Constitución 78. 
 Mayoría por el sí     
 
 Diario 16.    06/12/1978.  Página: 16-17. Páginas: 2. Párrafos: 89. 

16/ constitución 78

6-diciembre-

Mayoría por el «sí»

Todos los partidos parlamentarios y extraparlamentarios, con presencia real en

la vida política del país, han dicho "sí" al texto constitucional que hoy, 6 de

diciembre, se somete a referéndum popular.

Analizado el texto constitucional bajo las distintas ideologías que componen el

panorama político actual, hay, sin embargo, en las declaraciones de sus líderes

más puntos de convergencia que discrepancias y sobre estos diferentes análisis

un sentir común: después de cuarenta años de obscurantismo, vamos a recuperar

una identidad que no se debió perder, la europea.

Regresamos, y ése es el sentir mayoritario de los partidos políticos, a la

legalidad democrática sin traumas y por elección del pueblo y nos integramos en

el grupo de los países civilizados donde los ciudadanos, en libertad, eligen a

sus dirigentes.

Unión de Centro Democrático

La casi totalidad de los ministros del Gobierno han actuado como portavoces de

su partido, en un campaña nacional, enfocada en la búsqueda del «sí» al proyecto

constitucional. En una sucesión de mítines y conferencias han valorado los

beneficios del voto afirmativo e incidido en la labor de sus respectivos

Ministerios. Así, Calvo-Sotelo se refirió al ingreso en la CEE y el ministro

Clavero al poder autonómico.

El ministro de Industria, Rodríguez Sahagún, afirmaba «no puede ser atea una

Constitución que constituye el punto central de la reconciliación de todos los

españoles y cuyos principios de inspiración fundamentales son la justicia, la

libertad y la solidaridad.

Rodolfo Martín Villa, ministro del Interior, declaraba «frente a los

negativistas, a los indiferentes, a los escépticos, a los que quisieran una

Constitución a su antojo, el Gobierno y el partido UCD que lo respalda

sintonizando con el sentir mayoritario del pueblo postulan una Constitución para

todos. El ministro de Obras Públicas manifestó: «Nadie, absolutamente nadie,

estará a partir del día 6 de diciembre por encima de la ley.» El ministro de

Justicia, Landelino Lavilla, hizo hincapié en el tema terrorista, «aunque el

terrorismo no es un asunto fácil de erradicar, la aprobación de la Constitución

contribuiria a disminuirlo sensiblemente».

Clavero Arevalo, ministro para las Regiones, se refirió al texto constitucional

de la II República y declaró: «En cuanto a autonomías estaba por debajo de la

que se votará el próximo día 6.»

El ministro de Educación calificó en el transcurso de un mitin de utópicos e

inmovilistas a los votos del «no» y de ambiguos e independentistas a los

abstencionistas. El ministro de Comercio se refirió a la Constitución en los

siguientes términos: «Por primera vez España tiene una Constitución hecha por

todos y para todos.»

Partido Socialista Obrero Español

El PSOE, cuyos parlamentarios aprobaron masivamente el «sí» en plenos de ambas

cámaras, ha realizado una amplia campaña a través de toda la geografía del país

propugnando el voto afirmativo en el próximo referéndum.

Su secretarlo general, Felipe González, analizaba el texto constitucional en los

siguientes términos: «El voto del grupo parlamentario socialista, grupo

numeroso, ha sido un voto "si" y ha sido un voto unánime. No decimos los

socialistas que la Constitución sea absolutamente identificable con nuestros

propósitos, pero la aceptamos, la apoyamos y la defendemos sin ningún tipo de

reservas desde el articulo primero hasta la disposición final...

Cuando se habla de una Constitución de concordia, de una Constitución de

reconciliación, hay que añadir que la concordia, la reconciliación se

fundamentan, sobre todo, en esa ruptura y en esa superación del pasado. Ruptura

no traumática afortunadamente, porque nadie la pretendíamos traumática; ruptura

en el contenido más profundo, en el contenido más noble de la palabra: ruptura

con cualquier sistema que pueda suponer autoritarismo, y creación de las bases

de una convivencia democrática.

