Autor: Ramírez, Pedro J.. 
 Referéndum. Análisis de los resultados. 
 La desilusión de los reformistas     
 
 ABC.    08/12/1978.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 16. 

ANALISIS DE LOS RESULTADOS

LA DESILUSION DE LOS REFORMISTAS

Cuando al filo de las dos de la madrugada de ayer en el Palacio de exposiciones se tuvo la certeza de que

el indice final de abstención iba a oscilar entre un treinta y un treinta y cinco por ciento, varios periodistas

de muy diversa significaci¢n y peripecia nos encontramos reunidos por la casualidad rodeando a un

miembro del Gobierno, famoso por su proverbial voluntarismo.

Ajustándose con ademán de jugador de poquer sus gafas de montura blanca, nuestro interlocutor diseñó

de espaldas a los monitores de televisión toda una interpretaci¢n triunfalista de los resultados. Cuando se

hubo retirado, quienes integr bamos su audiencia coincidimos en que lo más grave del desenlace del

referendum seria que las fuerzas políticas mayoritarias cayeran en la tentación de esconder la cabeza en la

arena y soslayar sus aspectos negativos.

Eso no significa aceptar la teoria del fracaso esgrimida ya. El £nico fracaso rotundo y sin paliativos ha

sido precisamente el de los apostoles del "no" que ni siquiera han alcanzado la cota del 8 por 100. Si

exceptuamos a las tres provincias vascas y a Navarra, los votos negativos no llegaron en ninguna

circunscripci¢n al 13 por 100 de los sufragios emitidos. Si algo ha dejado claro por encima de todo este

referéndum es el car cter definitivamente minoritario de quienes desean formas de gobierno diferentes a

la de la democracia inorg nica.

Con los datos en la mano no cabe sino hablar de dos realidades perfectamente diferenciadas: por un lado

hay que constatar que el 87,7 por 100 de los ciudadanos que acudieron a las urnas se inclinaron por el

"sí"; en segundo lugar debe consignarse que un 32,5 por 100 del censo se ha mantenido al margen de la

consulta sin que ello implique ni aceptación tácita, como han sugerido algunos optimistas, ni tampoco

rechazo expreso.

RADIOGRAFIA DE LA ABSTENCION

En cualquier caso este segundo dato es grave y preocupante en la medida en que que cinco a seis puntos

por encima de lo que todos esperábamos. Si bien disculpas como la referida a los errores en el censo o la

vinculada a la jornada lluviosa que presidió la votación consistentes y ajustadas a la realidad, no tienen en

ningún caso magnitud suficiente sino para reducir un poco este desfase can respecto a las expectativas

iniciales.

En el conciso editorial de urgencia publicado por este periódico en sus ediciones de ayer se hacia una

afortunada radiografia de la abstención, discutiendo el 20 por 100 de desentendimiento natural, de

inhibición técnica con la que se cuenta antes del comienzo de cualquier consulta directa, del 13 por 100

restante. Esta segunda magnitud corresponde a casi tres millones y medio de ciudadanos, la mayoría de

los cuales participaron en el referéndum para la reforma política y en las elecciones del 15 de junio, y la

mayoría de los cuales se hubieran pronunciado favorablemente a la Constituci¢n si se hubieran sentido lo

suficientemente ilusionados para hacerlo.

¨Cuál es la extracción sociológica de este segmento de la población española? Basta tener un poco de

perspicacia y haber hablado con la gente a lo largo de los últimos días para identificarlo con la pléyade de

indecisos que en ningún momento han cesado de debatirse entre el "sí", el "pero" y el "­qué m s da!". El

elevado índice de abstención de algunos distritos de Madrid y la inhibición generalizada del electorado

gallego son datos fehacientes que avalan esta interpretación.

También la localización geográfica del interesante capítulo de los votos en blanco puede invocarse como

argumento. Los votos en blanco, sensiblemente superiores a lo habitual en un referéndum, pueden

considerarse algo así como una especie de "abstención de élite". Tras cada papeleta vacía introducida en

las urnas estaba un ciudadano que, inmerso en el dilema descrito en el párrafo anterior, deseaba llegar

hasta el último extremo que le permitía su conciencia en sus ansias de participaci¢n democrática.

En diez provincias españolas el voto en blanco fue la opción de más del 5 por 100 de los votantes. De

nuevo la relación incluye a las tres provincias vascas y a Navarra. Las seis circunscripciones que

completan la lista son el mejor resumen de lo que convencionalmente se conoce como la España

tradicional y conservadora: Burgos, Gerona, Palencia, Segovia, Teruel y Valladolid.

EL PRECIO DEL CONSENSO

Est  claro que el llamado voto "progre" no ha faltado a la cita con el "sí" solicitado por comunistas y

socialistas. Si la culminaci¢n del consenso consistía en que cada fuerza política contribuyera al éxito final

con los votos de sus respectivas clientelas, es comprensible que los líderes de la izquierda acusen ahora a

la U.C.D. de impericia y negligencia. Al igual que ocurriera en las elecciones parciales de Asturias y

Alicante -premonitorio prefacio. rápidamente archivado por un partido desprovisto de toda capacidad de

autocrática-, ha sido la España despolitizada, esa que optar  siempre por ofertas moderadas, llámense de

centro o de derecha democrática, la que, placentera y distendidamente, ha terminado qued ndose en su

casa.

La gran lección del referéndum indica que la democracia no ser  posible en España mientras entre don

Blas Piñar y don Rafael Arias Salgado no exista sino el yermo de las almas. Los millones de verdaderas

reformistas que hay en este país han sido, a la postre y en aras de ese maldito consenso al que hay que

lanzar al mar con una piedra enorme sujeta del cuello, los grandes sacrificados de la última fase de la

reforma política. Nada podrá  construirse sin un poderoso bandazo que devuelva la ilusión y la confianza a

este sector medular de la población.

LA GANGRENA LLEGA A ALAVA

Insertos en este contexto general los datos del País Vasco no suponen otra cosa sino la demostraci¢n, de

algo que ya sabíamos: o los españoles acabamos con el problema o el problema acabar  con lo mejor de

nuestro ser colectivo. Tal vez las más alarmantes cifras sean las que demuestran como la gangrena que

tritura a Guipúzcoa y Vizcaya se está  extendiendo velozmente a la provincia de Alava. Mientras el 15 de

diciembre del 76 participó el 76,3 por 100 del censo, en esta ocasi¢n sólo lo ha hecho el 59,2,

computándose un índice de votos negativos -separatistas sin ambages la mayoría de ellos- del 19,l por

100. Difícil, muy difícil de frenar, la marca que se le viene encima a ese político dedicado y honesto que

es Jesús María Ylana.

Ser  una larga herencia del pasado, serán los errores propios o tal vez haya que pensar en la audacia

ajena, pero la evidencia es irreversible: el Gobierno carece en estos momentos de la menor capacidad de

influencia sobre la vida política vasca. Los terroristas de E.T.A. le han ganado la partida en toda la línea

con la colaboración del Partido Nacionalista y no hay ni un solo indicio que permita suponer que el fiel de

la balanza vaya a cambiar de sentido mientras los elementos en juego sean los actuales.

La conclusión de este análisis sectorial es en definitiva la misma a la que nos llevaba el estudio del cuadro

general: urge introducir factores de correcci¢n en el "estatu quo" político para dar lugar a un Gobierno

con un programa de alternativa y una mayoría parlamentaria suficiente. Este y no otro debe ser el gran

objetivo del presidente Su árez a la hora de optar entre las elecciones generales y el voto de investidura.-

Pedro J. RAMIREZ

 

< Volver