Autor: Urbano, Pilar. 
 Referéndum. 
 Votando bajo la lluvia     
 
 ABC.    07/12/1978.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 15. 

ABC, JUEVES, 7 DE DICIEMBRE DE 1978. PAG. 8.

REFERENDUM

Hilo directo

«VOTANDO BAJO LA LLUVIA»

La ciudadanía abrió sus paraguas para acudir a las urnas. La clase política

madrugó, y los periodistas protagonizamos el «milagro» de estar a la vez en

Vallecas, en Francos Rodriguez, en Pez Austral y en la plaza de la Paja... Una

«abuelita», en la calle Evaristo San Miguel, número 10, donde el teniente

general Gutiérrez Mellado acaba de depositar su voto, me dice sonriente y

empapada por el chaparrón inclemente: «Hija, yo vengo a votar por vosotros los

jóvenes... Porque yo, de esto, ya no voy a sacar "na", pero hay que hacer lo que

sea mejor para vosotros, para los que venís detrás...» Y a una se le pone tierno

el «corazón democrático», ya a las nueve y media de la mañana.

- SUAREZ: «EL REFERENDUM DE LA LIBERTAD»

«Como político me siento satisfecho porque el pueblo va a refrendar hoy la

Constitución de la libertad», dice el presidente Suarez" instantes después de

votar. Una pregunta directísima: «¿Se someterá al voto de investidura?» Vuelto

hacia los periodistas, explica que esa decisión es de su «exclusiva

responsabilidad», pero «no sería lógico ni sensato anunciarla cuando no poseo

todavía la plena capacidad legal. Tengo todos los estudios y todos los datos

para esa decisión. En el momento en que la Constitución sea aprobada, ese día, y

no antes, lo diré». Se organiza un tumulto alrededor del presidente del

Gobierno: fotógrafos, cámaras, periodistas micro en ristre, curiosos y

admiradores. En el revuelo, una monja pierde la toca. Se sonroja, y Adolfo

Suárez, para tranquilizarla, le estampa un beso cariñoso en la mejilla.

- FELIPE GONZÁLEZ: «UN PUNTO DE PARTIDA»

Muy escoltado, y «caídas» las once de la mañana, Felipe y Carmen llegan a la

cita de urnas. «Por primera vez en la Historia de nuestro país, y desde luego

por primera vez en nuestra vida, votamos libremente un referéndum de esta

trascendencia, y asistimos al "parto" de una Constitución. Los que votan «sí»

deben saber que están contribuyendo a crear una nueva España, capaz de cambiar y

de modificarse a si misma.» Declara luego su fe en que la gran ley «va a durar

decenios y decenios... si es posible un siglo, o dos». Le pregunto si le

satisface más por lo que se liquida o por lo que se inaugura; y, mirando al

frente, me dice: «¡No lo dudo: por lo que con esta Constitución se va a poder

construir! Hoy es un día grande para España. Besteiro decía que una Constitución

no es un punto de llegada, sino de partida.»

- FRAGA; «EMPIEZA LA HORA DE LA VERDAD»

Guardó turno en una extensa cola madrugadora. Siempre he visto a Fraga votar «a

pie de igualdad». Buena cosa. «Es un error -nos dijo a los periodistas-

confundir la Constitución, que es un marco para la actuación de las fuerzas

políticas, con un conjunto de soluciones.

Ahora empieza la hora de la verdad. Los españoles deben saber que, desde este

momento, o se ocupan en serio de sus asuntos, como ciudadanos, toman partido

claramente y lo defienden... o se van a sentir enormemente frustrados. Y de ello

hay ya experiencias históricas.»

«Estamos todos emplazados. Hay dos plazos que empiezan a contarse con especial

urgencia, dentro de un mes: las municipales y la famosa decisión sobre

investidura o elecciones generales...» Alguien le interroga sobre la

conveniencia de que el Rey jure la Constitución: «Si como Príncipe juró las

Leyes Fundamentales, es justo que también jure la Constitución.»

- CARRILLO: «MONARQUÍA Y DEMOCRACIA IRÁN JUNTAS»

Su mujer, interventora de mesa, estaba en el colegio electoral de Ciudad de

Barcelona. 226, en pleno Vallecas, desde las ocho de la mañana. Carrillo llegó

acompañado de sus hijos Santi y José. Afónico, con fiebre, plantándole cara a

una gripe «maciza» que arrastra hace más de un mes, nos dijo que había sentido

más emoción ante las urnas del 15-J. «Pero eso no quita para que me sienta

optimista, porque vamos a tener al fin una Constitución democrática que acaba

con las leyes franquistas, que rompe con el fascismo... y que, estoy seguro,

durará muchos, muchos años. Por primera vez en España, Monarquía y democracia

irán juntas. Pero una Constitución no soluciona nada por si misma. Hay que

ponerse a trabajar El Gobierno y el Parlamento, a partir de hoy, han de

empeñarse en resolver todos los problemas que tenemos encima...»

- BLAS PINAR: «EL "NO" QUE LA PAPELETA PERMITE»

Si Felipe mostró su «si» sin secretos, lo mismo hizo Blas Piñar con su

anunciadisimo «no»: «Que es del tamaño que la papeleta permite -dijo-, porque al

no... hubiera sido mucho mayor.» En cambio, el empresario Santiago Foncillas

explicó su voto afirmativo como «obligado»: «No podía votar de otra manera,

porque esta Constitución asegura una importante serie de derechos y libertades

para el individuo y la sociedad.» Y añadió una frase, que subrayo para meditarla

los lunes, miércoles y viernes: «A partir de hoy seremos todos responsables de

lo que nos sobrevenga.»

- EL MINISTRO «H», A TRABAJAR «COMO UN PEPE»

El ministro de Hacienda ("es la primera vez que voto una Constitución

democrática... y espero que sea la última") llegó antes que se abriera su

colegio de la Dehesa de la Villa, Y a los diez minutas de meter el «sí» en la

urna ya estaba en su despacho de Alcalá «trabajando como un Pepe».

Alvarez de Miranda, presidente del Congreso, comentó que «la ruptura del

consenso, cara al desarrollo legislativo de la Constitución, será muy positivo

para la vida del Parlamento».

El viejo profesor Tierno declaró, después de votar, que «con el "si" masivo los

terroristas quedarían aislados».

El cárdenal Tarancón, alrededor de las diez menos cuarto, votó en la plaza de la

Paja: «Hoy es un dia importante. El pueblo va a decidir si de verdad quiere la

democracia.»

Solís, otro votante tempranero, me dijo: «Ahora, revanchas, no. Si lo que

queremos es el entendimiento de todos, que la nueva etapa que empieza sea "para

todos" y no se la apropien "algunos"... Si mirar hacia el porvenir es positivo,

tratar de invalidar de cuajo los cuarenta años pasados me parece un radicalismo

absurdo.» Y un dato «humano» para terminar: En el censo electoral observo las

profesiones de un matrimonio egregio. El: administración pública. Ella: sus

labores. Son... los Reyes de España.-Pilar URBANO.

 

< Volver