Autor: Quintá Sadurní, Alfonso. 
 Cataluña. 
 Las fuerzas parlamentarias estiman que el resultado acelera la consecución de la autonomía     
 
 El País.    08/12/1978.  Página: 14. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Las fuerzas parlamentarias estiman que el resultado acelera la consecución de la

autonomía

ALFONS QUINTA, Barcelona

La mayoría de las fuerzas parlamentarias catalanas destacaban ayer que, para

Cataluña y su autonomía, el resultado del referendum constitucional tenía unos

aspectos positivos en extremo. El razonamiento partía de considerar que, ante el

fuerte porcentaje de abstención, eran impensables -por utilizar una palabra de

un diputado de UCD por Barcelona- unas elecciones legislativas en un futuro

inmediato. Esta convicción es la que generaba la razón concreta del optimismo:

la ausencia de elecciones generales adelanten el calendario previsible para la

promulgación del Estatuto de Autonomía, mientras que la celebración de las

mismas retardaría, lógicamente, en varios meses, su consecución.

Curiosamente, en la víspera del referéndum, se cumplía un año de la designación

del primer Gobierno autónomo catalán. Como reflejo del poco interés social que

genera dicho organismo -cuya eficacia, desde luego, está por probar- es de

observar que el aniversario pasó inadvertido por los medios de comunicación. Con

ello llegamos al segundo punto de interés: los parlamentarios catalanes

agregaron, ante el resultado del referéndum y el previsible alejamiento de las

elecciones generales, que la única -y quizá la última no traumática- alternativa

a nivel de toda España consistiría en un Gobierno de coa lición entre la UCD y

el PSOE. A continuación agregaban que ello daría al traste con la inoperante

Generalidad actual, estructurada sobre el papel en base a una inexistente unidad

catalana y, de hecho, asentada en un ultrapersonalismo.

Todos estos argumentos de los partidos parlamentarios -en ellos coincidían, con

muy leves matices, UCD, socialistas y comunistas- eran la antítesis de lo

sostenido por el presidente de la Generalidad, quien es, junto con López Rodó,

la única personalidad política catalana que reclama con toda insistencia

elecciones generales. Fuentes socialistas han informado repetidamente que esta

postura de Tarradellas tiene por fin retrasar la consecución de la autonomía

plena, en beneficio propio, mediante la utilización del actual poder

preautonómico.

Fuentes de la propia Generalidad precisaron que el gran temor de Tarradellas es,

en este momento, la celebración de unas elecciones municipales, mientras

continúa creyendo que, desde la Generalidad y en el caso de unas elecciones

parlamentarias, podría personalmente inclinar hacia la derecha lo* esquemas

electorales catalanes. Se trataría, de plantearse unas elecciones generales, de

aumentar aun más la ya muy fuerte intervención electoral de la Generalidad.

Tanadellas argumentó, ai saber que el abstencionismo fue menor en Cataluña que

en el resto de España, que ello fue debido precisamente a la intervención de la

Generalidad. En cambio, un diputado socialista expuso otros argumentos,

afirmando que «los electores de izquierda han votado disciplinadamente sí,

mientras que los de derecha -sobre los que podía influir Tarradellas no han

seguido fielmente a UCD».

 

< Volver