Referéndum. En la provincia de Madrid. 
 Intentos de cambiar las papeletas     
 
 Ya.    07/12/1978.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 16. 

En la provincia de Madrid

Intentos de cambiar las papeletas

En Arganda aparecieron votos afirmativos en el WC - Una vecina de Estremera nos

decía: "La gente acude muy contenta. Llevan el "sí" en la cara"

A última hora de la tarde algo más de un 70 por 100 de los habitantes de la

provincia madrileña habían emitido su voto. En los núcleos rurales los votantes

acudieron a las urnas (en muchos casos una única urna) pasado el mediodía, es

decir, después de haber concluido con las tareas agrícolas y ganaderas. Los

jóvenes entra dieciocho y veintiún años resultaron algo "tardíos" en votar: lo

hicieron casi todos, pero durante la tarde. Pocas personas utilizaron las

cabinas y hubo numerosos intentos de cambios de papeletas.

La señora de los votos en blanco

Algunos partidos políticos-entre ellos UCD-habian agrupado a los municipios

madrileños para poder controlar el curso del referéndum. Otros-PSOE y PCE como

parlamentarios y ORT entre los extraparlamentarios- ejercieron un intenso

control de las votaciones a lo largo de toda 1a jornada.

Por la tarde habian votado cerca del 60 por 100. Según pudo saber YA, en

Buitrago el presidente y vocal de una mesa electoral fueron un cura y una monja,

respectivamente. Una señora tomo los votos en blanco y-en la cabina-los puso en

lugar de las del "sí" y las del "no". Según las mismas fuentes, en Villavieja se

esperaba un "no" general debido a ciertos tipos de coacción, pero se ignora con

exactitud de quién o quiénes partieron. El alcalde de este municipio vigiló muy

de cerca el curso de las votaciones.

YA ha podido saber que en algunos colegios de Collado aparecieron pintadas

invitando al "no", y que en Villalba desaparecieron´ papeletas del "sí" en una

de las mesas.

Papeletas en el WC

En Aranjuez hubo quien quiso introducir su voto negativo sin sobre. En Arganda-

con diez mil

votantes-se intentó dejar papeletas en blanco sobre las del "sí" y e1 "no" que,

en principio, confundieron a los votantes. En este mismo pueblo se comprobó que

papeletas con voto afirmativo se habian tirado al WC.

Interlocutores en Alcalá

En Alcala de Henares, ORT puso "interlocutores" para vigilar el transcurso de la

votación. En sus barrios obreros hubo que reponer papeletas del "sí"; las del

"no" apenas se tocaron. El voto juvenil en la ciudad complutense fue numeroso.

Por último, en San Fernando de Henares hubo problemas en el colegio Antonia

María Gayalón porque había menos mesas que en las anteriores votaciones. En este

municipio fueron necesarios muchos suplentes para las mesas electorales.

Una vecina de Estremera nos decía: "Todo va muy bien y la gente acude a votar

muy contento. Parece como si llevaran el "si" en la cara". Asi nos resumló esta

vecina la jornada electoral.

Suroeste; Votó un 80 por 100

A la hora de cerrar los colegios electorales en los municipios del suroeste de

la provincia, el número de votos emitidos se acercaba al 80 por 100 del censo

electoral. Eran datos oficiosos, pero que pueden acércarse mucho a los

definitivos. El índice de participación, estimada es el siguiente: Alcorcón, 75

por 100; Móstoles, 70; Getafe, 80; Leganés, 85; Parla, 78; Pinto, 80;

Fuenlabrada, 75, y Valdemoro, 65 por 100. La población global con derecho a voto

en el conjunto de todos los municipios del suroeste era de unos 400.000

habitantes, por lo que se estima que los que han ejercido su derecho a votar

sobrepasen ampliamente los 300.000.

Cifras estimativas hablan también de que ha votado aproximadamente el 70 por 100

de los jóvenes mayores de dieciocho años.

En el capítulo de las anécdotas, se han producido varias y curiosas. En un

colegio electoral de Leganés una señora que esperaba turno para volar se sintió

repentinamente indispuesta. Se encontraba en avanzado estado de gestación y

parece que sufría dolores de parto, por lo que tuvo que abandonar la cola sin

poder votar, a pesar de que los que la precedían la ofrecieron votar en primer

lugar. En Getafe, en uno de los colegios electorales de la Alhóndiga, un señor

se presentó a votar con el carné de su madre, ya que ésta lleva postrada en cama

desde hace cinco años; como el presidente de mega le dijera que no podía votar,

bajaron a la enferma, de sesenta y cinco años de edad, paralítica, quien votó

como era su deseo.

En Alcorcen una señora solicitó que se la permitiera entrar en primer lugar,

pues no podía esperar la cola, ya que una hora después tendría que ingresar en

el Primero de Octubre para ser aperada de apendicitis. Los que esperaban

permitieron que se "colara" y la señora votó antes de ser sometida a la

Intervención quirurgica.

 

< Volver