Fernando Abril considera normal la abstención a una Constitución de renuncias y compromisos. 
 Moderada satisfacción en UCD y el Gobierno sobre los resultados del referéndum     
 
 El País.    08/12/1978.  Página: 12. Páginas: 1. Párrafos: 19. 

Una coincidencia entre los dos principales partidos de la izquierda

parlamentaria —PSOE y PCE

sobre la necesidad de convocar elecciones municipales inmediatamente después de

promulgada

la Constitución es la nota más destacada entre las reacciones políticas en torno

a los resultados del

referéndum.

UCD pone ei acento en la satisfacción por el resultado de la consulta popular,

aunque con mayor

entusiasmo desde un plano oficial, mientras las declaraciones más espontáneas se

muestran más

moderadas. Alianza Popular, por su parte, considera que el referéndum ha venido

a demostrar el «camino

serio» que sigue este partido, y aventura optimistas resultados electorales para

el próximo futuro.

Femando Abril considera normal la abstención a una Constitución de "renuncias y

compromisos"

Moderada satisfacción en UCD y el Gobierno sobre los resultados del referéndum

La satisfacción ante los resultados del referéndum constitucional era compartida

ayer desde el Gobierno y

su partido, Unión de Centro Democrático (UCD), si bien uno y otro ángulo se

ensayaban justificaciones

al elevado número de abstenciones registrado. El vicepresidente segundo del

Gobierno y ministro de

Economía, Fernando Abril, manifestó a EL PAÍS que los resultados habían estado

dentro de lo previsible,

tratándose de una Constitución «de renuncias y compromiso para cimiento de la

convivencia».

El señor Abril señaló que una Constitución de estas características no podía

despertar grandes

entusiasmos, aparte de que deben considerarse favorables a la Constitución los

resultados electorales del

15 de junio de 1977, fecha en que el pueblo español eligió a quienes habrían de

elaborarla. Otro elemento

justificativo de la abstención, desde el punto de vista del vicepresidente del

Gobierno, fue la convicción

ciudadana de que el texto constitucional tenía asegurada la aprobación.

Manifestó también el señor Abril que el «fervor devoto» del 15 de junio hacia

las urnas no va a volver a

producirse, porque en aquella ocasión se salía de una situación, que no va a

repetirse. Añadió que

tampoco va a haber más «referéndum de Franco» y que para obtener resultados mas

altos será necesaria

una radicalización de posturas antagónicas que en esta ocasión no existía, o un

mayor grado de conciencia

política.

Un portavoz de la presidencia del Gobierno declaró a EL PAÍS que «!a fidelidad

del voto de UCD ha sido

fabulosa», basándose en los mejores resultados obtenidos, en opinión de esta

fuente, en las provincias con

mayor implantación de UCD. El portavoz de UCD en el Congreso, José Pedro Pérez

Llorca, puso de

manifiesto que en los sistemas democráticos las consultas populares no alcanzan

las cotas que en otros

sistemas.

El señor Pérez Llorca, tras calificar de satisfactorio el resultado del

referéndum, añadió que debe ser

estudiada la abstención en el País Vasco para averiguar la certeza de

participación del PNV en actos de

coacción, «que serían actos delictivos y graves en un partido parlamentario».

Estimó que el resto de la

abstención está en principio dentro de los límites satisfactorios de

participación.

El secretariado de UCD considera altamente positivo el referéndum constitucional

y destaca —en una

nota hecha pública ayer— «la abrumadora mayoría del sí en los votos emitidos».

Respecto a la abstención

pasiva, la sitúa en los márgenes de normalidad de estos casos, y añade:

«Cualquier intento de presentarla

como una abstención activa, contraría a la Constitución, es una falacia y una

falsificación de grupos muy

minoritarios contrarios al sistema democrático.»

El comité ejecutivo de UCD se reunirá, probablemente, el próximo lunes, 11 de

diciembre, para

analizar los resultados del referéndum. Adolfo Suárez, que presidirá la reunión,

cambiará impresiones

sobre ei calendario político y analizará con el alto órgano del partido las

ventajas e inconvenientes de la

votación de investidura o de las elecciones, opciones entre las que, como se

sabe, habrá de decidir el

presidente del Gobierno, en el plazo de treinta días a partir de la promulgación

de la Constitución.

Un portavoz de la Presidencia del Gobierno declaró a EL PAÍS que «la fidelidad

del voto de UCD ha sido

fabulosa», basándose en los mejores resultados obtenidos, en opinión de esta

fuente, en las provincias con

mayor implantación de UCD, con algunas excepciones.

El ministro de Agricultura, Jaime Lamo de Espinosa, consideró un éxito «la

masiva aceptación

constitucional» que se deduce del resultado del referéndum. «La abstención

añadió, quitando la debida a

circunstancias técnicas, que obedece a errores del censo y que viene a suponer

un 6% es, en

realidad, una afirmación pasiva en favor de la Constitución.» «Es el voto de la

persona que, por edad, por

las circunstancias climatológicas de la jornada, por el convencimiento de un sí

mayoritario general —

agregó—, consideró que "otros lo harán por mi". Es un resultado lógico en una

sociedad

democráticamente madura. Los propugnadores del no han fracasado rotundamente.»

El ministro de Agricultura dijo también que el referéndum del 6 de diciembre no

puede juzgarse desde los

resultados que se obtenían en etapas anteriores, ya que ahora ha sido un

referéndum en libertad.

El presidente del Congreso de los Diputados, Fernando Alvarez de Miranda,

coincidió respecto a las

causas de la abstención expresadas por otras personas de UCD, pero manifestó la

existencia de otras

causas de origen político, entre ellas la falta de acuerdo «con el planteamiento

político que se está dando

desde la Cámara de los Diputados».

El ministro del Interior informó sobre el referéndum

"Profunda satisfacción" oficial del Gobierno

El Gobierno, en su reunión de ayer, recibió una información detallada del

ministro del Interior sobre el

desarrollo de la jornada del referéndum. Tras la reunión del Consejo de

Ministros, el Gobierno expresó su

«profunda satisfacción por el hecho de que los españoles hayamos refrendado la

Constitución por

abrumadora mayoría de votos».

Según la información oficial facilitada, el desarrollo con absoluta normalidad

de la jornada del 6 de

diciembre «constituye una expresión inequívoca del sentido de responsabilidad

ciudadana del pueblo

español. El Gobierno ha valorado positivamente —añade— los resultados globales

del escrutinio y muy

especialmente el 87,76% de votos afirmativos sobre la totalidad de los

emitidos».

El Gobierno ha evaluado también la participación del 67,66% del censo

electoral, que representa

numéricamente más de las dos terceras partes del electorado. Junto a ello, el

Gobierno ha analizado los

resultados en cada una de las regiones españolas y ha considerado especialmente

la situación política del

País Vasco y las características de la jornada.

El Gobierno considera que un largo y reflexivo proceso democratizador, lleno de

matices, en una sociedad

pluralista, explica la incidencia de los votos negativos y emitidos en blanco.

•Por último, el Gobierno considera que esta Constitución «es el patrimonio común

de todos los españoles,

el resultado de la acción y la participación de la inmensa mayoría de las

fuerzas políticas y sociales y

expresa la seguridad de que esta Constitución es garantía de una larga

convivencia pacifica y democrática

de todos los españoles bajo la Monarquía parlamentaria».

 

< Volver