La jornada del referéndum en toda España. 
 Inseguridad, indiferencia, abstencionismo, irregularidades     
 
 El Alcázar.    07/12/1978.  Página: 8-9. Páginas: 2. Párrafos: 59. 

La jornada del referendum en toda España

INSEGURIDAD, INDIFERENCIA, ABSTENCIONISMO E IRREGULARIDADES

El clima de temor y de inseguridad, la indiferencia, el abstencionismo y la

sucesión de Irregularidades fueron las notas distintivas más características de

la Jornada del referéndum. Prácticamente en ningún colegio electoral se

produjeron aglomeraciones, acudiendo el electorado de forma lenta e

intermitente. Diversas anécdotas ocurridas en cierto número de colegios

electorales ponen de relieve la falta de conocimientos de muchos interventores y

apoderados para ejercer su cometido, así como por parte de muchos votantes. De

otro lado, se produjeron también varias anomalías, como exhibir la papeleta del

voto, no figurar en el censo, falta de papeletas o ausencia de los miembros de

las mesas electorales, entre otras. También se ha dado cuenta a la autoridad

correspondiente de algunas presiones y amenazas para exigir una determinada

modalidad de voto y de propaganda de diverso signo. En definitiva, la

inclemencia se hizo patente en buena parte de la jornada electoral.

Vascongadas: Temor en el electorado

La abstención fue la nota dominante de la jornada en las provincias Vascongadas

con una característica importante por inusitada: la normalidad en la calle, sin

ningún incidente importante. Sin embargo, en algunos lugares se produjeron

amenazas de bomba, como en el barrio de Gros. Informaciones de agencia ponían de

relieve que el triple asesinato de la víspera en San Sebastián había influido de

manera contundente en el clima de temor entre el electorado. Se sabe a estos

efectos, que muchas personalidades enviaron sus votos por correo.

La ausencia de jóvenes fue otra de las notas dominantes de la votación,

predominando las mujeres de edad madura y las amas de casa. En muchas

localidades, como Amorabieta, Guernica, Lequeitio y Ondárroa, los porcentajes

alcanzaron cotas bajísimas. Todo ello se ha traducido en una situación de

tensión claramente perceptible en las esferas oficiales y Gobiernos Civiles. La

Policía Municipal custodió muchos colegios electorales sin que en ningún caso,

como decimos, se produjeran altercados dignos de mención.

Cataluña: Faltan interventores

Los principales políticos fueron madrugadores en el ejercicio de su derecho a

voto, pero no fueron secundados masivamente por el electorado, que acudió a las

urnas con pasividad y lentitud, sin que en ningún momento se produjeran

aglomeraciones. La nota discordante de la jornada fueron las papeletas rosas que

se repartieron la víspera para sembrar el desconcierto, pero que fueron anuladas

ante la posibilidad de impugnación de resultados.

Los únicos incidentes se produjeron ante las dificultades que encontraron

numerosos jóvenes mayores de 18 años que no se encontraban inscritos en el

censo, como en Lérida. En algunas localidades rurales se produjeron algunas

aglomeraciones, y en varios barrios obreros determinados problemas ante la falta

de instrucciones para ejercitar el derecho al voto. En Gerona la característica

fue la escasez de interventores nombrados por los partidos políticos,

pertenecientes en su mayoria al PSUC. Igualmente, actuaron en la provincia unos

200 apoderados pertenecientes también de forma predominante a este partido.

Tarradellas. Sentís. Folchi, Verde y Martín Toval coincidieron en el momento de

emitir el sufragio.

Región valenciana: Mesa para emigrantes

Un dato curioso en la región es que en los dos pueblos de la provincia con menor

censo las urnas se cerraron muy tarde. Puebla de San Miguel y Guardamar.

localidades en las que el número de electores apenas rebasa el medio centenar,

asistieron con notoria indiferencia al desarrollo de los comicios. Con todo, la

tónica predominante fue la de normalidad y de menor participación en las

capitales. En Alicante la novedad la constituyó la existencia de una mesa

especial para emigrantes en el vestíbulo del

Ayuntamiento, pese a que la afluencia fue muy reducida.