Esta Constitución para los socialistas es la Constitución de la libertad: es la

Constitución de las autonomías; es la Constitución de la democracia.

Pero el reto que plantea la Constitución es un serio reto para nuestro país.

Efectivamente, la Constitución no resuelve los grandes problemas; lo que hace es

plantearlos en su verdadera dimensión y ofrecernos la posibilidad de solucionar

esos grandes retos que nuestro país tiene planteados por un cauce de convivencia

pacífica, por un cauce de convivencia democrática.»

Partido Comunista de España

El PCE, uno de los partidos que han colaborado en la elaboración del texto

constitucional y cuyos militanes se han volcado esta semana en una activa

campaña por el «sí» a la Constitución, da como razones principales para su

aprobación el que ésta es una Constitución válida para todos los españoles, que

es la Constitución de la reconciliación, que refleja de forma adecuada las

realidades políticas, sociales y culturales de la España de hoy y que no cierra

el camino a las futuras transformaciones sociales por la vía del socialismo.

Así mismo el PCE, puntualiza que «una Constitución que votada masivamente,

afirmativamente, vendrá a cerrar, en lo esencial, el largo periodo en que la

voluntad de la inmensa mayoría de los ciudadanos de nuestro país estuvo

secuestrada por la dictadura.

Decimos en lo esencial, porque frente a otras opiniones expresadas, entre ellas

la de los compañeros socialistas, el voto afirmativo a la Constitución, con toda

la importancia que tiene, no significa por sí mismo el cierre de una

transición... La transición habrá terminado cuando, desarrollando las leyes

complementarias a las que hace abundantes referencias el texto constitucional,

se haya procedido en la práctica, no sólo en el papel, a la reforma democrática

del Estado y sus instituciones».

Alianza Popular

Alianza Popular, cuyo apoyo a la Constitución ha desencadenado una grave crisis

interna, por la que Fernández de la Mora y Silva Muñoz han abandonado el

partido, en la reunión de la Junta Nacional del 31 de octubre acordó dejar en

libertad de voto a sus militantes, recomendar el voto favorable y promover la

reforma constitucional en aquellos aspectos sobre los que tiene reparos.

Asimismo, la Junta Nacional manifestó su «severa crítica» a la inclusión en el

artículo 2.° del término «nacionalidades» y sus «objeciones morales» a la

definición de familia como institución estable -por considerarla insuficiente- y

sobre la concepción del principio de libertad de enseñanza. Advirtió que

mantiene reparos a la formulación del modelo económicosocial, «sobre todo cuanto

a la insuficiente garantía del derecho de propiedad y de la libertad

empresarial», y calificó de «necesaria e inoportuna» la constitucionalización

del sistema de representación proporcional con listas provinciales.

Partido del Trabajo de España

El PTE, que obtuvo unos 300.000 votos el 15 de junio, votará afirmativamente en

el referéndum, según declaraciones de uno de sus líderes. Después de afirmar que

no es la Constitución que el Partido del Trabajo habría elaborado, razona su

voto positivo en los siguientes argumentos: «Esta Constitución contempla un

marco que garantiza los derechos democráticos fundamentales y regula de forma

más amplia que la II República el autogobierno de las nacionalidades. En algunos

aspectos es más avanzada que el resto de las Constituciones europeas.»

Partido Carlista

El Partido Carlista se propone votar afirmativamente la Constitución. Pese a no

estar de acuerdo con que se trate de igual forma la legitimación de la Monarquía

y la consagración del sistetema capitalista, considera que la Constitución

consigue un fin prioritario, que es desmontar definitivamente el franquismo. El

Partido Carlista afirma: «La situación del país no está para ir ahora más lejos.

