Referéndum: Día D. 
 Madrid: Mucho frío, mucho joven y mucho despiste     
 
 Diario 16.    07/12/1978.  Página: 18. Páginas: 1. Párrafos: 34. 

Madrid: Mucho frío, mucho joven y mucho despiste

MADRID, 7 (D16).—Normalidad en la calle, fluidez en el desfile de electores,

falta de información sobre, el censo y numerosa presencia juvenil, fue la tónica

general de la Jornada en las calles de Madrid, que conocieron, además, el frío y

la lluvia. Mientras a media mañana se calculaba que de un 10 a un 20 por 100 de

votantes habían pasado por las urnas, a partir de las dos de la tarde hubo mayor

afluencia, sobre todo de Jóvenes.

Desorientados

La falta de información de ciudadanos a la hora de consultar las listas y

averiguar dónde estaba su urna y los fallos del censo, al no concordar los datos

de las listas expuestas en la calle con las que obraban en poder de las mesas,

fueron los principales problemas que aquejaron, por ejemplo, a colegios situados

en Vallecas y Moratalaz.

"Pues sí no estoy, ya no busco más. No voto. Que se fastidien", comentaba

indignada una señora, tras revolver todas las listas y optar por la abstención

ante la Irregularidad estadística. "Esto nos está pasando toda la mañana",

comentó a D16 el presidente de una mesa instalada en el colegio Nuestra Señora

de. Pino, en la avenida de Palomeras. "En el censo expuesto en la calle —añadió—

data de mil novecientos setenta y seis y figuran personas que no están incluidas

en las listas que nosotros tenemos en las mesas. Y al contrario."

Falta adiestramiento

Además de ese fallo, muy repetido en distritos como Vallecas y Moratalaz, había

otro problema: mucha gente no sabia "traducir" las listas, no entendía cual era

su sección y su mesa. Presidentes de mesas y apoderados de partidos políticos,

pasaron buena parte de la Jornada facilitando información y colocando carteles

orientadores, según el domicilio de los votantes. En este sentido, loa agentes

de la Policía Armada actuaron con absoluta amabilidad, leyendo e interpretando

listas a multitud de personas con problemas para entenderlas o que,

sencillamente, no sabían leer.

«A mí me mandaron una carta diciendo que era presidente de mesa, y nada más»

comentó un presidente en el barrio vallecano.de El Pozo. «Tuve que ir al

Ayuntamiento a enterarme del sitio No entiendo cómo la víspera del referéndum no

nos convocaron a todos para explicarnos qué nacer en cada caso de Jos que se nos

puedan presentar.»

«Además —continuo el presidente de la mesa de El Pozo—, se nos están acabando

las papeletas y no vemos cómo conseguir más. Se lo he dicho al sargento de la

Policía Armada, y dice que cuando se acaben la gente escriba ´sí´ o ´no´ en los

recuadros de las papeletas en blanco. Yo, esas papeletas no pienso darlas por

válidas, porque no he recibido instrucciones al respecto.»

Ladrones del "si"

También en las urbanizaciones de Móstoles hubo dificultades para votar, a causa

de las deficiencias en las listas del censo Durante la mañana, más de la mitad

de quienes acudieron a las urnas no pudieron depositar el voto por ese fallo,

según informaron los vecinos.

En barrios como Puerta de Hierro, Moncloa, Rosales, Ciudad Lineal, Mediodía y

Chamberí, individuos no identificados se dedicaron a robar papeletas impresas

con el «sí»». Sin embargo, en muchos colegios electorales de Moratalaz hubo que

reponer frecuentemente, durante la tarde, papeletas del «sí», por su numerosa

utilización, mientras las del «no» permanecían con un ligero descenso. A la hora

de cierre de los colegios, en el citado barrio se estimaba una participación

del 80 por 100.

Mucho Joven

En el mismo Moratalaz y en Vallecas, la presencia en las urnas se había

calculado a las dos de la tarde en un tercio del censo. En la zona vallecana

predominó la participación de jóvenes que acudían por vez primera a la cita con

las urnas, destacando en este aspecto barrios como San Diego, Pozo del Tío

Raimundo, Palomeras y La Alegría.

Carríllo-González, Sanroma-Iniesta

Poco después de las nueve de la mañana, en el colegio San Ramón, situado en la

avenida Ciudad de Barcelona, depositaba su voto Santiago Carrillo, secretario

general del PCE. Su mujer, apoderada de una mesa, comentaba que el frío retenía

al electorado. La lluvia llegó más tarde.

En el barrio de La Estrella, a las once de la mañana, algunos ciudadanos

expectantes retrasaron su voto para esperar la llegada de Felipe González,

secretario general del PSOE, «La alternativa de poder» hizo su aparición rodeado

de guardaespaldas y acompañado de su mujer, Carmen, con aspecto enfurruñado. El

voto del líder socialista fue acompañado de la declaración de que «esta

Constitución durará años o hasta siglos».

Por su parte, José Sanroma, secretario general de la ORT, fue a votar, a las

nueve y media de la mañana al colegio de Fernando el Católico, 18, mientras la

dirigente del ´ mismo partido lo hacía en la calle Lope de Rueda y Amancio

Cabrero y Paloma " González en la calle López de Aranda.

En Vallecas, junto a la calle Uceda, una señora lamentaba la muerte, esa misma

madrugada, de su vecino. «Con el afán que él tenía de votar y el pobre no va a

poder.» En el mismo sitio María Varea fue a depositar su papeleta con el asma a

cuestas, a pesar del mal tiempo. Este distrito contó con la presencia de su

obispo, Alberto Iniesta, presidiendo una mesa electoral.

 

< Volver