Galicia: Papeletas azules con el «sí»

Bastante afluencia de votantes se registró en las primeras horas de la mañana en

los colegios electorales establecidos en las principales ciudades gallegas. La

lluvia intensa en muchos casos fue la nota negativa del día, aunque se estima

que no influyó decisivamente en el desarrollo de la jornada. En Santiago de

Compostela, los primeros votantes fueron en su mayoria personas de edad, amas de

casa y profesionales liberales, ya que el grueso de los trabajadores aprovechó

la jornada vespertina. Para el presidente de la Xunta de Galicia «esta

Constitución que hoy votamos tiene una gran trascendencia para Galicia, porque

confirma nuestra personalidad como pueblo».

En la provincia de Pontevedra, en la localidad de Bayona, dos mesas no pudieron

constituirse a primera hora de la mañana debido al temporal de lluvias caídas en

la noche. Sólo a las diez y medía, una vez que los vecinos valdearon los

focales, se pudo iniciar la votación. En Ponzoñes, faltaba un adjunto, se le fue

a buscar a su casa, y se le encontró dormido, aunque una vez avisado, se

presentó inmediatamente en la mesa. En Puenteareas, Villarez y Viliasobrosa,

aparecieron papeletas azules con el «sí». En Fornelo de Montes, se tardó hora y

medía en constituir una mesa. En Vigo, en diversos colegios electorales faltaron

certificados de haber votado, error que fue subsanado inmediatamente.

En la provincia de Orense y en la localidad de Ribadavia fueron retirados varios

retratos del Caudillo, que figuraban en cuatro colegios electorales, a petición

de miembros de las agrupaciones del Partido Socialista de Orense. Los

presidentes de las mesas accedieron a dicha petición y en uno de los colegios se

sustituyó la fotografía del Generalísimo por otra del Rey Don Juan Carlos, que

los propios socialistas habían adquirido en Orense. El secretario general de

dicho partido por la provincia, Modesto Seara. manifestó que «la agrupación

socialista de Ribadavia había adquirido otras tres fotografías del Rey para

colocarlas en los aludidos colegios». Añadió que habían formulado la petición de

que se retirara la fotografía del Caudillo, porque «simbolizaba la ideología de

las personas que pidieron el "no" y esto podría intimidar a los votantes».

Asturias: El gobernador no estaba en el censo

En la región asturiana se registró igualmente una escasa afluencia de votantes a

lo largo de la mañana, ya que tradicionalmente, por sus peculiaridades

socioeconómicas, la mayor concurrencia a las urnas fue siempre entre la una y

las seis de la tarde. Se da la circunstancia de que Fernando Jiménez, gobernador

civil de Oviedo, no pudo votar en el referéndum por no encontrarse en el censo

electoral.

• Denunciadas numerosas anomalías en varios colegios electorales

• Pasividad en la afluencia de público

• El miedo se impuso en las Vascongadas

Andalucía: Con fiesta socialista

La jornada electoral comenzó para los andaluces en el Puerto de Santa María, al

ser detenidas cuatro personas que en la madrugada del martes hacían propaganda

en favor del «no» a la Constitución fuera del plazo. Los detenidos lanzaron

pasquines desde un coche.

En Córdoba, la jornada estuvo marcada por dos acontecimientos. El primero el

compromiso que, a nivel provincial, formalizaron los partidos UCD, PSOE, PCE y

AP para que sus representantes presencien los escrutinios. Las sedes de estos

partidos constituyeron mesas de información y seguimiento, y el PSOE tenia

previsto la celebración de la llamada «fiesta de la Constitución», en la que

abrió todas las Casas del Pueblo y ofreció unas copas para festejar la

aprobación de la Constitución. El otro acontecimiento se traduce en anécdota, al

comenzar su labor una de las mesas con dos horas de retraso por quedarse dormido

su presidente.

Cádiz, Jaén, Granada y Almería tuvieron también normalidad absoluta en este 6 de

diciembre y únicamente los esporádicos retrasos en la apertura de algunos

colegios han sido la nota destacante.