Nosotros vamos a hacer campaña a favor del sí, según ha acordado el Consejo

Federal del partido.»

Organización Revolucionaria de Trabajadores

El IV Pleno del Comité Central de la ORT, bajo el lema «Hacer del Sí a la

Constitución un No rotundo a la instauración del fascismo», considera que «el sí

popular debe ser un acto de afirmación de que los derechos conquistados con

tanta lucha y que han sido reconocidos en la Constitución, hay que usarlos y no

permitir que nos sean arrebatados». Asimismo, puntualiza que lo más conveniente

es que «el sí sea la posición común en todas las regiones y nacionalidades, pues

lo contrario sirve objetivamente a la labor de los reaccionarios interesados en

ver alzarse fronteras en la unidad de los pueblos de España».

Izquierda Democrática

Manuel Villar Arregui, senador y presidente del comité de Madrid de ID,

manifiesta la voluntad de este partido en dar el «sí» a la Constitución y

considera el actual texto «como el más progresista que ha tenido nunca España».

Izquierda Democrática votará sí en el próximo referéndum porque «está lo

suficientemente abierta a un proceso de legislación ordinaria y a una obra de

Gobierno que progresen hacia el ideal de una democracia real», y añade: «Con

esta Constitución podrá haber un Gobierno socialista.»

Partido Nacionalista Vasco

El PNV decidió por unanimidad recomendar la abstención en el próximo referéndum

constitucional tras la reunión que la Asamblea Nacional del partido mantuvo el

pasado día 29 de octubre en Pamplona. El PNV señaló que la Constitución contiene

una fórmula de reconocimiento de los derechos históricos del País Vasco que

encierra contradicciones sustanciales en su naturaleza y califican de farsa el

carácter retórico de la

fórmula constitucional. La abstención, como fórmula intermedia, significa que el

PNV no rechaza de plano el proyecto de Constitución, pero sí considera

insuficientes los derechos que en ella se contemplan referidos al País Vasco.

Sin embargo, el partido luchará por extraer de la nueva legalidad que conrsagre

esta Constitución todas las facultades de autogobierno que permita como

principio de lo que consideran su derecho.

Partido Liberal

El Partido Liberal de Enrique Larroque, puntualizando la consideración de que

hubiera ido más lejos en una serie de puntos y menos en otros, recomienda el

apoyo a la Constitución por la necesidad de que España cuente con un régimen

jurídico que supere el régimen autoritario franquista y como punto de partida

hacia la democracia.

Socialistas de Cataluña

Joan Reventos, en nombre de los socialistas de Cataluña, argumentó el voto

afirmativo «por cumplirse las condiciones fundamentales que nosotros exigíamos

al arbitrarse el proceso constituyente» y porque «la Constitución se basa

inequívocamente en la soberanía popular, de la que emanan todos los órganos del

Estado, incluida la jefatura».

Movimiento Comunista de España

Entre las razones aducidas por el MCE para explicar su postura de abstencionista

ante la Constitución se encuentran: La definición del Estado español como

«monárquico», el artículo 55 que institucionaliza una legislación

antiterrorista, los muchos poderes que se otorgan al Jefe del Estado, la no

inclusión de ciertos derechos de la mujer (el aborto, entre otros) y para los

jóvenes y el hecho de que «la Constitución supone el fin de un proceso de

reforma, protagonizado por la derecha, satisfactorio pora ésta y que no ha sido

"arrancado" por el pueblo».

Partido Comunista de España (ML)

El PCE (ML) dice «no» a la Constitución y solicita el voto negativo en el

referéndum, sus razones son las siguientes: solicitud de apertura inmediata de

un proceso democrático constituyente, por un Gobierno provisional y republicano.

Justifican el «no» al actual texto de Constitución por considerar que «agrava la

dominación yanqui sobre nuestra patria» y «refuerza el carácter militarista de

la Monarquía».

