Autor: Fidalgo Vega, Feliciano. 
 La opinión mundial juzga positivamente el referéndum. París. 
 Giscard, satisfecho por los resultados     
 
 El País.    08/12/1978.  Página: 15. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

PARÍS: Giscard, satisfecho por los resultados

FELICIANO F1DALGO, París

«Aprovecho la presencia de representantes españoles para manifestar mi

satisfacción por la aprobación de la Constitución y porque, con ello, España

podrá entrar en la gran comunidad de los países democráticos», declaró el

presidente de la República, Valery Giscard d´Estaing, ayer tarde en Vichy, a lo

largo del discurso que pronunció en la reunión nacional sobre la ordenación del

terrorio.

«Fuera de España se retendrá, sobre todo, la mayoría aparente y confortable del

"sí" que permite a la España posfranquista entrar, de pleno derecho, en el club

de las naciones democráticas de Occidente. Se admirará también esta experiencia

asombrosa y original consistente en edificar una Constitución auténticamente

democrática a partir de las instituciones franquistas. Se estimará igualmente

que el porcentaje de abstencionistas y el del "no" confieren a este referéndum

el talante tranquilizador de que es un escrutinio europeo.» El párrafo

precedente, extraído del editorial de primera página del diario independiente Le

Monde, refleja con bastante exactitud el sentimiento de la opinión francesa ante

el referéndum que anteayer dio una Constitución a los pueblos de España. Este

periódico, como el resto de los «media» galos no escatimaron espacio para

ofrecer información y comentarios sobre el desarrollo de un acto que cada cual

ha calificado de histórico.

Para el conservador Le Fígaro, el fenómeno capital «revelado por el referéndum

consiste en la marginación definitiva de tendencias extremistas en un país que

durante muchos siglos no ha hecho más que desdoblarse en dos bloques

trágicamente conflictivos". Los comentaristas, de una manera general, estiman

que «la nueva Constitución arroja definitivamente en el olvido al franquismo».

Lo dicho concierne al saludo general de los franceses a la democracia española,

reseñado en la primera página de todos los medios de información con eslóganes

como «entierro del franquismo», «adiós al franquismo» o «aprobación masiva de la

Constitución por los españoles».

Esta unanimidad se manifestó igualmente en el primer análisis de los resultados.

Todos ellos matizaban con un «sí, pero» (título de un editorial) al observar el

escrutinio en Euskadi. Al Gobierno de Madrid «le queda el polvorín vasco como

elemento inquietante», «algunos gestos de Madrid, insuficientes y tardíos, no

han desarmado la revuelta latente de una población que simpatiza con una

organización separatista armada, de la que, sin embargo, rechaza sus actos

criminales», escribía otro editorialista.

 

< Volver