Miembros del Partido Socialista Obrero Español de Ceuta denunciaron la

desaparición de papeletas con el voto afirmativo en algunos colegios, por lo que

se solicitaron nuevos paquetes del «sí». En Melilla, muchos jóvenes no figuran

en las listas y la solución que se dió fue la de solicitar un certificado de

residencia en la sección de Estadística del Ayuntamiento, que cerraba a la una

de la tarde, no fue muy satisfactoria por lo que muchos electores comprendidos

en estas edades no pudieron emitir su voto. En una de las mesas electorales se

registró un incidente con García Pezzi, secretario general de Fuerza Nueva de

Melilla. García Pezzi llevaba una pegatina con el «no» en la solapa.

Canarias: Desaparición de papeletas

Con absoluta normalidad se desarrolló en el archipiélago canario la jornada

electoral, presidida aquí por el tiempo agradable y soleado. Hay que destacar

que, en Las Palmas, entre un dos y un cinco por ciento de las personas con

derecho a voto no figuraban en el censo electoral y que en algunas mesas

desaparecieron, misteriosamente, las papeletas del «sí» y del «no». En dos de

ellas sólo se presentaron los presidentes de mesa, siendo necesario que un coche

de la Policía acudiera a buscar a los demás miembros.

A las nueve de la mañana quedaron abiertos los diferentes colegios electorales

de Las Palmas. El gobernador civil. Fernández Escandón. y demás autoridades

acudieron a depositar su voto a primera hora. Según datos del Gobierno Civil, a

las tres de la tarde habían votado en esta provincia más del 37,24 por ciento

del censo electoral.

Por lo que respecta a la otra provincia canaria, diremos que en Santa Cruz de

Tenerife, desde antes de las ocho de la mañana, se habían formado grandes colas

para votar, mientras algo similar pasaba en La Laguna, segunda ciudad en

importancia de la provincia.

Extremadura: Mayor afluencia por la tarde

En las provincias extremeñas se registró una mayor afluencia a las urnas por la

tarde. En Badajoz, capital, por la mañana votó un porcentaje muy bajo y en el

resto de la provincia, con una población de carácter eminentemente agrícola, la

mayor participación de votantes se registró a última hora, cuando regresaron los

campesinos del laboreo.

Por otro lado, en la mayor parte de las empresas, sobre todo de la construcción,

se llegó a la decisión de conceder la jornada de la tarde para las cuatro horas

que tenían los trabajadores para ejercer el voto.

Murcia: Signo de gran indiferencia

El día más largo y aciago del año 1978 transcurrió en Murcia bajo el signo de

una gran indiferencia. La afluencia de votantes ha brillado por su ausencia

registrándose un goteo intermitente que se puede resumir en una fuerte

abstención, según nuestro corresponsal en Murcia, Herminia C. de Villena. Sobre

un censo electoral de 176.766 habitantes, los últimos datos registrados a las 7

de la tarde arrojaban en los municipios de menos de 20.000 habitantes, un

porcentaje de 18,92 por ciento. Sobre un censo electoral de 453.496 en los de

más de 20.000 habitantes los resultados son como sigue: Águilas 62 por ciento,

Alcantarilla 67 por ciento, Carayaca de la Cruz 50 por ciento, Cartagena 61 por

ciento, Jumilla 55 por ciento, Lorca 51 por ciento, Molina de Segura 61 por

ciento, Murcia 53 por ciento y Yecla 60 por ciento.

A las ocho de la tarde regresó el gobernador civil de su recorrido por la

provincia para comprobar si la fase de alerta daba los resultados previstos.

En dos colegios electorales de Cartagena ha habido comunicados por teléfono de

que se habían colocado dos artefactos explosivos, el primero en el colegio

electoral correspondiente a la sección tercera, distrito 15, a las doce y media;

y el segundo correspondiente al distrito primero, sección novena, casi al final

de la tarde, o sea, cerca de las ocho.

