RTVE vulneró la normativa electoral. 
 Pudiera invalidar el referéndum     
 
 El Alcázar.    07/12/1978.  Página: 1. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

RTVE vulneró la normativa electoral

PUDIERA INVALIDAR EL REFERENDUM

LOS más elementales requisitos de la democracia fueron vulnerados durante la

víspera de referéndum y la jornada de las votaciones. Ningún respeto ha existido

en la radio y la televisión oficiales hacia lo que es principio insustituible

para la libertad del voto y está descrito con precisión en el reglamento

electoral. La campaña en favor del «Si» se mantuvo en la radio y la televisión

oficiales hasta el último minuto. La presión sobre las conciencias se practicó

sin recato y sin respeto alguno a los principios democráticos. No sólo la moral

política y la ética democrática fueron desconocidas. Fue burlada también la

norma que debía ser garantía de la validez del referéndum.

Hora tras hora, con machaconería insultante, con descaro ofensivo, con altanería

humillante, los mecanismos informativos de RTVE se pusieron al servicio de la

antidemocracia y del más brutal de los sectarismos. Hora tras hora, durante dos

jornadas interminables, los micrófonos y las cámaras de RTVE volcaron sobre los

españoles un caudal inaudito de recursos de la más variada naturaleza, incluso

los llamados subliminales, para estimular al voto y al voto afirmativo. Las

reglas del juego fueron rotas y envilecidas. Ningún principio democrático se

respetó. Los amos del poder utilizaron con descaro inaudito unos recursos

técnicos que debieran estar al servicio de la comunidad nacional y no de sus

intereses sectarios.

Fue un espectáculo nauseabundo el ofrecido por RTVE, haciendo desfilar ante la

mirada atónita de los españoles una caterva interminable de personajes de

melodrama que cacareaban la lección vulgar contra el pasado y en favor de un

futuro cuya inviabilidad hoy más que nunca ha estado clara. Mientras los datos

de la votación alertaban a los ciudadanos y al poder sobre la restricción

popular y el alto nivel de la abstención, RTVE realizaba un esfuerzo exasperado

por invitar al voto afirmativo y mover a unas gentes carentes de convicción y da

adhesión.

Sean cuales sean las cifras que arrojen finalmente las computadoras, el

referéndum está invalidado en su propia consumación. Cuando las reglas del juego

democrático se incumplen y este incumplimiento adquiere los términos de

desvergüenza e impudicia evidenciados por la radio y la televisión oficiales, la

consulta electoral resulta nula. La veracidad democrática del referéndum queda

irremediablemente destruida cuando las exigencias últimas de la libertad son

vulneradas. Podremos tener una Constitución aprobada por un voto escuálido. Pero

su fuerza moral aparece de antemano aniquilada. A las razones anteriores de

invalidez o ilegitimidad, se añade esta última de corrupción de los fundamentos

mismos del voto, sustancia de la democracia inorgánica.

 

< Volver