Liga Comunista Revolucionaria

Es uno de los pocos partidos de la izquierda que propugna el «no» a la

Constitución. Entre las razones aducidas para ello está el considerarla

contraria a los intereses de la clase trabajadora y el que «sirve para mantener

un Estado capitalista y centralista y para restringir en el futuro el ejercicio

de derechos y libertades por parte de los trabajadores, de las nacionalidades,

de las mujeres y de la juventud».

Euskadiko Ezquerra

La actitud de este partido vasco es de rechazo global al texto constitucional -

recordemos que su ex diputado Francisco Letamendía ya votó «no» en la sesión

plenaria del Congreso-.

Las razones para su negativa rotunda se basan en considerar que «esta

Constitución es reformista al no recoger el principio de autodeterminación,

legitimar la Monarquía y regular de una manera insuficiente las libertarles

democráticas a que el pueblo tiene derecho».

Fuerza Nueva

Fuerza Nueva es desde la perspectiva derechista el grupo más acérrimo defensor

del «no» a la Constitución. Blas Piñar argumenta el voto negativo en los

siguientes términos: «El proceso constitucional lesiona la idea fundamental de

justicia, familia y matrimonio. Va en contra de la sociedad porque va en contra

de sus células esenciales: la familia y el matrimonio. La Constitución sí

permite el aborto, atenta contra el derecho fundamental a. la vida del ser

humano.» Fuerza Nueva afirma que la Constitución permite el separatismo y que el

marxismo está detrás del proyecto constitucional. Por ultimo, señalan: «Los que

quieran la España rota y roja que voten «sí» a la Constitución.»

Falange Auténtica

La postura de Falange Auténtica frente al texto constitucional es de abstención.

Pedro Conde jefe nacional del partido justificó la postura abstencionista de su

grupo por varios motivos: «Primero, por la contradicción que existe en el texto

al referirse a España como una Monarquía y como un Estado democrático. Segundo,

por sacralizar el sistema económico actual con rango constitucional. Tercero,

por la terrninologia "nacionalidades".»

ARDE

La Asociación Republicana Democrática Española propugna la abstención

argumentando, según palabras de su vicepresidente, Eduardo Prada, no poder votar

un «sí» ni un «no» a una Constitución en lo que no han participado y, por tanto,

la ignoran. «No podemos votar "sí" añade porque somos esencialmente republicanos

y esta Constitución instituye la Monarquía .»

Partido Comunista de los Trabajadores

El PCT, tras una reunión de su comité central, decide mantener una postura

abstencionista en el referéndum. Sus razones se basan en considerar que el texto

constitucional margina la iniciativa popular, «al pueblo y a la clase obrera no

se le abre camino a la participación activa, la abstención es una necesidad

política para el pueblo como forma de emitir un voto de censura a los partidos

parlamentarios de izquierda".

Iglesia

El cardenal primado

El cardenal primado, monseñor González Martín, conocido por sus posturas

conservadoras dentro del Episcopado, redactó una polémica carta pastoral

dedicada al voto del referéndum.

Dirigiéndose a los católicos decía; «Hagan su opción con toda libertad, según se

la dicte su conciencia cristiana y sepan contestar, a los que les atacan por su

exactitud negativa, si es que piensan adoptarla, que la división no la

introducen ellos, sino el texto presentado a referéndum».

Hermandad Sacerdotal Española

La Hermandad Sacerdotal votará «no» en el referéndum según un comunicado hecho

el 18 de noviembre. El documento dice entre otras cosas: «la Constitución no es

buena porque la apruebe la mayoría, sino sólo en la medida en que esté conforme

a la ley natural y se ajusta a los criterios de Dios».