Se han desalojado las dependencias del colegio, se ha efectuado un registro,

pero el resultado ha sido negativo.

Castilla: Mandó la abstención

La jornada en Burgos tuvo un signo especial en un colegio electoral situado en

la Avenida del Cid. La ausencia de papeletas con el «no» retrasó hasta las nueve

y media de la mañana la votación con la consiguiente protesta de los escasos

votantes que a primeras horas de la mañana habían acudido. En otros colegios de

la capital burgalesa se formaron colas que retrasaban el ejercicio del voto

incluso hasta treinta minutos. Como dato curioso cabe señalar que los monjes de

la Cartuja de Miraflores no abandonaron la clausura, enviando sus votos por

correo con anterioridad. Las religiosas del Real Monasterio de las Huelgas, en

cambio, cumplieron los deseos de la abadesa de acudir en grupos de dos en dos

para no abandonar totalmente el histórico lugar.

También se ha observado la falta de precintos oficiales para sellar en algunas

urnas.

En Valladolid, la tónica estuvo marcada por el berrinche de PSOE, PCE y UCD

quienes presentaron la primera denuncia a la Junta Electoral al considerar que

Fuerza Nueva había presentado 106 apoderados bajo las siglas de Unión Nacional

Española. La Junta, tras la consulta con Madrid, desestimó inoportuna la

«puntualización» de los tres partidos quienes, por otra parte, estuvieron

trabajando con apresurado consenso durante todo el día, tratando de llegar con

sus apoderados e interventores a todas las mesas electorales. En otros colegios

vallisoletanos, la jornada comenzó pasadas las nueve y media de la mañana,

debido a las numerosas deficiencias en la documentación. En uno de los colegios

céntricos de la ciudad del Pisuerga, una señora llegó a emitir su voto con el

brazo en alto, gritando «¡Viva Franco!», y «¡Arriba España!» Después de

depositar su papeleta aclaró que era «falangista de toda la vida», tras lo cual

abandonó el lugar sin que se produjera ningún tipo de incidente.

Soria: Los primeros en cerrar

En Soria se da la circunstancia de haberse producido el primer cierre de una

mesa electoral en la localidad de Peñalcázar, situada a unos cuarenta y cuatro

kilómetros de la ciudad. Hace tres años, Peñalcázar Venía doce habitantes que

han quedado reducidos a cuatro; tres de ellos formaron la mesa y el cuarto votó

en primer lugar. El colegio cerró hacia las once de la mañana. Mientras, en la

capital, el frío reinante retrasaba la visita de los votantes, según la agencia

Europa Press, siendo, a esas primeras horas y con las mismas características

climatológicas, masiva la afluencia de sorianos a las urnas, según la agencia

oficial Efe

Palencia: El voto que llegó del frío

. Palencia tuvo como principal novedad la temperatura a cero grados en el

momento de comenzar la apertura de mesas electorales. Por otra parte, muchas

personalidades palentinas votaron fuera de la capital al estar censadas en otros

lugares. Desde Madrid lo han hecho el obispo de la Diócesis, el presidente del

Congreso, Alvarez de Miranda, diputado por Palencia, asi como el vicepresidente

del Senado, Guerra Zunzunegui, entre otros. En los barrios obreros de la capital

se advirtió a primeras horas un tanto por ciento ligeramente superior al de la

capital, que podía cifrarse en un 20 por ciento.

El cardenal primado de España, don Marcelo González Martín, envió su voto por

correo. Monseñor González Martín vota en el distrito 410, sección primera del

colegio electoral situado en la calle Cardenal Orenzana. El cardenal primado de

España rellenó su voto hacia mediados de la semana pasada y una persona del

Arzobispado lo depositó en el correo.

