6-D: Día de la Constitución. 
 Anecdotario de la consulta     
 
 Arriba.    07/12/1978.  Página: 12. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

ANECDOTARIO DE LA CONSULTA

- El primer colegio electoral que cerro sus puertas, votando el 100 por 100

del censo, fue el de te localidad de Penalcazar, en la provincia de Sorie. A la

una del mediodía habían votado sus cuatro electores. Tres de ellos eran

componentes de la mesa.

- El Ministro de Hacienda Francisco Fernández Ordoñez, vio retrasada su

votación al no figurar en las listas del censo. El de Exteriores, Marcelino

Oreja, al no ser reconocido por los componentes de la mesa, tuvo que acreditar

su personalidad. Santiago Carrillo, que madrugó pera ejercer el derecho y el

deber del voto, acudió a las urnas con importante afonía y signos de fiebre

alta.

- Las ambulancias de la Cruz Roja Española se encontraron en estado de alerta

durante todo el día de ayer para atender cuantos servicios se te solicitasen de

ciudadanos que querían acudir a las urnas. También cooperaron en este

servicio las ambulancias municipales y otros vehículos oficiales, dispuestos a

transportar votantes que no pudieran valerse por si mismos para acudir a las

mesas electorales.

- Un vecino de la pedanía de Roche, municipio de La Unión [Murcia], que padece

una parálisis y tiene sesenta y dos años de edad, se valió de sus muletas para

recorrer cinco kilómetros y ejercer su derecho de voto.

- Los presos de la Modelo de Barcelona que se encuentran en situación de

detención preventiva votaron por correo. según lo estipulado legalmente.

- Por su parte, los tres únicos reclusos asignados al régimen abierto que se

encuentran en la prisión de Torrero, de Zaragoza, votaron de acuerdo con la

circular enviada por la Dirección General de Instituciones Penitenciarias de

fecha 16 de noviembre. Un recluso de la prisión de Jaén que obtuvo permiso para

trasladarse a Malaga para votar no pudo depositar la papeleta por no estar

inscrito.

- En Socuéllamos, una señora anciana, al presenciar cómo se extendían los

certificados de votación a algunos trabajadores que lo solicitaban, se acercó

pidiendo que la vendieran cinco papeletas. La ingenua señora creía que se

trataba de participaciones de lotería de Navidad.

- Otra señora de edad madura, en Valladolid. se dirigió a la urna brazo en alto,

a la vez que gritaba ¡Viva Franco! y ¡Arriba España! Después de mostrar su

papeleta aclaró públicamente que «era falangista de toda la vida».

- En Bayona [Pontevedra] los elementos se pusieron en contra de la actividad

electoral del día. El temporal de lluvias, que no cesó, inundó dos colegios

electorales, que no pudieron quedar aptos hasta las diez de la mañana. Todos los

vecinos de la localidad contribuyeron a valdear a las intrusas aguas, que

pusieron dificultades a la jomada.

- Los jóvenes del pueblo cordobés de Encinarejos se lanzaron a la búsqueda de

cuatro electores de la localidad, que, avanzada la hora, no habían ejercido su

derecho de voto. Si consiguieron su propósito -no confirmado a la hora de cierre

de esta página-, la localidad de Encinarejos acabaría registrando una

participación del 100 por 100 de su censo electora!, integrado por 250 personas.

- Veinte minutos después de fallecer su esposo, !a señora Rosa Morilla Marco se

presentó en su colegio electoral, en Puerto Sagunto [Valencia), para cumplir con

su deber ciudadano, emitiendo su voto, tras haberle permitido los vecinos que

formaban cola el paso a las urnas.

 

< Volver