La Iglesia católica

La Comisión Permanente del Episcopado redactó una nota que fue entregada a los

medios al término de su reunión y encaminada a orientar a los fieles en torno al

voto en el referéndum. La citada nota dejaba libertad de voto para los

católicos; en uno de sus párrafos se decía textualmente: «Aplique cada cual en

conciencia los criterios antes apuntados, junto a sus legítimas preferencias

políticas, sabedor de que la Iglesia respeta su opción.» Los criterios que se

citan en el párrafo anterior se refieren al análisis que sobre el texto

constitucional ha realizado la Comisión Permanente. Uno de estos puntos dice

así: «Una Constitución se justifica moralmente si salva, globalmente, estas o

parecidas exigencias:

1) Que ofrezca una base idónea para la convivencia.

2) Que garantice suficientemente el ejercicio de los derechos humanos.

3) Que respete los valores espirituales del votante.»

Centrales sindicales

Comisiones Obreras

La central sindical Comisiones Obreras, que en su I Congreso pidió ya el sí

masivo a la Constitución, porque consideraba que en ella «se recogen las

libertades y derechos democráticos por los que el movimiento obrero ha luchado

en España durante cuarenta años, ha argumentado su apoyo a la Constitución en

todos los mítines que ha celebrado en las fábricas y lugares de trabajo, en base

a que «recoge los derechos humanos, factor decisivo para mantener la dignidad

humana en general y consustancial a todos».

Los derechos de los trabajadores -añaden-, el pan y la libertad no se regalan,

se conquistan, y la conquista sólo es posible con una correlación de fuerzas

favorable. Asi, pues, la libertad permite a los trabajadores, con los derechos

de asociación, de reunión, de manifestación, de huelga, crear un nuevo

equilibrio de fuerzas mas favorable, más elevado, con lo que, en consecuencia,

hace posible la conquista de mejores condiciones de vida, más derechos», pese a

que «la Constitución que se somete a referéndum no es el socialismo, pues

refleja la correlación de fuerzas en presencia, cabemos casi todos y está hecha

por casi todos. Permite todas las opciones políticas menos la dictadura».

Unión General de Trabajadores

La UGT propugna el si en el referéndum y analiza el texto constitucional bajo la

óptica del mundo del trabajo. Según esta central sindical, el voto afirmativo se

fundamenta en los siguientes puntos básicos:

«Desde la perspectiva sindical, la Constitución significa la derogación de todas

las leyes sindicales provenientes del franquismo, que han permanecido vigentes

hasta ahora. En definitiva, el punto de partida de la restauración plena de la

libertad sindical que el Gobierno no quiso establecer durante el período de la

transición y, en consecuencia, tiene que dar lugar a la definición democrática

de un marco de relaciones laborales que establezca las reglas del juego entre

empresarios y trabajadores. La Constitución va a recoger de forma suficiente,

por no decir amplia, los derechos de sindicación, huelga y negociación colectiva

de los trabajadores.»

Unión Sindical Obrera

La Unión Sindical Obrera, aunque considera que la Constitución encierra matices

oscurantistas, votará afirmativamente en el referéndum al valorar que los

aciertos superan a los errores.

Asimismo, precisa que la Constitución es el punto, de llegada y de partida para

muchos trabajadores demócratas, después de muchos años de lucha contra la

dictadura. Está básicamente de acuerdo con el tratamiento que se da al derecho

de huelga, pero considera que el artículo 37 está redactado con una ambigüedad

que permite el «lock out», y lamenta que el estatuto del trabajador, aunque el

ar tículo 35 contempla que debe promulgarse una ley que lo regule, no tenga

rango constitucional.

Confederación Nacional de Trabajadores (CNT)

El Pleno de Regiones de la Confederación Nacional de Trabajadores (CNT) adoptó

propugnar una campaña de boicot y abstención al referéndum. La CNT considera que

la Constitución no es un logro conquistado por los trabajadores y argumenta su

negativa en que supone un freno al avance de la clase trabajadora en su lucha

por la emancipación.

Confederación de Sindicatos Unitarios de Trabajadores

La CSUT, en el curso de las reuniones del III Consejo Confederal, ratifico

su

decición de pedir el si en el referéndum y añadió su solicitud de solidaridad

con los trabajadores del pueblo vasco y condenando el terrorismo como ajeno a la

democracia.

