Autor: Unzueta, Patxo. 
 País Vasco. 
 El alto índice de abstención, valorado distintamente por los partidos, no ha sorprendido     
 
 El País.    08/12/1978.  Página: 14. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

País Vasco

El alto índice de abstención, valorado distintamente por los partidos, no ha

sorprendido

P ATXO UNZUET A. Bilbao

Las mismas cifras,combinadas de distintas maneraSjSon enarboladaa por las

distintas fuerzas políticas

vascas para demostrar tesis tan coníradícforfas como que Euskadí ha rechazado la

Constitución y debe

por tanto relnictarse todo el proceso estatutario (Herri Batasuna), o que «el si

ha triunfado en Euskadi,

aunque debe evitarse cualquier Taloracidn triunfalista» (PCE). ParafeUmente,

casi todos lo» partidos

piensas que loa resultados confirman sus prevtsíooesyestímain decisiva la

participación en los resultados.

Asi, la coalición Herri Batasuna considera que la diferencia entre los votos

cosechados por el PNV ell 5

de junio de 1977 en que una parte de Ja izquierda abertzale se abstuvo— y las

abstenciones registradas en

el referéndum, debe en gran parte atribuirse a la influencia de esta última

corriente. «Los mayoritarios han

dejado de serlo en Euskadi», dijo Txomin Ziluaga, secretario general de HASI, en

una rueda de prensa

convocadas ayer en Bilbao. Para añadir: «SÍ este fuera un régimen democrático,

habría que nombrar un

Gobierno provisional vasco que convocase nuevas elecciones, poique esta

demostrado que ell 5 de junio

ya no sirve como baremo.»

Para UCD, por el contrario, la abstención política no debe estimarse superior al

25 %, ya que «un 33 %

debe estimarse como abstención técnica o natural, igual que en toda España». El

PC de Euskadi utiliza el

mismo razonamiento, para concluir que «el PN V ha conseguido un porcentaje en

torno al 19 %>.

Respecto al voto no, en opinión del PC habría que desglosarlo entre un 8 %

aíribuible a la extrema

derecha y un 6 % sobre el total del ccnsoatríbuible a la corriente

independentista.

El PNV considera satisfactorios los resultados; su lectura de los mismos se

sintetiza en la conefusión

deque «hay un 61,54 % dc vascos que han dicho que esta Constitución no es la

suya».

En opinión dei senador nacionalista Manuel de Irujo, la abstención ha sido en

Euskadt mayori (ariamente

política. «Aun admitiendo que un 20 % de los abstencionistas lo hayan hecho por

comodidad, opino es

evidente que una mayoría se ha abstenido para mostrar que la Constitución no es

suficientemente

satisfactoria desde el punto de vista de los derechos vascos.»

Manuel de Irujo ha considerado «no comparable la abstención del día 6 con la

registrada en la provincia

de Álava en el plebiscito celebrado el 5 de noviembre de 1933 en torno a U

aceptación o rechazo del

Estatuto vasco. En aquella ocasión el diputado integrista Oriol se opuso a la

integración de Álava en el

marco del Estatuto vasco, argumentando que un 39 % de la población se había

abstenido frente a un 46 %

que habla votado a favor. El líder nacionalista José Antonio de Aguirre se opuso

a ese argumento en un

pleno celebrado en las Cortes el 5 de abril de 1934, considerando que sólo habla

que tener en cuenta los

votos realmente emitidos. El antecedente histórico fue evocado por Felipe

González en su reciente visita

al País Vasco.

Irujo, que dice recordar bien aquel debate, aunque él todavía no era diputado,

estima que el sentido de la

actuación de Oriol era eJ de una maniobra obstruccionista por parte de 1a

derecha, y que estas situaciones

son muy dtferentes como para pretender compararlas. No obstante, insiste en que

la abstención del PNV

implica «reconocer que hay mucho de positivo en la Constitución, por lo que de

ninguna manera

podríamos votar en contra». «Simplemente añadió ocurre que nos han negado el

agua y el fuego en lo

referente a la reintegración foral y nos han forzado a no votar positivamente.

Nuestra autoridad y prestigio

para desmontar las metralletas hubieran quedado muy mermadas si damos el j/ a

una Constitución que

niega nuestros derechos», concluyó el ex ministro de Justicia de la II

República.

El otro tema que está suscitando lecturas contradictorias de los resultados del

referéndum es el del

Estatuto. Tanto Herri Batasuna como EMK, LKI o EIA opinan que, «tras el rechazo

de la Constitución,

seria una contradicción elaborar un Estatuto que aceptase ese marco». Herri

Batasuna concreta esta

posición en U exigencia, de congelación de todo el proceso hasta que se celebren

elecciones municipales.

Por el contrario, Irujo reafirma la «disposición del PNV, que expresamos antes

de conocer los resultados

del día 6, de acatar la Constitución,en cualquier caso. Por ello, seguiremos

planteando el Estatuto en ese

marco, intentando sacar el máximo partido a las posibilidades que abre el

artículo 150 en materia

autonómica*.

De la misma opinión es el comité ejecutivo del PC de Euskadi, para quieit,«por

encima de las

valoraciones respecto al trabajo de la ponencia, los compromúos en torno al

Estatuto deben mantenerse y

reforzarse tras la aprobación de la Constitución».

Pero el partido que a nivel de Euskadi se ha mostrado más descorazado ha sido

probablemente el PSOE.

«No, podemos seguir jugando a la abstención perpetua», comentó José Recio, de I*

ejecutiva vasca, nada

más conocerse los primeros resultados. «Ha prevalecido el voto del miedo»,

opinó,antes de comentar con

amargura que «asi no construiremos nunca este país». «País —precisó— que no es

sólo Vizcaya y

Guipúzcoa, sino también Álava y Navarra, aunque algunos parezcan querer

ignorarlo.» «Por otra parte —

anadió—, los resultados han confirmado algo que nosotros veníamos diciendo hace

tiempo a otros

partidos de izquierda: que en Euskadi la izquierda abertzale tiene un peso

significaüv0 y que el PNV no

es simplemente un partido de derechas, sino un partido populista, interclasista,

con amplia influencia

popular.»

 

< Volver