menu horizontal
Botón que abre el buscador
Calendar
Image of the Lecture

A summary of their participation by the speaker

  • From Guido di Pietro to Fra Giovanni. The Beginning of Renaissance Painting
    José Manuel Cruz Valdovinos

    Si bien la pintura que llamamos renacentista tiene su origen en la breve vida y corta obra de Masaccio, el pintor que poco después de su muerte fue llamado fra Angelico –y que desde 1982 ya es beato y patrón de los artistas– es probablemente quien antes asimiló los nuevos conceptos sobre el espacio y la anatomía y también uno de los que más contribuyó a su difusión. Pintor antes que fraile dominico, sus comienzos fueron los de iluminador de libros, lo que le confirió una gran habilidad para la labor en pequeño tamaño, que se muestra en sus numerosas escenas en los bancos de sus retablos, y también un exquisito conocimiento de los materiales que empleó con tanto cuidado como para que muchas de sus obras tengan aspecto de recién pintadas. Algunas influencias de pintores como Gherardo Starnina o Lorenzo Monaco, brillantes cultivadores de lo que se ha venido a etiquetar como gótico internacional, fueron superadas por la parcial asimilación de la obra de Masaccio.

    Por su vocación dominica y luego su ordenación sacerdotal mantuvo siempre una visión del ser humano como hecho a imagen y semejanza de Dios, sin incidir en el hecho de su libertad y de su dimensión finita y temporal que Masaccio había puesto de manifiesto revolucionariamente. Todo lo cual no es impedimento para que hiciera su lección más accesible y añadiera nueva importancia al color, al tiempo que desarrollaba perdurables aspectos compositivos. Así, desde Filippo Lippi, Domenico Veneziano o Piero della Francesca hasta Melozzo, fra Bartolomeo o el mismo Rafael, muchos pintores aprovecharon la enseñanza de sus tablas y frescos.

  • Fiesole, Florence, Rome. The Power and Importance of Communication
    José Manuel Cruz Valdovinos

    Es sencillo distinguir etapas en la vida y obra del beato Angelico. Después de sus inicios imprecisos y no bien conocidos, profesó antes de 1421 como dominico observante y residió en el convento de Fiesole cerca de Florencia. Desde allí hasta 1439 cumplió numerosos encargos, principalmente trípticos y retablos con una escena principal y un banco con varias pequeñas escenas, destinados a conventos dominicos, incluido el suyo, y también de otras órdenes o a clientes particulares. Su producción todavía conservada es muy numerosa. Desde 1439, con motivo de la renovación del convento de San Marco de Florencia, concedido a los dominicos y al que fue trasladado, se ocupó casi exclusivamente de pintar el gran retablo de la iglesia y, al fresco, varias escenas en el interior del convento y en el muro de cada celda, con intervención de colaboradores en un buen número de ellas. En 1445 fue llamado a Roma por primera vez; trabajó allí en otras diversas ocasiones, aunque lamentablemente se conservan solamente los frescos que hizo para la capilla del papa Nicolás V. También en Florencia realizó algunas otras obras, destacando la puerta del armario de los exvotos de plata de la iglesia de la Annunziata.

    Podría parecer que el lenguaje pictórico de fra Giovanni no evoluciona de manera significativa. Es cierto que determinados principios de su pensamiento permanecieron inmutables, pero sobresale su capacidad de variar la manera y forma de representar en función del público al que se dirige. Señalaremos sólo hitos principales: las comunidades religiosas conventuales, los ciudadanos de Florencia que verán el retablo de la renovada iglesia de San Marco, los dominicos que habitaban en el convento y sus celdas, la corte pontificia de una ciudad que trataba de recuperar su esplendor imperial y papal tras un siglo de abandono por el traslado a Aviñón y el pueblo culto e inculto que todavía acude con especial devoción a venerar la imagen de la Virgen anunciada.

Videos
Ver vídeo: De Guido di Pietro a fra Giovanni. El inicio de la pintura renacentista
Ver vídeo: Fiesole, Florencia, Roma. Poder y valor de la comunicación
Fundación Juan March
Contact
Castelló, 77 – 28006 MADRID – Spain
+34 91 435 42 40 – Fax: +34 91 576 34 20
http://www.march.es