades en Santurce, donde se había

suspendido la votación en siete colegios electorales, cuyas urnas no estaban

precintadas, en tanto que en los locales de la AISS de Bilbao, se habían tenido

que retrasar las votaciones al acudir a este centro algunos de los colegios que

debían haber estado establecidos en las escuelas de Indauchu.

Por otra parte, fueron detenidas unas cuatro o cinco personas al hacer

propaganda del «no» en las localidades vicaínas de Sondica y Baracaldo.

Asimismo, el Partido Abertzale ETA presentó varias denuncias al observar sus

interventores ciertas irregularidades en algunos colegios electorales de la

capital, principalmente en el voto de los jóvenes.

Según parte facilitado al mediodía, momento en que emitió su voto el presidente

del Consejo General Vasco, Ramón Rubial, en la Escuela Oficial de Idiomas de

Deusto, el numero de votantes en el casco urbano de Bilbao alcanzaba un 12 por

100 del censo. «Durante muchos años declaró Rubial al emitir su voto viví

privado de libertad; éste es para mí un momento muy emocionante, ya que la

recupero plenamente.»

A esa misma hora el índice de participación en la provincia mantenía una tónica

de pocos votantes, aunque según el secretario general de UCD de Vizcaya, Ricardo

Echanove, «las cifras de votantes pueden estimarse que se mantiene un ritmo

similar al pasado 16 de junio».

Votan los presos

Doce presos de la rama político militar de ETA, que se encuentran pendientes de

juicio en la cárcel de Basauri, votaron «no» a la Constitución. Asimismo, los

presos de la rama militar, igualmente detenidos en esta prisión, votaron «no», y

otros se abstuvieron.

Durante la tarde, y a pesar de la tónica abstencionista reinante en toda la

jornada, se incrementó ligeramente el índice de participación, sin registrarse

ningún tipo de incicentes.

 

< Volver