Otros movimientos

Coordinadora de Mujeres Feministas del Estado Español

Las feministas han elaborado un comunicado en el que expresan su rechazo la

Constitución por considerarla antidemocrática y machista y solicitan en

consonancia el voto negativo de las mujeres..

Entre otras razones para el «no» citan las siguientes: «el proyecto

constitucional perpetúa y protege a la familia patriarcal, lo que supone

discriminación entre una posible relación libre entre las personas fuera de la

institución matrimonial, discriminaciones entre hijos matrimoniales y

extramatrimoniales; ignora el derecho al divorcio y cierra las puertas a una

posible ley del aborto».

Gays catalanes

El Front de Alliberament Gay de Catalunya ha decidido en el transcurso de su VII

asamblea, rechazar el texto constitucional por considerar que no recoge el libre

derecho a la orientación sexual. " ""

Congreso y Senado

El texto constitucional, que se somete a referéndum hoy, fue aprobado en

votación simultanea, por los Plenos del Congreso y el Senado el día 31 de

octubre último. El primer anteproyecto lo elaboró la ponencia de la Comisión

Constitucional del Congreso y fue aprobado por el Pleno de la misma Cámara el 24

de julio. La Comisión Constitucional del Senado, después de debatir las

enmiendas, lo envía al Pleno de la Cámara Alta, donde se aprueba el 5 de

octubre. Dadas las diferencias entre ambas Cámaras se forma una Comisión Mixta,

que finaliza su dictamen el 26 de octubre, cinco dias después era aprobado con

las votaciones que se adjuntan en el cuadro.

VOTACIÓN EN EL CONGRESO

Diputados....................... 350

Votantes ........................ 345

Ausentes.................... 5

Votos a favor.................... 325

Votos negativos.................... 6

Abstenciones................... 14

Votaron «no»: Francisco Letamendia (Euskadiko Ezkerra), Gonzalo Fernández de la

Mora, Alberto Jarabo Paya, José Martínez Emperador, Pedro de Mendizábal y

Federico Silva, todos ellos de Alianza Popular.

Se abstuvieron: Josu Elorriaga, Pedro Sodupe, Marcos Vizcaya. Iñigo Aguirre,

Gerardo Bujanda, Xavier Arzallus y José Ángel Cuerda, del Partido Nacionalista

Vasco; Licinio de la Fuente, Modesto Piñeiro y Alvaro Lapuerta, de Alianza

Popular; Joaquín Arana y Pedro Morales, del Grupo Mixto; Jesús Aizpún. de Unión

de Centro Democrático. y Heribert Barrera, de Esquerra Republicana de Catalunya.

VOTACIÓN EN EL SENADO

Senadores ........................ 248

Volantes ........................ 239

Ausentes ........................ 9

Votos a favor ..................... 226

Votos en contra ................. 5

Votaron «no»; Ramón Bajo Fanio (Grupo Vasco), senador por Álava; Juan Maria

Bandrés (Grupo Vasco), senador por Guipúzcoa: Fidel Carazo Hernández (Grupo

Mixto), senador por Soria; Marcial Gamboa (Grupo Mixto), senador por designación

real y almirante retirado; Lluis María Xirinacs (Grupo Mixto), senador por

Barcelona.

Se abstuvieron: Rosend Audet (Grupo Mixto), senador por Lérida de Esquerra

Republicana: Luis Diez Alegría (Grupo Independiente), senador de designación

real y teniente general del Ejército; Manuel Irujo (Grupo Vasco), senador por

Navarra; Gregorio Monreal (Grupo Vasco), senador por Guipúzcoa; Ignacio Oregui

(Grupo Vasco), senador por Álava; Juan Ignacio Uría (Grupo Vasco), senador por

designación real, y Federico Zavala (Grupo Vasco, senador por Guipúzcoa.

 

< Volver