Ciudad Real: Jóvenes, abstenerse

En Ciudad Real se observó una escasa afluencia juvenil hacia las urnas frente a

una mayor participación de las personas maduras sin que en ningún momento se

llegase a aglomeraciones. En la localidad de Tomelloso se declaró un incendio a

las diez de la mañana en el colegio electoral «José Antonio» del distrito

cuarto, al encenderse una estufa de petróleo cuando era manipulada por un

funcionario municipal. Los componentes de la mesa y el público presente tuvieron

que trasladarse a un local contiguo. Los daños se consideran de poca

importancia. Por otra parte, en Socuéllanos una anciana que presenciaba cómo se

cubrían los justificantes de la votación a aquellos obreros que lo solicitaban,

se acercó a la mesa diciendo: «Déme una de cinco pesetas», pensando que se

trataba de participaciones de la lotería de Navidad.

En Zamora se desarrolló la jornada sin ningún tipo de incidentes, a pesar de la

confusión que reinó entre los jóvenes de edades entre los 18 y los 21 años, que

no encontraban sus nombres en las listas. En el pueblo de Calabor, un

interventor fue rechazado en la mesa.

Cuenca: Todos miran al obispo

En Cuenca había cierta expectación por ver si monseñor Guerra Campos depositaría

su voto. Al parecer, monseñor Guerra Campos no votó, aunque esto no está

confirmado. Su secretaría particular había manifestado que el obispo de Cuenca

no quería saber nada de este Referéndum. En ocasiones anteriores, su cita con

las urnas se había producido a los primeros momentos de constituirse las mesas

electorales.

En Guadalajara miembros del Partido Comunista instalaron mesas de información

para instruir a los votantes sobre los lugares a donde deberían ir a votar, ante

la desorganización y los problemas que presentaban algunos colegios electorales.

En quince pueblos de la provincia no se registró ningún habitante menor a los 21

años y en condiciones de votar, mientras que la aldea de Villaescusa de

Palositos, el censo era únicamente de cinco electores.

En Segovia, el cuarenta y cinco por ciento del censo había depositado su voto

hacia las dos de la tarde. En la provincia se encontraban ubicadas 235 mesas

electorales y en la capital, 33 No se registró nigún altercado.

También en León la jornada transcurrió sin incidentes.

En Salamanca, el diputado de la Unión de Centre Democrático, Alberto Estella

Goytre, afirmó, después de depositar su voto en un colegio electoral, ante

numerosos periodistas que «las Cortes deben ser disueltas una vez aprobada la

Constitución»; mas adelante dijo: «A partir de ahora, por supuesto, se acabó el

consenso. Estamos en los comienzos de una nueva era en la que políticos y

pueblo, sobre todo el pueblo, tenemos la palabra.»

En Santander, la normalidad y la lentitud han marcado la jornada. La impresión

general señalaba que el número de abstenciones era considerablemente mayor que

en las pasadas elecciones.

Escasa afluencia de público se ha registrado en Avila y provincia, en las

primeras horas de la mañana.

Aragón: Menos participación de la esperada

Con una temperatura mas baja que la de días pasados y desde bastante antes de

abrirse los colegios electorales, se habían concentrado en Zaragoza pequeñas

colas de votantes.

En la provincia cabecera de Aragón el número de votantes era de cerca de

600.000. de los cuales unos cuarenta mil corresponden a menores de 21 años.

Aunque no se produjeron incidentes de consideración el porcentaje de asistentes

ha sido bajo en general.

El primer colegio en cerrar de la región ha sido el del pueblo de Asento de

Zaragoza con 8 electores, quienes habían finalizado la votación a las once y

media de la mañana con un resultado de seis «noes» contra dos «sies»; en Luesma

que cuenta con 23 electores, se registraron 16 «síes», cinco «noes y dos

papeletas en blanco.

Antes de la una de la tarde, dentro de esta región sólo habían votado el 14 por

ciento del electorado en las zonas rurales, mientras en las capitales se

acercaba al 16 por ciento el número de asistentes.

Dentro del anecdotario y siempre en un marco de escasa asistencia, hay que

destacar que los tres únicos reclusos asignados a la prisión provincial de

Torrero, en régimen abierto, han solicitado autorización a las autoridades del

centro para ir a depositar su voto, mientras que en el resto de la población

reclusa no llegó al 15 por ciento el número de votantes por correo.

 

< Volver